Por qué los videojuegos no son educativos (y no deberían serlo)

videojuegos

PRETENDER QUE LOS VIDEOJUEGOS DETERMINEN LOS VALORES Y DESEOS DE NUESTRA SOCIEDAD IMPLICA DEJAR DE EXIGIR QUE EL ESTADO (Y LOS CIUDADANOS) ASUMA SUS RESPONSABILIDADES

Para quienes desean conclusiones rápidas (eyaculaciones precoces, fragmentos citables): los vidojuegos no deberían ser educativos porque no están hechos para eso; la ideología de que el tiempo es dinero tiene la doble función de, por un lado, hacer divertido el crear dinero. Ser pobre es aburrido. Por otra parte, si no hay tiempo que perder, puesto que lo importante es ganar, la ideología dejará de distinguir entre espacio de juego y espacio de aprendizaje, esperando que los pasatiempos asuman las funciones educativas del Estado, y del mismo modo, fomentando una lógica del “enseñar educando” (una mala lectura aristotélica: él se refería a cómo formar esclavos) que convierte cualquier interacción a una lógica de juegos para ser entretenida, deseable. Así cualquier pantalla es dispositivo y ocasión de juego –de “aprendizaje”.

Para quienes prefieren tratar de plantear el lugar de los videojuegos en la sociedad desde una perspectiva objetiva y abierta, quisiera decir lo siguiente.

Los recientes escándalos de violencia de género en los videojuegos, aunque fascinantes en su diagnóstico, pierden de vista que el tipo de fantasía que se ofrece en los videojuegos es interesante porque es imposible.

Aunque he jugado videojuegos toda mi vida y he trabajado en la industria sobre todo como traductor y redactor (saludos, LevelUp), no se necesita un conocimiento muy especializado para darse cuenta de que los videojuegos son profundamente moralinos. Los guionistas tienen que vérselas todo el tiempo con censores tanto o más perversos que los de Hollywood. Pero plantear temas tabú es, en nuestros días, una expectativa que no hemos dejado en manos de las instituciones educativas sino del cine, los videojuegos y otras formas de entretenimiento de masas.

El paralelismo con el cine en ocasiones ilumina el caso de los videojuegos (aunque no es infalible): ambas son industrias, grandes, gigantescas industrias de producción de fantasía. ¿O Anita Sarkeesian opinaría que todo aquel que observa la escena de violación en Irreversible es también un violador en potencia? Cuando el jugador viola y mata prostitutas en Grand Theft Auto, para tomar sólo el ejemplo más conocido, no está “llevando a cabo” la fantasía encubierta de violar mujeres, sino que se permite hacerlo precisamente porque sabe que está mal.

Y más que eso: el juego tiene la capacidad de recordarle que hacer eso está mal. Grand Theft Autoes un juego que precisamente se basa en hacer cosas que en el mundo real serían inadmisibles, legal y moralmente. Como juego es impecable, pero enfocado como un producto cultural (al modo de Sarkeesian o Leigh Alexander), su “verdad oculta” es que yuxtapone la narrativa del emprendedor y el self-made man con la del crimen organizado. Es la pornográfica y rabiosamentedivertida violenta versión del canibalismo laboral en nuestros días, donde el “héroe” sólo puede tratar de sobrevivir frente a las amenazas del desempleo. Los protagonistas de GTA no son, por principio, criminales, sino desempleados.

Los padres nunca lo tienen fácil. Pero libros como Grand Theft Parenthood promueven esa tensión en contra de la cual los adolescentes se asumen como individuos, y siguen encontrando deseables los videojuegos: todo aquello que creen sus padres. Todo escándalo concerniente a una película, un videojuego, una celebridad, son formas bastante estudiadas, y bastante efectivas, de publicidad.

Sin embargo, no debemos minimizar que es esperable cierta ética por parte de los desarrolladores de videojuegos, al igual que de cualquier otra industria, en cualquier rama del comercio y la producción. El neoliberalismo es la trama mediante la cual el ciudadano se vuelve consumidor, y al asumir las funciones del Estado (habiendo suplantado la política por la “administración” gerencial del Estado, y suplantándolo completamente en materia de educación, salud, telecomunicaciones, y crecientemente en el ramo militar), asume también la propiedad de los productos culturales.

