“Un profesor del siglo XXI no puede dar clases como uno del siglo XIX”

 

Profesor-Lucero_EDIIMA20160122_0122_5

 

 

José Antonio Lucero, profesor de Ciencias Sociales en 2º de ESO, innova en la educación con el método de la clase invertida, en el que los alumnos reciben la clase por Youtube y hacen la tarea en clase

“Los resultados son muy buenos y lo único que he hecho es entender las necesidades del curso y solucionarlas con herramientas cercanas a los alumnos”, explica

Francisco J. Jiménez

No va de John Keating ni quiere ser considerado un profesor rebelde. José Antonio Lucero (27 años) es, simplemente, un profesor que intenta sacar lo mejor de sus alumnos y alumnas usando las herramientas que más les llegan. Su secreto, el método de la clase invertida, que rompe con el sistema tradicional de dar clase. Pero detrás de esa innovación hay una vocación formativa y literaria en una misma persona. En el Colegio de las Salesianas de Rota (Cádiz) ya están notando el cambio. Y es para mejor.

¿Se le puede catalogar como un profesor que se sale de lo habitual?                                                         –

 Intento salirme porque es la obligación de un profesor joven de hoy en día. Creo que un profesor del siglo XXI no puede dar clases como uno del siglo XIX.

Se ha dado a conocer por el uso de la clase invertida. ¿En qué consiste?                                                                

Es un método que he llevado a cabo en la asignatura de Ciencias Sociales en 2º de ESO. Este verano, cuando estaba planificando las clases, descubrí un libro que se llama Dale la vuelta a tu clase (Jonathan Bergmann y Aaron Sams)y hablaba de la clase invertida. En una clase tradicional la explicación se da en el aula y en la clase invertida el niño la da en la casa a través de Youtube o de Podcasts. Lo que hacemos en la clase es la tarea, por lo que se invierte lo habitual. En la clase hacemos rutinas de pensamientos interesantes, ejercicios o teatro. De este modo, el tiempo que le dedicas al niño sabes que está aprendiendo. En una clase convencional, cuando estás dando un tema, no sabes si el niño está atendiendo o en las musarañas. Esto invierte el papel del profesor, ya que en una clase normal es difusor de conocimientos y ahora eres un guía y el niño es el protagonista del aprendizaje. Es un método que parece sencillo, pero es una pequeña revolución en sí y me está repercutiendo muy positivamente con los niños.

¿Está bien vista la innovación en la enseñanza, sobre todo si parte de un modo individual?

Yo pedí permiso al director de mi colegio, que me dio autonomía para que innovara. Desde las administraciones nos están exprimiendo mucho para que hagamos esto. Ahora mismo hay un problema con los chavales de secundaria, y es que son alumnos del siglo XXI y a muchos profesores les cuesta entenderlo. Hay una brecha generacional muy grande entre los docentes y los chavales. No se trata de innovar por innovar porque sería un error, sino entender las necesidades de tu curso y ver cómo puedes solucionarlo con herramientas como Youtube, en mi caso.

¿Qué conclusiones saca después de haberse lanzado con el experimento?

Yo me lancé a la aventura y me fue bien, pero me podría haber salido mal. Las conclusiones de este trimestre han sido muy positivas con respecto a años anteriores. He notado que los alumnos han aprendido más y mejor, han asimilado mejor los conocimientos, se han divertido mucho más. Están más motivados. Mis vídeos empiezan siempre con un gag y eso siempre lo esperan con ganas y les lleva a abrir el vídeo y tomar apuntes. Eso tiene beneficios grandes porque cuando el niño no entiende algo lo rebobina y lo escucha de nuevo, algo que no es fácil en la clase. También pasa que los niños repasan junto a sus padres viendo el vídeo y eso me encanta porque los está implicando también y ven lo que sus hijos están haciendo.

Viendo el resultado, ¿se plantea usarlo en otras asignaturas?

Los que inventaron ese sistema, dos profesores estadounidenses, son de física y de matemáticas, por lo que se puede extrapolar sin ningún problema. De todas formas, creo que la revolución hay que hacerla poco a poco y ya el año que viene lo veremos en otra asignatura. Ahora voy sobre seguro.

Un profesor joven que habla el idioma de sus alumnos… ¿Le respetan como si fuera un docente convencional?

