El maestro de los 68 segundos de aplausos: “Escucha a tus alumnos y te los habrás ganado”

Juan Antonio, en una imagen del vídeo de su despedida.

Se jubiló a principios de enero en el único colegio de Zufre y todo el centro le despidió con un pasillo humano y una ovación

Asegura que usar el buen humor y escuchar a sus alumnos han sido las únicas claves para ganarse su respeto y su cariño

Fermín Cabanillas

“Usa el humor en clase, escucha a tus alumnos y te los habrás ganado”. Juan Antonio González Flores, un maestro jubilado hace dos semanas cuya despedida ha dado la vuelta al mundo gracias a internet, resume así su modo de vida hasta que, con 61 años de edad, ha dejado de dar clases, y un vídeo planeado con mimo por sus alumnos ha sido visonado ya por más de medio millón de personas, poniendo de manifiesto la comunión alumnos-maestro que existía en el aula de Juan Antonio. Sólo el vídeo original, el que grabó y colgó su hermano Santiago, ya tenía este lunes más de 408.000 visitas, a lo que hay que sumar las que se han realizado gracias a los medios digitales que lo han reproducido.

Para ubicar la historia hay que tener en cuenta que la despedida se realizó en el único colegio de Zufre, un pueblo con poco más de 800 habitantes situado en el corazón del Parque Sierra de Aracena y Picos de Aroche. En este municipio onubense solo hay un colegio, y las relación maestro-niños es casi la de un padre con familia numerosa, y eso a veces da ejemplos como el de la despedida de Juan Antonio.

El día de su despedida, varios maestros y alumnos se organizaron para calcular a qué hora exactamente saldría el maestro por la puerta por última vez, organizaron un pasillo humano con aplausos, y uno de ellos se encargó de grabar la escena que se ha hecho viral. Su propio hermano fue uno de los cómplices de la historia. Grabó el vídeo y lo subió a su perfil personal de Facebook. Sus seguidores entraron en tromba a verlo, y el boca a boca hizo el resto. Con todo ello, no es de extrañar que este maestro ya jubilado afirme con rotundidad que su orgullo es “haber sido un maestro de pueblo, y lo digo con orgullo, ahora que ha terminado mi etapa docente”.

Una etapa larga, de 32 años, siempre en el colegio ‘Sutefie’ de este municipio onubense, en el que ha pasado “momentos malos y buenos, como cuando murió mi padre, que para mí fue una terapia dar clases, así que cuando me dan las gracias, lo que tengo que decir es que el agradecido soy yo”.

 Visiblemente azorado

Lo que sí está claro en el famoso vídeo es que Juan Antonio no se esperaba lo que le iba a pasar a las 14:00 horas del día de su despedida. De hecho, cuando sale del colegio camino del patio y ve los primeros niños aplaudiéndole da la impresión de que cree que son solo unos cuantos alumnos a iniciativa propia, pero segundos después, cuando accede al patio, todo el colegio literalmente está formado haciéndole el pasillo de despedida.

En mitad del recorrido se gira a su derecha para decir “ya está bien”, avergonzado de su merecido homenaje, acaricia la cabeza de una niña de unos 5 años con un chándal rosa, esquiva como puede a una maestra que le hace fotos de frente y finalmente sale a la calle en dirección a su casa, mientras los aplausos se mantienen a su espalda. Solo son 68 segundos de grabación. Pero para él, afirma, será inolvidable.

“No creo que ningún maestro haya tenido un regalo mejor. En realidad, en ese momento no pude ni siquiera pararme a agradecerlo, pero ya en casa, me senté y comencé a pensar y a analizar todo. Me aguanté las lágrimas con dificultad”, afirma.
Este maestro se ha sabido ganar el cariño de un pueblo al que llegó con 19 años de edad. Es natural de Rosal de la Frontera, otro de los pueblos de postal de la sierra onubense. Hijo de un Guardia Civil, su padre obtuvo el cargo de Sargento y lo mandaron al cuartel de Zufre. Juan Antonio acababa de terminar Primero de Magisterio, y su vida quedó ligada a este pueblo para siempre.

Fue administrativo en el Ayuntamiento, pero nada más aprobar sus oposiciones encontró trabajo en la misma sierra, en Castaño de Robledo y Cortelazor. A los 29 años llegó a Zufre, donde echó raíces profesionales y sentimentales.
Ahora, su despedida ha supuesto casi un antes y un después no solo en su vida profesional, sino en la relación entre maestros y niños, sobre todo en un pueblo pequeño, donde todos los vecinos se conocen, y donde Juan Antonio se ha convertido en un ejemplo de que en clase no solo hay que leer un libro, sino ser un pequeño padre de una familia con una veintena de hijos.

