A vueltas con los recortes en educación

El 17 de mayo pasado los representante del PP en el Congreso de los Diputados, ratificaban el decreto que permite el recorte de 3.730€ en las partidas de educación (la sanidad vamos a dejarla aparte, pero los recortes son aún mayores). Este recorte se suma a otro que ha sufrido el Ministerio de Educación en los presupuestos de este año : 660 millones. O sea, estamos ante el mayor recorte en servicios públicos desde la aprobación de la Constitución.

Entre otras cosas, además, se pretende incrementar en un 20% el número de alumnos por aula, aumentar el horario lectivo del profesorado, no sustituir determinadas bajas (inferiores a 10 días),  limitar la oferta de bachillerato a una sola modalidad en muchos institutos, reducir al máximo el presupuesto de  de formación del profesorado, incrementar las tasas universitarias, endurecer las condiciones para la concesión de becas, etc.

Lo peor es que la cosa no queda ahí.  Según el Programa de Estabilidad 2012-2015 presentado a la UE, los recortes en educación continuarán hasta reducir al 3,9% del PIB el gasto en educación que en 2010 era del 4,9% del PIB.

Según la revista “Alambique” (miembros del Consejo de Dirección) :

* Los presupuestos destinados a educación no constituyen un  gasto, sino una inversión.

* Las decisiones en materia de educación no pueden adoptarse sólo en función de variables económicas.

* No son las imposiciones de la UE las que obligan a recortar en educación.

* Incrementar en un 20% el número de alumnos por aula no es una “mejora de la productividad” ni un hecho irrelevante.

* El tramo 0-6 no puede considerarse un periodo asistencial, sino un tramo educativo (véase nuestra entrada “En defensa de la Educación Infantil, de 29 de junio).

* El índice de fracaso escolar que padecemos, 30%, no se reducirá con las medidas aprobadas. Al contrario.

Lo que sí va a conseguirse es el desánimo de los docentes, la crispación social y el incremento de la conflictividad.

Extracto de : Editorial de “Alambique”, nº 72, jul.-ag-sept. 201

El gráfico representa los resultados de una encuesta realizada por El  blog salmón. El enlace a los resultados de la misma : http://www.elblogsalmon.com/el-blog-salmon/los-recortes-en-educacion-no-son-adecuados-segun-los-lectores

Anuncios

Nos hunden la educación

La revista Aula de Innovación Educativa, en su nº212 (junio 2012) publica un editorial de máximo interés en las circunstancias que estamos viviendo. El título es muy elocuente : El hundimiento del Titanic educativo.  Vamos a intentar dar el resumen más fiel posible a sus indignadas (como muchos más de nosotros) ideas : Durante las décadas previas se había intentado y conseguido, en parte al menos, construir  un sistema educativo avanzado que tenía como principales características la equidad y la calidad del mismo (una especie de Titanic).

Con los nuevos gobiernos (central y algunos autonómicos)  han llegado una serie de recortes que incluyen el aumento del número de alumnos en las aulas, arguyendo los diferentes políticos que estas medidas no afectarán a la calidad de la educación. Lo peor del caso es que seguidores y otros que ni lo son  se creen el argumento.

Advierten que los siguientes recortes :

–  plazas de profesorado

– aumento de alumnos por aula

– aumentar trabajo del profesorado

– reducir su sueldo

– recortar especialistas

– disminuir la inversión en comedores

– en becas

– transportes

– servicios educativos

– reducir casi a cero la formación docente

y sus repercusiones van a provocar un descenso drástico en la calidad de la enseñanza y que esto, a se vez, incidirá en la equidad.

La cuestión es que todos los organismos especializados en Educación, incluidos los internacionales estipulan que para que se dé calidad en el sistema educativo son necesarios :

– recursos materiales

– recursos humanos (profesorado)

– equipo directivo y su gestión

– cuestiones pedagógicas (diversidad, recursos educativos, etc.)

Precisamente lo que van a recortar.

Termina el editorial lamentando que los políticos no sean conscientes del daño que están haciendo con están medidas o, sencillamente,  son conscientes, pero no les importa la Educación y recurren al engaño.

Termina el editorial preguntándose si podremos detener este desastre “Titánico”. Nosotros respondemos : depende mucho de la reacción de los ciudadanos y ciudadanas de este país, de que sean capaces de captar el calado tremendo de las medidas tomadas (y de otras que posiblemente se tomarán) y de su grado de tolerancia de lo que hagan los que están ahora en el poder. Que el pueblo hable y actúe.

El rol del profesor ante los recortes en Educación


El editorial de la revista  “Aula de Innovación Educativa”,  n. 205, correspondiente al mes de octubre, está dedicado a una interesante reflexión sobre la actitud que deben/pueden tomar los docentes ante esta época de políticas de recortes educativos. El editorialista previamente nos advierte lo que ya sabemos muchos, pero que no es banal recordar : que estamos dependiendo de y afrontando las consecuencias de los manejos del gran capital y sus intereses, que provocan medidas que se contradicen con lo que muchos consideramos propias de una sociedad democrática.

La postura triple del docente le viene dada como ciudadano, como trabajador (de la enseñanza) y como docente.

Como ciudadano, el profesor puede implicarse social y políticamente, incluyendo esta implicación sus decisiones a la hora de votar.

Como profesionales su papel será defender el “alto grado de profesionalidad” del colectivo y exigir medidas económicas a favor de la educación que permitan ir mejorando el sistema educativo.

Como educadores, los profesores tienen dos campos en que incidir : por una parte, el tratamiento de los contenidos y, por otra, la forma en que se afronta su didáctica.  La elección que se haga,  entre una manera puramente disciplinar o bien globalizadora,  incidirá en que lo aprendido sean meras materias o bien una visión del mundo que tendrá relación con la función que el docente se atribuya como educador.

La práctica educativa debe ir encaminada a hacer de los alumnos personas con capacidad crítica . Para ello, se pondré atención  en el tipo de relación que se establezca en la clase, la organización y dinámica grupal con mayor o menor grado de participación, cómo se reparte el trabajo en los grupos, lo evaluado y cómo se evalúa, etc. Todo esto puede ayudar enormemente a los alumnos a entender  su rol en la sociedad en que vivimos y a adquirir una postura “reflexica y crítica” ante el sistema que tenemos ante nosotros y los hechos que produce a diario.

En definitiva, el profesor puede congratularse de tener entre sus manos este material humano que son los alumnos, para poder ayudarlos a ser libres de pensamiento y ciudadanos conscientes del mundo en que se mueven, lo que, a su vez, incidirá directamente en los movimientos sociales y, por lo tanto, en la dirección que pueda tomar nuestra sociedad, tan mediatizada ahora por el poder financiero y sus intereses.