Mapas mentales

9 trucos para estudiar con mapas mentales

9trucos

 9 trucos para estudiar con mapas mentales

Existe una técnica muy útil que te puede ayudar a memorizar bastante información, que se llama el mapa mental o mindmappin

Mapas mentales

Los mapas mentales son una herramienta que te ayuda en la memorización, organización y representación de la información por medio de un esquema gráfico, donde sintetizamos los aspectos más importantes de una tema en específico, por medio de iconos, dibujos, colores, gráficos y palabras cortas.
Por qué usar mapas mentales
Cuando realizamos resúmenes de libros, o estudios lo solemos hacer escribiendo sobre una hoja de papel blanco con un bolígrafo o un lápiz, este tipo de notas que hacemos son poco atractivas desde el punto de vista visual y por lo tanto, no estimulan el recuerdo ni la asociación, igualmente no estarás aprovechando el tiempo suficiente ya que tendrás que leer todas las notas.
En cambio la estructura de los mapas mentales te permitirá extraer información, anotarla y memorizar los detalles con facilidad porque se realiza por medio de imágenes visuales y permite que el cerebro trabaje con asociaciones y conexiones de una manera relajada donde las ideas fluyen libremente.

 

Mapas mentales para estudiar y otras cosas

Los mapas mentales los puedes utilizar para:
Elaborar la síntesis de un texto o de una exposición
Acceder a la información en forma rápida y efectiva para comunicarla oralmente o por escrito
Generar alternativas y tomar decisiones al visualizar las interacciones entre diversos puntos en forma gráfica

9 trucos para hacer un mapa mental

1. Usa la hoja de manera horizontal

2. Dibuja una imagen central, que se convierta en el nódulo. Tema central que sea memorable

3. Desde la imagen central irradia hacia el exterior las palabras claves e ideas más importantes

4. Ordena las ideas en el sentido de las agujas del reloj

5. Ideas principales sobre las ramas más gruesas e ideas secundarias en ramas más delgadas

6. Usa líneas curvas

7. Una palabra clave por línea

8. Usa muchos colores, imágenes, códigos y dimensiones que añadan atención, interés e individualidad al mapa.

9. Realiza siempre tú mismo tus mapas mentales

whiteboardgif

Hoy en día los estudiantes deben manejar mucha información para los exámenes, trabajos de investigación y exposiciones, sin duda alguna esta herramienta es una estrategia de aprendizaje que facilita el poder de concentración adquiriendo un hábito de estudia con placer y al mismo tiempo puedes desarrollar la confianza en tú propia capacidad mental, evitas el aburrimiento y la frustración.

Si eres más tecnológico, te dejo algunos enlaces con aplicaciones en línea para realizar tus mapas mentales, éstas aplicaciones cuentan con funciones y herramientas para agregar gráficos e iconos, hay aplicaciones en la red que también te permiten compartir tus mapas mentales con más usuarios, lo puedes usar también para trabajos en grupo.

WisemappingMindmeisterMapmyself

Sabías que…

brain_getting_an_idea_hg_clr

– Un mapa mental es la expresión gráfica de los patrones naturales del sistema más asombroso de la naturaleza humana: El cerebro.

– Leonardo da Vinci incitaba a los artistas a los científicos a “ir directamente a la naturaleza” en busca de compresión y de conocimiento.

– Los mapas mentales pueden resultar muy creativos, ya que tienden a generar nuevas ideas y asociaciones en las que no se había pensado antes.

Fuente : http://www.docsity.com/es/noticias/ciencias-educacion/9-trucos-para-estudiar-con-mapas-mentales/

 

Anuncios

Educación 3D : LA ESCUELA QUE NO FORMA E INFORMA DESCONOCE LA INSTANCIA PRODUCTIVA DEL SABER

POR: PABLO DOBERTI – 14/10/2015

Nikolaos Gyzis,

Cada vez que escucho a un educador usar la palabra educación, o enseñanza, o aprendizaje, didáctica, pedagogía, conocimiento, saber, instrucción, etc., no sé muy bien de qué habla. No lo sé porque esas palabras se nos han gastado y los conceptos que suponen o podrían suponer están cada vez más confusos y mezclados.

Necesitamos una matriz conceptual eficiente para poder recuperar nuestro vocabulario esencial y nuestro trabajo teórico; y necesitamos explicitarla. Y entonces sí encajar cada una de estas palabras –y otras– en ella, para que las cosas vayan rearmándose en un ecosistema consistente y claro, para que cada vez que alguien del mundo educativo diga algo, esté diciendo realmente algo. Necesitamos poder acordar o disentir con él. Hoy hemos perdido tanto la posibilidad de consenso como la de disenso, porque todo es más o menos todo y más o menos nada y más o menos eso y más o menos también lo contrario.