A veces tengo problemos con algunos alumnos porque me ven joven. Yo me divierto con ellos y a veces me ven como uno más y eso puede llevar al colegueo y hay que poner unos límites porque soy su profesor. No me gusta el profesor autoritario, pero la autoridad la tienes que tener. Hay que hacerlo, pero no con gritos, sino sabiendo ganarte el cariño de tus alumnos.

¿Y cómo es la relación de los padres con un profesor que se sale de lo habitual?

Soy tutor de 1º de ESO y con los padres me llevo genial, me ven como un hijo mayor. No puedo tener ninguna queja.

¿Qué repercusión está teniendo la experiencia en el círculo educativo?

Mucha más de la que me habría imaginado. Me llegan comentarios de gente que vuelve a estudiar gracias a mis vídeos y chavales que, por inicia propia, de otros colegios y de otros países buscan un vídeo mío. Un niño de Argentina me dijo que estaba esperando un vídeo mío para estudiar y eso no es más que el poder de las redes sociales y de internet de poder llegar a una cantidad de personas que no puedes esperar.

¿Qué opina sobre la necesidad de mandar tareas a casa? Es un debate que no cesa…

No soy partidario de mandar tarea en exceso, sino de racionalizarla. Hace más una buena tarea que haga pensar que algo mecánico. Ahora hay mucha polémica con esto y no soy partidario de quitarla porque tienes que preparar a los niños para un Bachillerato y si allí hay una exigencia y un método de siempre, no puedes romper con eso. Hay teorías que dicen que se puede evaluar sin exámenes, pero si después tienen que hacer una Selectividad no le puedes quitar eso completamente. Con la tarea pasa lo mismo porque debes hacer que el niño refuerce los conocimientos de algún modo y en casa tienen que hacer algo.

El uso de Internet por parte de los niños es un tema espinoso. ¿Cómo maneja esa relación tan complicada?

Me llegan padres muy preocupados con las redes sociales y una cosa está muy clara: nosotros no podemos luchar contra los tiempos, es imposible. Tenemos que dotar a los niños de herramientas para que le den un buen uso. Con la clase invertida han visto que en Youtube no sólo se ven vídeos de palabrotas o de bromas que ellos ven. Ahora ven que ahí también puede haber contenidos académicos con los que pueden aprender. En casi todos mis vídeos pongo enlaces para que los niños acudan a otros y aprendan que el conocimiento está ahí. El conocimiento está ya muy expandido, no sólo en papel. No podemos controlar lo que un niño escribe en un whatsapp en su casa, pero sí intentar que le den un buen uso en las redes sociales. Yo utilizo Instagram por ellos, porque la usan mucho. No me da miedo tener relaciones con los alumnos a través de las redes porque están ahí.

¿Y cómo aceptan los profesores más veteranos que llegue uno joven y proponga planes inhabituales?

En los colegios se mira bien la innovación porque es una necesidad. Hay que estar acordes con los alumnos que tenemos. No puede haber una brecha para que los niños tengan una motivación. Lo ideal es que el claustro esté unido y vaya en la misma dirección. Tiene que haber experiencia y juventud.

Tendrá que tener cuidado con no excederse en las redes sociales ahora que es un espejo para sus alumnos…

Por supuesto. Antes tenía una cuenta de Twitter de mi época de estudiante y ahora tengo otra y está claro que hay que moderarse. Tengo un Facebook privado y no lo comparto con alumnos. Hay que separar la vida privada de la pública porque un profesor es un personaje público que tiene detrás a un alumnado y unas familias.

¿Es cierto que los niños de ahora no son tan inquietos intelectualmente como los de otras épocas por las nuevas tecnologías?

No. Creo que no son inquietos del modo en que lo fueron otros niños en otros tiempos. Ellos ya no son inquietos por leer un libro. Les interesa la cultura, pero adaptada al medio donde ellos se mueven. Me hablan de vídeos que ven en Youtube y en Internet. El papel del profesor es conseguir que los niños aprendan a distinguir un buen contenido de uno malo. Hoy tienen más herramientas y muchos de ellos se interesan.

¿Son conscientes de cómo está el panorama laboral? ¿Hay algún modo de prepararlos para afrontar la realidad?