Esto no es un llamado a las armas, sino un ejercicio de lógica. Nadie diría que Los Simpson son educativos (y durante mucho tiempo también fueron blanco de objeciones, antes de ser reconocidos como voceros extraoficiales de nuestra sociedad); se espera que sean divertidos. El miedo al aburrimiento –que, en nuestros días, se combate con la dialéctica sustraerse/someterse a algún tipo de flujo de imagen, llámese pantalla o soma psicodélico– es el verdadero enemigo. Por otro lado, no deseamos eliminar el aburrimiento por completo; solamente domesticarlo, adormecerlo. Sólo lo suficiente para que pueda seguir siendo fuente de deseo. Suprimir el aburrimiento es suprimir la posibilidad del deseo, y hacer esto no sería rentable. La industria del entretenimiento es la industria del deseo –pero no de su realización efectiva, en el mundo real, con cambios políticos y mejores condiciones sociales, sino sólo a través de su puesta en escena, de su exposición.

Además, en serio, ¿han visto cómo son los videojuegos educativos? ¿Un adolescente en su sano juicio querría jugar Whack-a-Debt, un “juego” interactivo para aprender a ahorrar? Preferiría que mi hijo no me viera endeudado hasta el cuello y que, llegado el momento, se acercara con un profesional de las finanzas para administrar su dinero. Preferiría incluso que tuviera un poco de sentido común, pero nunca le daría a jugar una cosa tan horrible. Sería como darle a jugar Tetris y esperar que aprendiera a mantener su cuarto ordenado.

¿Por qué seguimos fantaseando con ser monjes, entrepreneurs o filántropos y seguimos escandalizándonos con personajes de videojuegos que son piratas espaciales, asesinos a sueldo, padrotes de table-dance? Porque ambas son expectativas morales. Pretender que los videojuegos determinen nuestra moral no sólo es irresponsable. Es irrelevante.

Por eso los héroes de nuestros días son CEOs como Steve Jobs o Robert Branson. Son los empleados modelo. Todas las abejas obreras sueñan con ser la abeja reina, ignorando su naturaleza común. Y el esclavo aprenderá a soñar con ser un trabajador ejemplar, pero nunca más con ser rey. Y amará su jaula como si fuera una corona que se ha ganado con su propio esfuerzo.

Dudosa forma de libertad: la de desear transformarte precisamente en eso que no eres. Garantizar un mundo donde cada persona pudiera ser lo que quisiera (como en The Congress, para los amantes de las distopías químicas de ciencia ficción) es el sueño del neoliberalismo. Pero al igual que con el genio que concede los deseos,  debemos ser precisos al desear. La satisfacción del deseo anuncia solamente su propia imposibilidad, su propio “más allá” de horizonte inalcanzable. Como la ciencia ficción y el cine, los videojuegos también son un espacio de producción ideológica donde la economía política del signo se transforma en entretenimiento.

Estoy de acuerdo con aquella afirmación de Todd McGowan: Nuestra habilidad para disfrutar estas fantasías no depende de su función ideológica de permitirnos imaginarnos a nosotros mismos obteniendo el objeto imposible. Disfrutamos estas fantasías porque hacen imposible el objeto.

Los videojuegos abrevan de la sociedad, pero son incapaces de cambiarla por sí mismos. Son sus reflejos y sus productos, al igual que cualquier otra forma de arte. La pregunta no debería ser “¿Cómo hacer que los videojuegos cambien la sociedad/ eduquen a nuestros hijos, etc.?”, sino “¿Cómo podemos cambiar la sociedad para que no busquemos satisfacción en la violencia del cine gore, las telenovelas, los videojuegos, la pornografía, los noticieros, etcétera?

A los videojuegos no los benefician ni perjudican nuestras expectativas sobre ellos. Pero nuestras expectativas sobre el papel que nos damos a nosotros mismos como espectadores de la realidad nos conciernen a todos.

Twitter del autor: @javier_raya

Fuente : pijamasurf.com

 

Anuncios

La secreta razón por la cual la escuela y la política aburren tanto

APTOPIX China 30 Years Reforms

UN NUEVO DOCUMENTAL LLAMADO BOREDOM EXPLICA LA PRINCIPAL RAZÓN POR LA CUAL TANTA GENTE SE ABURRE EN CLASES Y ESCUCHANDO DISCURSOS POLÍTICOS

POR: PIJAMASURF – 08/10/2014 A LAS 12:10:56

El aburrimiento en las escuelas es imperante, pero no por las razones que la mayoría cree. De acuerdo con el nuevo documental Boredom no son los temas a estudiar lo que hace que los alumnos se aburran terriblemente, sino la cultura sedentaria de estar constantemente sentado. “Estar sentado demasiado tiempo hace que el cerebro de la gente se convierta en papilla”, apunta Albert Nerenberg, director del documental.