En la escuela, o nos dedicamos a formar o nos dedicamos a informar. No se pueden hacer las dos cosas, hasta porque la misma etimología nos lo impide avisándonos que la una (información) niega a la otra (formación). No se puede ser moral e inmoral la vez; ni culto e inculto. Sin embargo, cuando los escucho hablar en nuestros constantes congresos, seminarios, encuentros, foros, espacios y talleres, nunca acabo de saber si están haciéndolo desde la cara formativa de la educación o desde la contracara informativa de ella. Y es ahí que me confundo y me pierdo.

Educar es formar; o sea, no es informar. Formar exige poner al sujeto siempre por delante del objeto. El saldo del proceso educativo no es la información sino el formado. Si para algo sirve la historia medieval es para hacer más sólido al alumno que la aprende; la química no vale por sí, vale –si vale– por el saldo que produce en el formado en química. La química debería constituirnos. Pero no lo hace. Y no lo hace porque llega en “modo informativo”, como la geografía, la biología, la física y en general lo demás. Todo el sistema educativo pasa cualquier tema a “modo informativo”; hasta la literatura, la geometría, la alfabetización y las ciencias. Todo llega empaquetado para que sea recibido y almacenado. Y a eso solemos llamarlo saber o conocimiento. Cuando decimos que “sabemos” algo o de algo estamos diciendo que podemos dar testimonio del paquete informativo de ese algo. Estamos equivocados.

Pero las cosas a veces se vuelven a confundir cuando vamos a las matemáticas o a la lengua; ahí no parece que se trate estrictamente de un proceso informativo. En matemáticas, los alumnos aprenden a resolver ejercicios, no solamente a conocer la información matemática. Saben –los buenos– resolver operaciones, ecuaciones, funciones de las más diversas complejidades. Lo mismo con la lengua, con la que acaban sabiendo escribir redacciones, frases gramaticalmente correctas, conjugar verbos, alinear géneros, números y demás, gobernar las formas sintácticas establecidas de su lengua. Pero lo curioso es que con eso ni hacen matemáticas ni tampoco literatura. Están aptos para ejecutar unas operaciones, pero no lo están para replantearlas, matizarlas o producirlas.

La escuela que no forma e informa desconoce la instancia productiva del saber (que algunos llaman “creatividad” y puede ser, aunque me suena un poco naif el sustantivo). Producir es construir con eso; proponer algo más que lo que había. Porque lo que había llegó a mí empaquetado en su “modo informativo”. Formar es trascender lo que se nos informa. Y eso es producir.

La información es medio para la formación y no fin en sí mismo; y lo es siempre y cuando tenga el tino suficiente como para no obturar, atrofiar, inhibir, reducir y pasivizar, que es lo que suele hacer en nuestras escuelas. Ese tino es timing; timing pedagógico; que la información entre cuando ya haya sujeto para hacer algo con ella.

Formarme es aprender a hacer algo con lo que sé. Hacer es más que saber. No quiero que en educación sexual me informen sobre la sexualidad, sino que me formen para ella y que yo pueda hacer más y mejores cosas con mi sexualidad. Pero la escuela no me entiende.

Te estarás preguntando –lector– por qué entonces titulé esta nota “Educación 3D”, si nada he dicho de eso. Tienes razón; lo he dejado para el final. Necesitaba este contexto para planteártelo.

Estamos convencidos de que la educación se debe organizar por temas; así son los currículos. La noción de tema parece axiomática. Eventualmente, la comunidad educativa se muestra a veces dispuesta a discutir qué temas y en qué orden, pero no la noción misma de tema. Sin embargo, bajo la matriz de formación-información, lo que debemos discutir es el concepto de tema.