Los de 1º y 2ª de ESO son todavía pequeños para eso, pero doy clase a cuarto de ESO y ellos ya están preocupados con la crisis laboral porque lo ven en casa. Hay que transmitirles que no todo es pesimismo, que deben esforzarse mucho. Si nosotros tuvimos que hacerlo, ellos más. Les digo que tienen que ser creativos porque, seguramente, trabajarán en trabajos que hoy no existen.

¿Es partidario de fomentar más la Formación Profesional viendo lo que pide el mercado laboral?

Sí. Hace poco vi el dato que es uno de los países con mayor índice de titulados en relación a su población y a sus jóvenes. En otros países fomentan más la Formación Profesional, pero aquí ha habido una titulitis tremenda. Ahora hay gente muy preparada, pero la educación no está enfocada al mercado laboral y nos encontramos con un país que no puede asumir a tantos titulados. Yo intentaré que los alumnos que no tengan muy clara una vocación, que se decanten por la Formación Profesional. Es complicado convencer a los padres porque parece que si el niño no estudia una carrera es como si no hiciera nada.

Su caso no es el más normal hoy en día. Acabar la carrera y encontrar pronto trabajo…

Cierto. Considero que he tenido mucha suerte. He enlazado bien el final de mis estudios con el trabajo. También digo que hay que intentar estar en el mundo y ser creativo.

Por eso también se atreve con la literatura y tiene una novela publicada y otra en camino…

La escritura es mi gran pasión. La educación me la he encontrado casi de casualidad, nunca pensé en ser profesor y ahora me ha encandilado. Pero la escritura es mi pasión oculta y hoy en día hago escribir a mis alumnos y me siento reflejado en algunos porque también tienen esa pasión. Mariela, 1972, un asesinato en Rota la publiqué en 2012 a través de la autopublicación. El libro fue atractivo en Rota porque habla del pueblo en los años 70, la Base Naval… Es una novela policiaca que deriva en ciencia ficción y tuvo muy buena acogida. Ahora estoy moviendo una nueva novela y la quiero relanzar de otro modo. Está terminada y pendiente de su publicación. Las editoriales sólo quieren autores consagrados. Hace unos años se habrían peleado por el último diamante en bruto, pero ahora no quieren riesgos porque es un sector que está en el aire.

¿De qué se trata la próxima novela?

Es una novela histórica. Parto de un hecho real para contar una historia de ficción. En el año 1944 ocurrió el accidente de tren más grave de la historia de España en León. El franquismo intentó ocultarlo y va sobre el accidente, con una historia de amor de fondo.

Fuente : eldiario.es

http://www.eldiario.es/andalucia/cadiz/Lucero_0_475602681.html

by-sa_petit

Maestra detecta un importante problema al utilizar iPads para educar a los niños

ESTA ES LA RAZÓN POR LA QUE DEBERÍAS DE PENSAR DOS VECES ANTES DE UTILIZAR UN IPAD PARA EDUCAR O ENTRETENER A UN NIÑO.
POR: PIJAMASURF

3592732.bin_

Desde hace ya varios años, gobiernos y organizaciones internacionales han lanzado campañas educativas apuntaladas en la distribución de tecnología. Desde la famosa “one laptop per child” de MIT y la ONU hasta más recientes campañas en todo el mundo que entregan iPads en las escuelas a pequeños niños. La idea motriz, casi siempre aceptada sin cuestionarse, es que estas herramientas son muy poderosas para llevar al mundo a niños marginados y darles grandes oportunidades. Poco se discuten algunos efectos secundarios.

La maestra de escuela de Virginia, Launa Hall, ha escrito un artículo en el Washington Post relatando lo que ocurrió cuando fue obligada a darles a iPads a sus estudiantes, luego de que su escuela recibiera un financiamiento que significó un iPad o computadora por niño, bajo el entendido de que estos aparatos aumentarían la experiencia de aprendizaje de los niños.

Hall cuenta que los iPads tuvieron algunas cosas positivas. Sus estudiantes los utilizaron para grabar mini-comerciales, se grabaron explicando problemas de matemáticas, hicieron videos y canciones y ella grabó una mini-tarea para que ellos la vieran en casa. Pero esto fue contrarrestado por algo quizás más importante que este pequeño boom de creatividad mediática.