Para visualizar vídeo pinchar el siguiente enlace:

http://widget.smartycenter.com/webservice/embed/9745/2004654/600/338/0/0/0

Fuente: eldiario.es     http://www.eldiario.es/andalucia/huelva/VIDEO-despedida-maestro-pueblo-Huelva_0_604389753.html 

El Museo Pedagógico Nacional

museopedagogico

El Museo Pedagógico Nacional nace como respuesta al precario estado en que se encontraba la educación primaria en general y las Escuelas Normales en particular en la España del siglo XIX.  Programas, métodos, edificios, material, mobiliario…se encontraban obsoletos y faltos de las mínimas condiciones científicas, técnicas e higiénicas. Y las Escuelas Normales se encontraban sumidas en una estéril batalla ideológica. Museo de Instrucción Primaria fue su primer nombre, que cambió por Museo Pedagógico Nacional en 1894.

La burguesía liberal considera la enseñanza primaria como la pieza clave en el proceso de transformación del sistema educativo que ha de conducir al cambio social y al maestro como el factor fundamental del cual depende el resto  de elementos que la configuran.  Así se proclamó reiteradas veces en el Congreso de los Diputados y así lo manifestó Manuel B. Cossío en la Conferencia Internacional de Educación celebrada en Londres en 1884 o en el Congreso Nacional Pedagógico de 1882.

¡Escuelas y maestros! Éste era el grito a favor de la enseñanza

Por otra parte, el Museo Pedagógico fue hijo de la Institución Libre de Enseñanza : el personal técnico que tuvo a su cargo y un buen número del profesorado que pasó por sus cursos y conferencias pertenecieron a aquella casa. Podemos ver en el Museo el campo de aplicación de varios de los proyectos nacidos en aquel laboratorio.

También hemos de tener en cuenta que la existencia del Museo Pedagógico surge a la luz en un ambiente internacional  decimonónico a favor de este tipo de instituciones. Buisson escribe : “todos los países celosos del progreso de la instrucción primaria tienen hoy sus museos nacionales de instrucción primaria”.

El planteamiento de Manuel B. Cossío al frente del Museo Pedagógico significó la ruptura del enfoque tradicional de la enseñanza y la introducción de nuevas perspectivas en la educación y la Pedagogía.  Como escribiera el mismo Américo Castro, Manuel B. Cossío “trazaba, por primera vez en España, la línea metódica de una nueva pedagogía” y lo hacía sobre bases bien diferentes a las que estábamos acostumbrados.

En este época ya se considera al niño como un ser extraordinariamente receptivo, sin duda, pero es algo más que eso ; la condición indispensable del niño es su actividad espontánea y ésta será la característica básica de la escuela contemporánea frente a la escuela de ayer. Es el Museo Pedagógico, entre otros, el que inicia en nuestro país el estudio del niño y las corrientes pedagógicas modernas basadas en él. Y el maestro será la pieza clave en el edificio didáctico-educativo del Museo.

En definitiva, el Museo Pedagógico contribuyó –  pues se ocupó de todos los aspectos de la educación además de los enunciados –  a la modernización de los fundamentos y estructura educativa de un país que se encontraba sumido en el más absoluto aislamiento pedagógico.

El 9 de abril de 1941 quedaba extinguido el Museo en su organización científica, pedagógica y administrativa, pasando su biblioteca,  sus trabajos y material al Instituto San José de Calasanz.

Extracto de : García del Dujo, Ángel. “El Museo Pedagógico Nacional : otra manera de ver la Educación y la Pedagogía”. En : Revista de Ciencias de la Educación, n. 231-232, jul.-dic. 2012

El maestro como creador y refundidor de cuentos

A pesar de la variedad y diversidad de cuentos hay que reconocer que no siempre encuentra el maestro el material que necesita para satisfacer las necesidades de las diversas situaciones que surgen en la vida escolar y que demandan una narración. El maestro, por tanto, se ve obligado a refundir y a crear cuentos que se adapten a las circunstancias.

Para que la narración se ajuste a su índole literaria, tanto en la creación como en la adaptación, debe tener las siguientes características :

1ª Poder para despertar emociones. Esto se logra cuando el tema escogido presenta una causa justa arropada por cualidades como la dignidad, arrojo, valentía, verdad, etc.- ; cuando los hechos se presentan con viveza ; cuando hay una emoción central que da unidad al cuento.

Toda obra literaria de verdadero valor artístico lleva intrínseco un hondo sentido de belleza moral. Esto, comprobado en las grandes obras literarias, puede verse también en los  buenos cuentos infantiles.

2ª. Poder de avivar la imaginación Todo buen cuento está de tal manera expresado que, sin faltar a la claridad, sugiere más de lo que dice. El lector o el oyente colaboran con el autor recreando con las experiencias propias las escenas del cuento.