Solemos entender por tema un recorte; por ejemplo, la esclavitud o los números romanos; y estamos convencidos de que se deben estudiar en sí mismos, cada uno a su hora. Los temas en el mundo educativo son unidimensionales. Recortamos el período colonial y lo desarrollamos centrípetamente, como si se pudiera. No se nos ocurre que sería mucho mejor hacerlo centrífugamente y dejarlo que nos lleve a las monarquías europeas, a la religión católica, a las creencias geográficas y astronómicas o a donde desee llevarnos. Nos da miedo la multidimensionalidad. Nos resistimos a poner la redacción a trabajar junto con la literatura y dejar que esa tensión total entre ellas alimente el objeto y fortalezca la formación del sujeto. Por eso lo de 3D; porque cuando conectamos se rompe el modo informativo y se pone en marcha el modo formativo. Todo es infinitamente más complejo de lo que parece, más relativo de lo que quisiéramos y mucho pero mucho más atractivo. Pero hace falta ponernos las gafas y verlo en 3D; desde todos los lados y para todos los lados, en volumetría. Si no las cosas no se entienden, aunque se recuerden. La esclavitud, el racismo, la colonia, los sistemas de perspectivas… Si logramos enfocar en 3D el objeto de estudio, entonces el sujeto de la formación aparece y se constituye. Si no, no.

Por eso me gustan tanto las asignaturas rebeldes a su reducción al modo informativo, como el inglés –por ejemplo. ¿De qué sirve tener información sobre el inglés si no conseguimos hablar en inglés? Ahí es fácil ridiculizar el modo informativo; pero en el fondo, es el mismo ridículo que surge si nos preguntáramos de qué sirve tener información sobre la historia de Brasil si no conseguimos tomar una posición política sobre Brasil. Y así con la mecánica de la función de segundo grado, si no somos capaces de construir una ecuación de segundo grado o del teorema de Pitágoras, si somos incapaces de producir algo a partir de él.

O nos dedicamos a formar o nos dedicamos a informar. No se pueden hacer las dos cosas. Propongo esa matriz dicotómica y excluyente para comenzar a entendernos.

Twitter del autor: @dobertipablo

Fuente : Pijamasurf.com

Biblioterapia : psicoanálisis con fantasmas

UNA NUEVA TERAPIA BASADA EN LA EMPATÍA CON PERSONAJES LITERARIOS PODRÍA MEJORAR NUESTRA MANERA DE ENFRENTAR EL MUNDO
POR: PIJAMASURF – 09/10/2015 A LAS 11:10:15

Screen Shot 2015-10-09 at 12.39.22 AM

Quizá en alguna ocasión a todos los lectores del mundo nos ha sucedido que un libro nos ha cambiado la vida, o mejor dicho, la perspectiva que tenemos de ella. Quienes leemos, no solamente leemos para escapar del mundo por un momento, sino también para enfrentar situaciones desde otro lugar (otra conciencia) y sentir algo nuevo, distinto, para luego traerlo con nosotros de regreso a casa.

Como hemos señalado en repetidas ocasiones, la lectura tiene incontables beneficios para una persona. Aquí se involucran desde repercusiones cognitivas, como el desarrollo de la memoria, hasta bondades anímicas o ejercicios existenciales que derivan en una mayor salud mental. Sin embargo, existe un modelo orientado a canalizar la lectura y la literatura como herramienta de sanación.

La biblioterapia es un tratamiento de autoayuda (sin el estigma new age que esto conlleva) creado por los británicos de The School of Life. Un programa de correspondencia entre individuos que batallan en cualquier aspecto de su vida y una lista de libros seleccionados especialmente para ayudarlos a atravesar por dichos momentos.

At-a-Reading-Desk

Después de la primera consulta con un biblioterapeuta, en la cual discutes tu vida, tu historial de lectura y tus problemas, obtienes una lista de libros seleccionados a mano que correspondan con tus circunstancias.

A pesar de que no hay una medida objetiva de los resultados (como sucede en el psicoanálisis), lo que ofrece la biblioterapia es distancia y perspectiva hacia tus problemas. En lugar de evadirlos o discutirlos con alguien se trata de que los vivas de nuevo, pero esta vez bajo la piel ficticia de un personaje de cuento, que en condiciones similares actuará de un modo distinto al tuyo.

Lo destacable de esta terapia es que ofrece una alternativa a las medicinas o al psicoanálisis, al tiempo que enriquece nuestra capacidad de cambiar de perspectiva y de curarnos desde la imaginación.

En esta era de algoritmos, suena lógico que un libro adecuado en el momento preciso pueda cambiarnos la vida. La cultura es un recurso que está ahí, llena de fantasmas, para ayudarnos a vivir mejor.

Fuente : Pijamasurf.com

Padres y madres de alumnos piden a Europa que investigue los fondos para la ley de educación

Alumnos del colegio Montecorona, con tabletas en el aula

Las asociaciones de Madres y Padres de alumnos han hecho balance del comienzo del curso. La caótica implantación de la Ley Wert coincide con la apertura de un nuevo frente para que el Parlamento Europeo examine una ley que “no ha creado ningún tipo de cohesión”.

