Competencia motriz

competencia motriz   Un escolar debe ser capaz de dominar habilidades, los contenidos de su materia, y debe mostrarlos con competencia en múltiples situaciones en las que la coordinación, control, armonía, fluidez de movimientos o ritmo de actuación sean reclamados.  Las instrucciones oficiales sobre la Educación Física establecen unos estándares  genéricos que han permitido pasar por alto la verdadera naturaleza del problema. Ser competente en esta materia debería ser algo más que  saber analizar la forma de moverse de un compañero de la clase o demostrar que se comprenden reglas o conceptos relacionados con el movimiento corporal. Ser competente en educación física supone ser capaz de actuar, de llevar a cabo habilidades, en definitiva, moverse de forma eficaz y eficiente, de ahí que los contextos educativos de esta materia debieran reclamar de los escolares ser competentes a la hora de :

  • Desenvolverse en el espacio, cambiando de dirección y mostrando agilidad en sus propias acciones o en las llevadas a cabo con otros objetos.
  • Evitar y superar obstáculos, mostrando control en sus movimientos, calibración de los mismos y ajustes necesarios para salir airoso en juegos y deportes.
  • Resolver problemas motrices, a la hora de llevar a cabo las  tareas de las sesiones de educación física. Complejidad y dificultad debieran estar presentes en el gimnasio y el campo de deportes, adecuadas a las competencias de los escolares pero retando sus posibilidades de acción.
  • Moverse rítmicamente en la realización de patrones estandarizados a la hora de expresarse mediante movimientos y gestos. Fluidez, armonía, o adaptabilidad debieran ser objetivos de la materia, y debieran ser alcanzados y comprobados por los escolares en las sesiones de educación física.
  • Controlar y manejar instrumentos : raquetas, palos de hockey, balones de todo tipo y artefactos de toda naturaleza son empleados en las clases de educación física, son verdaderos tests y retos para los escolares su dominio y control, su manejo competente y su empleo en cada situación y bajo diferentes reglas. Es el paso al mundo del deporte, a las posibilidades de desarrollar una vida adulta más activa.
  • Mostrar medida en sus movimientos, al saltar, al correr, al rodar o al desplazarse. La disimetría no es nada más que expresión de dificultad, de falta de orden, de torpeza. Es preocupante el incremento de esta situación en los escolares.
  • Mantener un esfuerzo continuado, que les permita desenvolverse con competencia en los juegos y deportes, que incremente sus posibilidades de acción, siendo expresión de una condición saludable.
  • Adaptarse a situaciones dinámicas  : es ésta adaptabilidad una expresión del escolar competente que se ajusta de forma inteligente a las demandas de cada situación que se le presente en la clase, o en los deporte.

Todo ello reclama una Educación Física orientada a la actividad, que abandone costumbres perniciosas que se han instalado entre algunos profesionales al incluir en el desarrollo de la materia sesiones teóricas en el ya mermado horario de la asignatura. Extracto de : Ruiz Pérez, Luis Miguel.”El desarrollo de la competencia motriz en la ESP y su evaluación”. En : Revista de Educación Física. Nº 128, oct.-dic. 2012

El portfolio y la evaluación de competencias

Hoy día entendemos la educación como un proceso de trabajo continuo, sistemático, flexible, reflexivo y participativo que tiene como objetivo valorar la evolución de aprendizaje del alumno. Para llevar a cabo la evaluación se toma como uno de los referentes más importantes las competencias del alumnado.

Para evaluar el aprendizaje y las competencias de este alumnado se usan diferentes instrumentos. A los alumnos se les pide que desarrollen ocho inteligencias y/o competencias y después se les exige que demuestren todo lo aprendido mediante pruebas que sólo miden las destrezas verbales y lógicas. Por eso se está empezando a cambiar los instrumentos de evaluación, creando otros más amplios capaces de evaluar las ocho competencias exigidas.

Uno de los instrumentos de evaluación de competencias es el portfolio o carpeta de aprendizaje. Es una colección de información académica y personal que tiene como objetivo documentar el propio proceso de aprendizaje y mostrar evidencias de las competencias desarrolladas. Sirve como herramienta que revela al estudiante que ha aprendido de forma personal y completa ; proporciona evidencia de lo que se aprende e incrementa la responsabilidad del estudiante.