El psicólogo Earl Henslin explica en la película que es la naturaleza inmóvil de los estudiantes lo que eventualmente hará que la mayoría de las experiencias sean aburridas. “Cuando una persona deja de moverse, el cerebelo comienza a ir más lento”. Debido a que el cerebelo, el cual se activa principalmente con movimiento, es tan central al cerebro, cuando se desactiva, todo el cerebro va más lento. Literalmente, la inmovilidad física se traduce en inmovilidad mental –la mente y el cuerpo tienen menos división de lo que pensamos.

Hace sentido pensar que, si no podemos poner atención porque nuestro cerebelo está aletargado, eventualmente caeremos en un aburrimiento brutal. Pero no sólo son los salones de clase los que fomentan esta niebla mental; el efecto sedentario también se da en arenas políticas donde se sabe que algunas personas incluso se desmayan mientras escuchan un discurso político. Por si fuera poco estar sentados, en esa oprimente inmovilidad, hay que aguantar la retórica de los discursos que se repiten –lo que llamaba Baudrillard “el infierno de lo mismo”.

“Cuando el cerebelo se aletarga y la respiración se ahoga, es más fácil desmayarse”, anota Nerenberg. “Particularmente cuando un discurso es extremadamente monótono (como suelen ser)”.

Una escena impresionante en Boredom muestra a personas cayendo inconscientes mientras atienden a discursos del presidente Obama y el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, entre otros. Palabras que literalmente dejan inconscientes, llevan al cuerpo a escapar del tedio que lo invade.

“Lo que la gente no comprende es que una cultura monótona y sedentaria es una amenaza para la sociedad”, comenta Nerenberg. “Es aburrido y es fatal”. El comportamiento sedentario, de hecho, ha sido vinculado a condiciones crónicas que incluyen la depresión, la diabetes, enfermedades del corazón y paros cardíacos. Existe, entonces, la muerte por aburrimiento.

Numerosos científicos coinciden en que uno de los principales problemas de salud en la actualidad es pasar 8 horas al día sentados trabajando; este hábito, propio de la era de la información y los ordenadores, merma al cuerpo y la mente de diferentes maneras que apenas estamos detectando. Algunos estudios han vinculado el estar sentado por mucho tiempo con el cáncer de cólon, pecho y endometrio. La razón no es clara, pero se cree que el exceso de insulina favorece el crecimiento celular del cáncer. También debido a que moverse regularmente provoca la liberación de antioxidantes, los cuales acaban con los radicales libres que atacan a las células.

Otras enfermedades vinculadas al sedentarismo son la degeneración muscular, el cansancio crónico, problemas en la columna, pancreatitis y paros cardíacos, estas últimas debido a que los músculos queman menos grasa y la sangre fluye más lentamente cuando se pasa mucho tiempo sentado, haciendo que los ácidos grasos puedan atascar más fácilmente alguna arteria. Además, se ha relacionado el estar mucho tiempo sentado con un aumento en la presión sanguínea y con el colesterol elevado. Tus hábitos sedentarios pueden hacerte más proclive a tener algún problema cardíaco.

Fuente : http://pijamasurf.com/2014/10/la-secreta-razon-por-la-cual-la-escuela-y-la-politica-aburren-tanto/

Acceso a la bibliografía recomendadada a través de Fama+

BR4

La Biblioteca de la Universidad de Sevilla está recopilando la Bibliografía recomendada de cada una de las asignaturas cursadas en la Universidad con objeto de hacer su localización en la biblioteca lo más fácil  y rápido que sea posible.

A través de la página http://bib2.us.es/bibrec podrás acceder a la Bibliografía recomendada de cada asignatura buscando por Asignatura o por titulación. Se pueden filtrar los resultados por Grados o por Másteres. Estos mismos resultados enlazan la bibliografía con su registro en el catálogo, de manera que se puede acceder a los datos que permitirán identificarlo en la Biblioteca.

 

 

Razones ocultas de la privatización de la educación

Imagen de es.sott.net

“El dogmatismo, el dominio sectario sobre los espíritus, el afán de proselitismo doctrinal, tantas otras formas de opresión y de coacción muestran cómo esa tutela se corrompe, y en vez de disponer gradualmente al hombre para su emancipación procura disponerlo para perpetuar su servidumbre”. Esto escribió  Francisco Giner de los Ríos, de la Institución Libre de Enseñanza, que puede ayudarnos ante la obsesión por privatizarlo todo, hasta las mentes.