3ª Estar basado en la verdad. Todo cuento, aún el más fantástico, debe basar sus emociones en la expresión de la naturaleza humana, en sus virtudes y en sus debilidades, más o menos exaltadas, pero no deformadas..

4ª. Una forma más o menos perfecta. La forma de los cuentos no puede considerarse ajena al fondo. Como en toda obra artística, forma y fondo constituyen una unidad. Así como el fondo debe seguir un desarrollo gradual en que los hechos se sucedan en una escala ascendente de interés hasta llegar al punto culminante y de él pasar rápidamente al desenlace, la forma debe ser precisa y clara.  La onomatopeya y la repetición ayudan a la claridad y prestan fuerza a la expresión.

La emociones intensas deben expresarse con energía y las delicadas con gracia y finura.  El diminutivo presta a la expresión cierto carácter de ternura que el niño comprende y siente de manera muy sutil.

Todas estas cualidades de la forma pueden lograrse cuando el que escribe o refunde cuentos procede con entera sinceridad y tiene del asunto que va a tratar una visión integral.

Tomado de : Las artes del lenguaje en la escuela elemental /Antonia Sáez

Maestros creativos

maestrocreativo Los escenarios de la sociedad del futuro están sufriendo continuos cambios y los maestros también están afectados por esta tendencia universal. Las competencias del docente han cambiado, no basta con ser maestro, hay que ser además creativo. El siglo XXI necesita maestros creativos que sepan sacar de sus alumnos todo el potencial interior que poseen. Presentamos brevemente las nuevas funciones que suponen que el docente esté dispuesto a reinventar y a reaprender con sus alumnos y a modificar el concepto de éxito en la clase :

* Función de coach : El docente debe actuar como el mejor de los entrenadores y debe conseguir que cualquier alumno esté capacitado para asumir el máximo de responsabilidad que le permitan sus habilidades. De la misma manera que un entrenador aconseja, guía y gestiona el talento de sus jugadores, tratando de dar lo mejor de sí mismo en el terreno de juego, el maestro ha de ser capaz de motivar, potenciar y aprovechar las cualidades muchas veces inexploradas de los alumnos de su clase, para conseguir un mayor rendimiento de cada uno, que repercutirá en la mejora de toda la clase.

* Función de arquitecto : El maestro, para organizar su aula, debe pensar como un arquitecto ; no sólo tiene que imaginar el futuro, también tiene que construirlo. Para visualizar en futuro hace falta tener capacidad para preverlo, así como una coherencia en su diseño y una propensión para asumir riesgos ; debe tratar de proporcionar un plano para construir las competencias necesarias para dominar el futuro y convertir el sueño en realidad. Un arquitecto es tanto un soñador como un delineante. Todo el progreso de la humanidad ha sucedido porque el hombre ha soñado. Lo que ayer era un sueño, hoy es una realidad, y lo que hoy es un sueño, puede convertirse mañana en realidad.

* Función de constructor del conocimiento : Un buen maestro, para construir el conocimiento de sus alumnos, debe saber convertir la información en conocimiento, tratando de seleccionar los datos y los informes que le llegan ; y después debe tratar de convertir los conocimientos en sabiduría, mediante la selección adecuada de los conocimientos, para pasar, posteriormente, a la reflexión y puesta en práctica. De esta forma el aprendizaje se convierte en una apasionante aventura.

* Función de promotor de la creatividad :  Es decir, iniciar o activa esta capacidad natural del ser humano que hasta ahora ha estado desconocida en el ámbito escolar. La creatividad no es tanto un don misterioso que poseen unas pocas personas con talento, sino la tarea cotidiana de establecer conexiones que no son obvias, como agrupar cosas que normalmente no van juntas.

* Función innovadora :  Entendemos por innovación un proceso de transformación que aporta un valor añadido, en comparación con lo ya existente, que se desarrolla paso a paso. Innovar comporta activar nuevos conocimientos, habilidades y actitude. Significa cambiar y mirar al futuro. La innovación que no provoca algún tipo de cambio no se puede calificar de éxito.

En resumen, el maestro creativo es un hombre o mujer que trabaja con su corazón, no sólo con su cabeza ; con el hemisferio derecho, creativo, de su cerebro. Se siente cómodo usando la retórica, el simbolismo, la metáfora y el diseño. Para estimular la creatividad, el educador debe poseer las características, actitudes, conocimientos y controles de comportamiento esenciales que le permitan crear una situación de aprendizaje total.

Fuente : El maestro creativo : nuevas competencias / Francisco Menchén Bellón. Tendencias pedagógicas, nº 14, 2009, pp. 279-289