¿Qué contiene un portfolio?  En general, documentos muy diversos que demuestran el trabajo del alumno. Puede contener, por ejemplo :

– Diarios de aprendizaje

– Entrevistas

– Informes sobre el progreso del alumno

– Grabaciones en audio y vídeo

– Fotografías

-Registros de observación

– Notas y reflexiones personales del alumno

– Comentarios de otros (profesorado, compañeros, etc.)

¿Qué competencias nos permite evaluar el portfolio?

– Competencias comunicativas : comunicación oral y escrita, pero también el uso de lenguajes audiovisuales, el propio cuerpo, las tecnologías de la información. Conocimiento de lenguas

– Competencias metodológicas : mediante las que se organiza la información, convirtiéndola en conocimiento, utilizando el razonamiento y el espíritu crítico. Capacidad de cooperar y autoevaluarse.

– Competencias personales : Afirmación de la identidad, los valores propios, actitudes personales. Control emocional y actitud de apertura, flexibilidad y compromiso-

– Competencias específicas para convivir y habitar en el mundo : Relaciones y habilidades sociales. Interacción con el mundo.

Extracto de : Alart, Núria. “La evaluación competencial” En : Aula TIC, nº 30- oct. 2010

Competencias básicas en educación

El Consejo Europeo decía en el año 2001 que las competencias eran la suma de conocimientos, destrezas y características individuales que permiten a una persona realizar accciones.

La Unidad Española Eurydice definía en el 2002 las competencias como las capacidades, conocimientos y actitudes que permiten una participación eficaz en la vida política, económica, social y cultural de la sociedad.

La OCDE, también en el año 2002, establecía esta definición de competencia : una competencia es la capacidad para responder a la exigencias individuales o sociales o para realizar una tarea. Cada competencia reposa sobre una combinación de habilidades prácticas y cognitivas interrelacionadas. conocimientos, motivación, valores, actitudes, emociones y otros elementos sociales y de comportamiento que pueden ser movilizados conjuntamente para actuar de manera eficaz. La OIT,  por su parte, proponía en el año 2004 que la competencia es la capacidad efectiva para llevar a cabo exitosamente una actividad laboral plenamente identificada.

La Comisión Europea, en el año 2004, establece también una definición de competencia que constituye ya la referencia que tomará la LOE y sus desarrollos en el caso de España : se considera que el término competencia se refiere a una combinación de destrezas, conocimientos, aptitudes y actitudes, y a la inclusión de la disposición para aprender y del saber cómo aplicarlo. Las competencias clave representan un paquete multifuncional y transferible de conocimientos, destrezas y actitudes que todos los individuos necesitan para su realización y desarrollo personal, inclusión social y laboral.

Fuente : Carlos Esteban Garcés. Competencias básicas y programación didáctica. Aula de Encuentro, núm. 12, pp. 135-154

Los alumnos andaluces han reducido su competencia en comunicación lingüística

niños Cada año la Consejería de Educación realiza unas Pruebas de Evaluación de Diagnóstico a los alumnos andaluces. Estas prueban evalúan el nivel de competencia, no de conocimientos. Se realizan a comienzo de quinto de Primaria y tercero de ESO

Este año, dichas pruebas  vuelven a mostrar las carencias educativas del alumnado andaluz, cuyo  fracaso escolar se sitúa en el 34%. Los datos reflejan una preocupante bajada en todos los campos y niveles, exceptuando las matemáticas de Primaria, que han mejorado un tanto y queda patente una evidente bajada en la comunicación lingüística, incluyendo comprensión escrita y lectora y expresión oral y escrita.

El 27% de los alumnos está en los niveles de 1 o 2, mientras que el 23% se encuentra en el 3, lo que significa que una mitad suspende.

La única mejora en el nivel de competencia de los alumnos andaluces ha sido en matemáticas de Primaria, que ha ido mejorando progresivamente.

Las niñas tienen un mayor nivel en lengua y los niños en matemáticas.