Otro maestro de nuestros días, Emilio Lledó, reflexionó con clarividencia y sabiduría sobre el auténtico sentido de una convivencia social basada en la justicia y en la solidaridad. La democracia, que nació como lucha hacia la igualdad por medio de la reflexión sobre las palabras y por el establecimiento de unos ideales de justicia y verdad, no puede rendirse a las privatizaciones mentales de supuestos libertadores. Pero no se insiste en el hecho de que la crisis que padecemos es una crisis que tantos competentes expertos, siguiendo el principio de la libertad y la competitividad, no han sabido evitar, ni tampoco las propias burbujas mentales que les han permitido construir sin que nadie les pida responsabilidades por sus liberadas y productivas ganancias.

Desde hace años se habla de la libertad de los padres para elegir el centro en el que educar a sus hijos, en detrimento de la enseñanza pública y de sus profesores. Esa defensa libertaria no tiene que ver con el deseo de que se practique en la educación una verdadera libertad: la libertad de entender, de pensar, de interpretar, de desfanatizar, de sentir, enfatiza Lledó. Una libertad que enseñase algo más que la obsesión por el dinero y por el descarado cultivo de la codicia. A lo mejor, esa educación responsable haría imposible que se dieran  algunos personajes de la vida pública, por vergüenza del engaño que arrastran y contaminan.

¿Pueden gozar de esa libertad todos los padres? ¿También los de los barrios más modestos de las grandes ciudades? ¿Pueden ser libres para mandar a sus hijos a esos colegios privados?, se pregunta el profesor. Centros que proliferan por nuestro país y que apenas pueden compararse con cualquier colegio o instituto público de Francia o Alemania. En ese mismo derrotero andan algunas universidades, que anuncian sus excelencias pregonando que “los alumnos encontrarán las profesiones que les permitirán colocarse rápidamente en la empresa”. ¡Magnífico ideario para fomentar la vida universitaria, la pasión por el saber, el crear, el innovar! , exclama Lledó. En el fondo, toda esa propagandalibertaria es fruto de planteamientos políticos ideologizados, de prejuicios clasistas, que con doble y torticera moral predican libertad, cuando lo que les importa, aunque quieran engañarse y engañarnos, es el dinero. Sólo por medio de una concepción de la decencia, de la justicia, de la lucha por la igualdad equitativa puede alzarse el sistema educativo de los países.

Por eso es imprescindible que la sociedad descubra las razones ocultas de las privatizaciones. Parece que la raíz de todas ellas brota también de la educación, de los ideales que, al abrirnos al mundo del saber y la cultura, hayan acertado a enseñarnos aquellos en cuyas manos está alumbrar la inteligencia y la sensibilidad. Las opiniones que se clavan en las neuronas y que determinan la forma de actuar sobre las palabras y sobre aquello a que esas palabras nos empujan, proviene de esos reflejos condicionados que, desde la infancia, han aprisionado nuestra manera de ver e interpretar el mundo.

Podemos intuir, apunta el profesor, que la degeneración intelectual de buena parte de la clase política, y de los llamados emprendedores -los que, por ejemplo, emprendieron la destrucción de nuestras costas-, procede de esos conglomerados ideológicos en los que se mezclan, con la indecencia, alguno de los males a que se ha aludido. ¿Quién privatiza a los políticos? ¿Quién nos devolverá, en el futuro, la vida pública, los bienes públicos, que nos están robando?

Porque el verdadero sustento de la sociedad, de la vida en común tan importante como la vida de la naturaleza, es la educación, la cultura, la ética. Ellas son las verdaderas generadoras de riqueza ideal, moral y material. Y no la privatización de todo y de todos manipulándonos hasta hacer desertar a muchos del inalienable derecho a pensar, a ponderar, a elegir y a atreverse a tomar decisiones. Sapere audiam, era la clave de la bóveda de todo renacimiento. Atrevernos a saber y a actuar.