Miguel Gómez Garrido      23/09/15 · 13:53

Ataviados con camiseta verde, cuatro miembros de la Conferencia Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), que aglutina a casi doce mil asociaciones, ha ofrecido una rueda de prensa a propósito del inicio del curso escolar.

Ceapa acusa al Ministerio de no haber escuchado a las familias en años. Han anunciado que han pedido una investigación al Parlamento Europeo sobre los fondos de la Unión destinados a financiar una ley que “no ha creado ningún tipo de cohesión”.

El Fondo Social Europeo financiará en parte la aplicacion de una Ley que sólo en gastos para su implantación supera los 2.000 millones de euros en el periodo de 2014 hasta 2020.

Comienzo de curso

Han criticado, en primer lugar, el caos y el apresuramiento con el que se ha implantado la LOMCE. Esto ha ocasionado la publicación tardía de currículos, el desabastecimiento de libros de texto, y mucha incertidumbre para el alumnado, “que es el que la sufre”.

Dicha incertidumbre se ha visto incrementada, a juicio de CEAPA, a raíz de las elecciones autonómicas y la voluntad de muchos nuevos ejecutivos de no implantar la nueva normativa, al menos, en los términos planteados por sus predecesores. La consecuencia ha sido la aparición de dobles matrículas que tratan de adaptarse a esta coyuntura.

Libros de texto

El Ministerio de Educación, por su parte, ha respondido recientemente a una consulta realizada por la Conferencia acerca de la obligatoriedad legal de los padres de adquirir el material educativo requerido por los centros. Para CEAPA su respuesta, que aún analizan jurídicamente, confirma que no es así.

En ella se cita, entre otros, el artículo 112 de la ley orgánica 2/2006, en el que se expone lo siguiente: “Corresponde a las Administraciones Educativas dotar a los centros públicos de los medios materiales y humanos necesarios para ofrecer una educación de calidad y garantizar la igualdad de oportunidades”. En el colectivo piensan que tanto en los centros públicos como en los concertados están amparados, también, por el artículo 27 de la Constitución.

Sin embargo, CEAPA argumenta que se trata de una herramienta anacrónica al servicio de las arcas de las editoriales. Creen que produce “desigualdad”, nerviosismo en las familias, doble gasto para ellas y las Administraciones y que es, en definitiva, una herramienta de “control” no acorde con el modelo de educación que desean.

“Esperemos que llegue un día en el que no compremos un solo libro”. La plataforma reconoce que es un debate que hay que abrir.

Por qué se cambian los libros de texto

Deberes: otra fuente de desigualdad

En esta misma línea también han criticado los “deberes”, ya que es un trabajo desarrollado “fuera del horario lectivo” que premia a los alumnos que puedan pagarse una academia o un profesor particular. Añaden que en algunos pueblos estos recursos ni siquiera existen. Aluden que este tipo de tareas discrimina en función del nivel de formación de los padres o del tiempo que puedan dedicar.

Refiriéndose al modelo educativo, se muestra totalmente en desacuerdo con las palabras del Secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, que ha apostado por “orientar todos los estudios al mercado laboral”. Los padres y madres se cuestionan qué empresas son esas y si serán las mismas que en el futuro.

“En las escuelas aprenden que aprender es un dolor”

Comedores escolares

Con respecto a los comedores escolares, CEAPA ha criticado la extensión del modelo de externalización, ya que “los beneficios de las empresas”, van siempre en detrimento de “la calidad, la cantidad o de las condiciones laborales de los trabajadores”.

Apuestan por la recuperación de las cocinas en los centros, recordando que este servicio también es “educativo” y que los niños deben aprender a comer y “conocer los productos de proximidad”.

“Los comedores no deben ser comederos”. No entienden que los consejos escolares tengan que aprobar o no los menús pues no tienen por qué tener “capacidad ni competencia” para ello. Ya hay algunas AMPAS que se niegan.

Por último, han recordado la importancia de la escuela rural pública, ya que “un pueblo sin colegio es un pueblo muerto”. Aseguran que la próxima asamblea de CEAPA será en una escuela rural cerrada para reivindicar su importancia y exigir un giro de 180 grados en las políticas relacionadas con ella.

Fuente : https://www.diagonalperiodico.net/saberes/27853-padres-y-madres-alumnos-pide-parlamento-europeo.html