Las mejores universidades del mundo

universidades

Aunque la creatividad, la disciplina y la voluntad jamás necesitarán per se de un contexto institucional, resulta difícil negar que la excelencia educativa es un motor fundamental en el desarrollo de un país. En este sentido debe ser un orgullo alojar en tu territorio a algunas de las mejores universidades del mundo –además de que seguramente se capitaliza en múltiples beneficios. Tal es el caso de Estados Unidos e Inglaterra, países que acaparan los diez primeros escaños en el ranking de las más brillantes instituciones educativas.

La revista británica Times Higher Education publica periódicamente un ranking, quizá el más reconocido, con las mejores universidades del orbe. Según la propia publicación ésta es “la única lista sobre el desempeño de universidades alrededor del mundo que utiliza como criterio de evaluación sus principales misiones –enseñanza, investigación, transferencia de conocimiento, y prestigio internacional. El ranking recurre a 13 indicadores cuidadosamente calibrados para proveer la más completa y equilibrada comparación, que goza de credibilidad entre estudiantes, académicos, líderes universitarios, la industria y el gobierno”.

A continuación el top 10 del World University Ranking:

10. Imperial College London

9. University of Chicago

8. University of California, Berkeley

7. University of Cambridge

6. Princeton University

5. Massachusetts Institute of Technology (MIT)

4. Stanford University

3. Harvard University

2. University of Oxford

1. California Institute of Technology (Caltech)

Evidentemente llama la atención que este selecto grupo está acaparado por las universidades estadounidenses y británicas. De hecho la universidad mejor colocada que no se encuentre en alguno de estos dos países es el ETH Zürich – Swiss Federal Institute of Technology Zürich, ubicado en la posición 14. En cuanto al top 25, sólo una institución no es europea o norteamericana, la Universidad de Tokio, que aparece en el lugar 23, y Latinoamérica solo tiene tres representaciones: la Universidad de Sao Paulo (240), la Universidad de los Andes (251), en Colombia, y la Universidad Estatal de Campiñas, también brasileña.

Consulta el ranking completo aquí 

Fuente : http://pijamasurf.com/2014/02/top-10-mejores-universidades-del-mundo/

Anuncios

La educación inclusiva

educacióninclusiva

La necesidad de una educación inclusiva está cada día más presente en el panorama educativo tanto en el plano internacional como localmente. Sólo a modo de ejemplo : la Unesco y el BIE, con motivo de la 48ª reunión de la Conferencia Internacional de Educación (2008), hacen referencia a ella como “el camino hacia el futuro” en la orientación común que deberían adoptar los sistemas educativos nacionales.

Para captar la idea de educación inclusiva debemos tener en cuenta, en primer lugar, el aspecto ideológico y ético de la misma :

El reconocimiento y la valoración de la educación como un hecho esencial que ha de garantizarse a todas las personas, sin ningún género de discriminación o exclusión, es un valor y un principio fundamental, abiertamente ideológico, no fáctico.

Es importante, en este sentido, tener en cuenta la idea de la justicia como sustento de la educación inclusiva, para lo cual es necesario poner de manifiesto las incontables situaciones de injusticia y discriminación educativa que experimentan algunos alumnos y alumnas y, por otro lado, cultivar el razonamiento y el debate público democrático, pues si la democracia es deliberación, ése es el espacio natural para detectar y señalar las injusticias.

El segundo aspecto que nos debe ayudar a ordenar la reflexión y el debate democrático sobre este tema es el relacionado con los sujetos de la educación inclusiva y los aprendizajes debidos. En cuanto a los sujetos, la educación inclusiva acoge a todas las personas, pues todas son sujetos del derecho universal bajo el cual se ampara. No se trata de reducirla a la idea de algunos alumnos singulares. No es el nuevo término dado a la educación especial. Sin que lo sea, podemos preguntarnos hasta qué punto está resultando inclusiva la referencia a la educación inclusiva cuando se trata de poner de relieve la preocupación por el alumnado más vulnerable. En ese sentido está surgiendo el poner el énfasis en el término educación de calidad para todos y que, precisamente en función de su carácter de calidad, no puede restringirse sólo a algunos alumnos y alumnas. Este planteamiento gira en torno al concepto de participación. Pareciera que el término de inclusión sugiere cierta pasividad mientras que el de participación refuerza la noción de un sentimiento activo.

¿Cuáles serían los aprendizajes a incluir?  Habría que poder compatibilizar objetivos y trayectorias educativas personalizadas. La estandarización y la despersonalización de la enseñanza entorpecen las posibilidades de participación.  Hasta tal punto es así que se puede afirmar que mientras el profesorado y los centros no estén en disposición y con recursos para personalizar los procesos de enseñanza y aprendizaje, ajustados a las necesidades educativas de la diversidad del alumnado, la inclusión educativa seguirá siento un deseo apenas realizable. En este contexto será importante implicar activamente a toda la comunidad educativa, no sólo al profesorado. Para ello es imprescindible crear y sostener alianzas escolares, familiares, comunitarias y sociales.