José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
Twitter: @GarciafajardoJC

Fuente : http://ccs.org.es/2014/10/10/privatizacion-de-la-educacion/

La educación de las “mejores universidades” produce “borregos excelentes”

EL PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE YALE, WILLIAM DERESIEWICZ, EXPLICA POR QUÉ LAS UNIVERSIDADES CON MAYOR PRESTIGIO DEL MUNDO PRODUCEN EXITOSOS AUTÓMATAS, DE UNA INTELIGENCIA SUPERIOR PERO SUPERFICIAL, PREPARADOS PARA ENCAJAR EN LOS ROLES QUE SE HAN DISPUESTO PARA ELLOS EN LOS ALTOS ESCALAFONES DE LA SOCIEDAD PERO SIN SABER POR QUÉ ESTÁN AHÍ O QUÉ ES LO QUE EN REALIDAD QUIEREN

POR: PIJAMASURF – 02/10/2014 A LAS 11:10:58

Las universidades más prestigiosas convierten a los jóvenes en zombies o una cepa de súper-zombies exitosos, con alto IQ, que no saben lo que quieren y que hacen las cosas para estar dentro del programa, sostiene William Deresiewicz, profesor de la Universidad de Yale y autor del libro Excellent Sheep.

Universidades como las de la Ivy League son la forma que tienen los ricos de mantener el orden establecido generación tras generación y, si bien los hijos de millonarios y políticos se benefician de escalar en la sociedad de manera automática, su vida como individuos se ve perjudicada. En The New Republic,Deresiewicz escribe:

Estos envidiables jóvenes aparentan ser los ganadores de la carrera en la que hemos convertido la niñez. Pero la realidad es diferente… Nuestro sistema de educación élite manufactura jóvenes que son inteligentes, talentosos y tienen motivación, sí, pero también ansiosos, tímidos, extraviados, con poca curiosidad intelectual y sentido de propósito: atrapados en una burbuja de privilegio, marchando dócilmente en la misma dirección, excelentes en lo que hacen pero sin tener idea de por qué lo están haciendo.

La metáfora que usa es la de “borregos”, extraordinarios autómatas infatuados por el ego y el dinero:

Autoexaltación, estar al servicio nada más que de ti mismo, una buena vida pensada sólo en términos del éxito convencional (riqueza y estatus) y ningún compromiso real con el aprendizaje, el pensamiento, y con convertir el mundo en un mejor lugar.

Víctimas de una enorme presión de ser parte de la burbuja de éxito que han asumido como su prerrogativa existencial, no salen nunca de la trayectoria establecida (a menos de que revienten): “al no tener margen para el error, evitan la posibilidad de cometerlo”. Deresiewicz sigue con los símiles entre el ganado, revirtiendo la imagen de la élite: “Es casi como un experimento cruel con animales. Cada vez que ven que la luz roja se enciende, tienen que pulsar el botón”.

En su propia experiencia como profesor, descubrió “un pacto de no agresión” entre profesores y estudiantes, los cuales son “clientes” que reciben buenas calificaciones a cambio de un mínimo esfuerzo para que puedan seguir su ascenso curricular (todo se trata de llenar un currículum que debe ajustarse a la apariencia de la grandeza: buenas calificaciones, organizaciones caritativas, deportes, etc.).

Wall Street recluta a estas ovejas de alto pedigree: “Wall Street se dio cuenta de que las facultades están produciendo una gran cantidad de licenciados muy listos y completamente centrados en el trabajo, que tienen una gran resistencia mental, una buena ética de trabajo y ni idea de lo que quieren”.

Deresiewicz concluye que “las universidades de la élite no sólo tienen poca influencia en revertir el movimiento a una sociedad menos inicua; sus políticas activamente la promueven”. Este es el paradigma de la alta educación, que programa personas eficientes para que ocupen roles preestablecidos, pero no genera personas que cuestionen la sociedad y la realidad. Como sugiriera el director John Singleton en la película Higher Learning, actualmente es más importante “desaprender” que aprender; desprogramarnos y deshabituarnos para individuarnos.

Fuente : http://pijamasurf.com/2014/10/la-educacion-de-las-mejores-universidades-produce-borregos-excelentes/

El curso escolar con el menor presupuesto de la última década

gracias

Adornándose con citas de Fernando Savater, Emmanuel Kant y Graham Greene, el ministro de Educación Wert inauguró el curso escolar en una escuela rural de Pereiro de Aguiar (Ourense) en presencia de los reyes de España. “La educación que damos a sus hijos es la mayor inversión en su porvenir”, dijo Wert, y a cientos de kilómetros de allí, la Plataforma Estatal por la Escuela Pública denunciaba, el mismo día 16 de septiembre, que la inversión en educación en el curso 2014-2015 supondrá el 4,43% del PIB, la cifra más baja desde 2004.

“El maestro de hoy en día debe asumir más un papel de guía, de tutor, que dote a sus alumnos de recursos que les permitan la resolución de problemas, fomenten su curiosidad y el diálogo y les ayuden a descubrir su propio potencial”, exponía Wert; y en la sede de Confederación Estatal de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) de la Puerta del Sol de Madrid se ponía el acento en que los datos del Ministerio de Hacienda reflejan que el curso comienza con 32.800 profesores menos que en el año 2012 para 57.600 alumnos más. Las ratios, denuncian los sindicatos, han aumentado en todos los ciclos… excepto en la escuela privada-concertada y privada, donde se generan, en palabras de Félix García Morillón, de CGT, currículos “sólo al alcance de las élites”.

Las organizaciones de docentes denuncian además que con el comienzo del curso vienen algunos de los problemas que se detectaban con el proyecto LOMCE. Se rompe la organización de los ciclos escolares, aumenta la carga de doctrina en las aulas, con más peso de la asignatura de religión, y se certifica la desaparición de asignaturas como música o artes plásticas. Además, se impone el centralismo, y se “maltrata a las comunidades con lenguas diferenciadas” como Catalunya, Baleares, Galicia o la Comunidad Valenciana. El eslabón más débil, en el que se sostienen los jóvenes de 15 años al borde del abandono escolar, se ve perjudicado por la implantación de la FP básica, una de las novedades de la Lomce, cuya aplicación está siendo caótica en varias comunidades.

Movilización dispar.Los medios presentes el 16 de septiembre buscaban el titular de una huelga general educativa convocada por padres, madres, sindicatos y alumnos, que no se produjo. Un par de días después, CC OO expresaba su apoyo a la huelga, que ya había sido anunciada por el Sindicato de Estudiantes para los días 21, 22 y 23 de octubre. Al cierre de esta edición, la Confederación de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza (STE-I) o CGT aún no han anunciado si se suman a los paros; UGT y la CEAPA han dicho que no convocarán la huelga, a pesar de la coincidencia total en el diagnóstico. A cambio, a comienzos de octubre se plantea una semana de encierros en los centros escolares, que comenzará el día 6 con un “abrazo” simbólico a las instituciones educativas.

Las críticas a la ley y las denuncias del “caos” en las aulas y en los currículos provocado por su implantación no han logrado, sin embargo, articular un movimiento que coordine a nivel estatal el aluvión de respuestas a la Lomce. Las camisetas verdes por la educación hasta el momento han salido en Baleares, donde hay convocada una huelga indefinida contra los recortes y el decreto de Tratamiento Integrado de Lenguas. El 15 de septiembre, la mitad de docentes de Mallorca y Formentera secundaban una huelga con un 55% de seguimiento. La lucha contra el recorte de clases en el colegio Arcipreste de Hita de Fuenlabrada (Madrid) y la huelga convocada por el sector docente y el alumnado el 18 de septiembre en la Comunitat Valenciana para defender unas “condiciones dignas” en los centros educativos –seguida por un 80% según el Sindicato de Estudiantes y un 18% conforme a la Consejería de Educación– han sido otros hitos en este comienzo de curso.

Las cifras

  • 75 millones de euros menos en becas. El presupuesto de becas se ha reducido en 75 millones, según el Ministerio de Educación. Además del recorte presupuestario, los sindicatos denuncian la “asfixia” sobre los becados, que en universidad ha conllevado el abandono de decenas de miles de estudiantes.
  • 10% de reposición de maestros. De cada cien docentes jubilados, sólo se están cubriendo las plazas de diez, según denuncia la Plataforma Estatal por la Escuela Pública. Se suma una rebaja del poder adquisitivo en los sueldos de maestros en torno al 30% del que tenían al inicio de la crisis.
  • 7.000 euros por dos años de posgrado. El Sindicato de Estudiantes calcula que el acceso a la educación superior de postgrado cuesta hoy cerca de 20.000 euros. Esta organización critica que las reformas sobre la educación universitaria han convertido la titulación de grado en “papel mojado”.
  • -60% de reducción de ayudas a libros. En 2011 más de un millón de familias se vieron beneficiadas por las ayudas para la compra de libros de texto, esta cifra bajó a 390.000 en 2013. En 2014, el presupuesto ministerial para libros y material escolar pasa de 30 a 18,5 millones

Fuente : http://www.rebelion.org/noticia.php?id=190084&titular=el-curso-escolar-con-el-menor-presupuesto-de-la-%FAltima-d%E9cada-