Por otra parte, enseñar a cooperar y aprender a cooperar nos acercan a un modelo de trabajo desde la orientación educativa diferente a lo que se ha hecho hasta ahora. Resaltemos que la colaboración y el trabajo en red son el camino a seguir, aunque no la respuesta que cada centro o profesor necesita.

En resumen, la naturaleza de la inclusión educativa es la propia de un proceso complejo, contradictorio y dilemático. Sin duda la complejidad favorece la inacción y dificulta el cambio necesario. Estamos hablando de una enorme, quizá revolucionaria, transformación de los sistemas educativos conocidos hasta la fecha, lo que suscita más interrogantes que respuestas, respuestas que nadie tiene por el momento y que, esperamos, aparecerán mediante el trabajo con los conceptos e ideas que acabamos de exponer.

Extracto de : Echeita, Gerardo y Domínguez Gutiérrez, Ana Belén. “Educación inclusiva. Argumento, caminas y encrucijadas”. En : Aula, vol. 17, 2011, pp. 23-35

La pregunta y el pensamiento crítico en la enseñanza del arte

artescuela

El pensamiento crítico es pensamiento centrado en cómo resolver un problema definido, cuando existen varias soluciones alternativas al problema. Puesto que el pensamiento crítico puede ayudar a mostrar tolerancia hacia otros,  supone un instrumento que merece la pena investigar, dado que vivimos en una sociedad crecientemente multicultural llena de puntos de vista diversos.

El aprendizaje basado en la investigación en las artes influye positivamente en la disposición de los alumnos a pensar críticamente.

El psicólogo Jerome Bruner fue uno de los primeros investigadores en escribir acerca de la formación basada en la investigación. Escribió lo siguiente :

Dominar las ideas fundamentales de un campo determinado supone no sólo la comprensión de los principios generales, sino también el desarrollo de una determinada actitud hacia el aprendizaje y la investigación, hacia el adivinar y las intuiciones, hacia la posibilidad de resolver los propios problemas.

La psicóloga educativa Alison King ha investigado los lazos entre la formación basada en la investigación y técnicas formativas que estimulan el pensamiento crítico tanto en estudiantes de K-12 como de universidad.  Su trabajo se ha centrado sobre una técnica para el desarrollo del pensamiento crítico de los estudiantes utilizando “preguntas eje” para el comienzo de una discusión. La investigación de King ha demostrado que las preguntas eje facilitan el pensamiento crítico de orden superior al requerir de los estudiantes la reflexión y la conciliación de varias perspectivas y soluciones para problemas abiertos. King afirma que se requiere de los estudiantes que piensen profundamente al responder a cuestiones abiertas usando preguntas eje tales como “¿Cuáles son las implicaciones de…? Explica por qué…Explica cómo…Para que sirve un contraargumento?”. Desarrollar respuestas después de reflexionar a estas preguntas abiertas y considerar las variadas respuestas de los compañeros de clase capacita a los estudiantes para conciliar y enlazar las ideas nuevas.

Stewart and Walker recomiendan que los profesores de arte cambien desde la formación directa a un modelo de pregunta, o formación indirecta, guiando a los estudiantes en sus propias investigaciones. Esto a menudo significa diseñar estrategias que guiarán a los estudiantes a hacer y responder a sus propias preguntas. Por ejemplo, un profesor de arte podría pedir a una clase de 3er. grado que viese en una pantalla dos paisajes proyectados, Noche estrellada de Van Gogh y Peaceable Kingdom de Edward Hicks. Utilizando preguntas eje, el profesor pregunta : “¿Que véis? ¿Qué colores se usan en Noche estrellada?¿Por qué utilizó el artista estos colores? ?Qué colores véis en Peaceable Kingdom?¿En qué se diferencian estos dos paisajes? ¿En qué se asemejan?

El profesor luego pide a la clase que utilice pasteles al óleo sobre papel para dibujar sus propios paisajes de cualquier modo que elijan. La clase expone los paisajes terminados y se le pregunta a los estudiantes lo que ven en cada dibujo. El arte de cada niño se ve diferente porque cada estudiante ha resuelto el problema artístico de una manera ligeramente diferente. En este ejemplo, la clase de niños ha expandido su noción de paisajes y lo que ven en torno de ellos.

Para resumir, el resultado positivo de programas que usan esta técnica se debe  a las lecciones basadas en preguntas que usan, las discusiones sobre arte, y la amabilidad que los profesores muestran hacia los niños en los programas de arte. Se fomenta la tolerancia y el respeto hacia los estudiantes. Se tolera la vulnerabilidad de los jóvenes artistas mientras trabajan y discuten sobre arte, y quizá se consigue un lugar seguro en el que los niños pueden crecer artística, cognitiva y socialmente.

Extracto de : Lampert, Nancy. “Inquiry and Critical Thinking in an Elementary Art Program”. En : Art Education : journal of the National Art Education Association, vol. 66., nº 6 (nov. 2013), pp. 6-11