Según la maestra de tercer grado de primaria, pocos días después de que empezaran a usar cada uno su iPad notó una preocupante tendencia: los niños dejaban de hablar entre ellos. Por una parte esto podría parecer bueno, discutían menos y se peleaban menos (y útil para quien no tiene tiempo de escuchar y lidiar con los problemas), pero habían dejado también de compartir e involucrarse entre ellos. Un día la maestra sacó un juego de LEGO, que antes había sido celebrado, y ningún de los niños quiso jugar. Todos los que han mostrado un iPad a un niño saben que su touchscreen y los juegos que suelen traer son el juguete perfecto (o el caramelo perfecto si los niños son muy pequeños), hecho a la medida para cautivar su atención.  Hall explica:

Los niños necesitan aprender habilidades de comunicación –cómo llevarse con los demás y mantener su propia posición. Necesitan hablar y escuchar en la escuela, con sus compañeros y con adultos con los que puedan modelar habilidades conversacionales. Los iPads sutilmente mermaron esta importante tarea. Mis pequeños ruidosos y entusiastas habían dejado de hablar y adoptado la posición del cuello encorvado, conectados, pulsando y tecleando.

Según informa el sitio Quartz, esto parece ser un problema ya entre pre-adolescentes que están teniendo problemas para conversar, según el investigador Sherry Turkle, autor de Reclaiming Conversation: The Power of Talk in a Digital Age.

Por otro lado un reciente estudio realizado por el Organization for Economic Cooperation and Development notó que los países que han invertido mucho en tecnología de la información para la educación no han visto mejorías en el desempeño en lectura, ciencia ni matemáticas.

Algunos analistas sugieren que el problema de llenar a los niños de apps en las que realizan ciertas tareas, ejercicios o experiencias virtualmente es que esto está sustituyendo que las hagan en el mundo real. Construyen una casa o resuelven un problema de matemáticas en la pantalla pero nunca lo han hecho en el mundo real : entonces las sustituciones no pueden apreciarse como metáforas ya que no tienen el referente. Esto hace que en vez de que los ensayos virtuales enriquezcan la experiencia real –como puede ocurrir en personas que tienen ya la experiencia de lo real– en algunos casos las aneguen y las vaya haciendo cada vez más difíciles.

Hall menciona que las iPads ciertamente tienen importantes aplicaciones, el problema es que son demasiado poderosas y llegan a “abrumar el ambiente”. Es necesario evidentemente educarnos a nosotros mismos sobre los efectos que tiene la tecnología antes de buscar educar a los niños con ella.

Sabiendo esto, uno entiende por qué Steve Jobs no permitía que sus hijos pequeños usarán un iPad.

Fuente : http://pijamasurf.com/2016/01/maestra-detecta-un-importante-problema-al-utilizar-ipads-para-educar-a-los-ninos/

Las TIC en la enseñanza

tic

 

El sistema educativo no puede ni debe permanecer al margen de la nueva realidad sociológica y tecnológica. El aprendizaje del individuo ha dejado de ser un proceso limitado en el tiempo para ser una demanda social y personal que se produce a lo largo de la vida de la persona y que constituye una de las claves de la educación de los ciudadanos del siglo XXI.  La ausencia de cualificación entre los y las jóvenes es en la actualidad una condena al paro que ya se está cumpliendo; el éxito en la sociedad del conocimiento requiere de todos y cada uno la capacidad, por una parte, de llevar a cabo aprendizajes de naturaleza diversa y cambiante a lo largo de nuestras vidas y, por otra de adaptarse rápida y eficazmente a situaciones sociales, culturales, profesionales, laborales y económicas en continuo cambio.

El aprendizaje informal y autónomo, la construcción social y colaborativa del conocimiento, el desarrollo de competencias de auto-aprendizaje van a constituir, constituyen ya,  en gran parte gracias a las TIC, uno de los pilares de formación de la persona.

En la actualidad se perfila un nuevo panorama educativo que, de manera esquemática, lo podemos caracterizar por :

– Una mayor relevancia de los procesos y estrategias de aprendizaje sobre el de los contenidos.

– El reconocimiento de un nuevo concepto de alfabetización, que se amplía a nuevos campos, como el de la comunicación mediada, multimedia en red, televisión a través de la red, TDT, redes sociales, etc.

– La necesidad de una actualización permanente de los conocimientos, habilidades, competencias y criterios.

Este panorama produce unos cambios profundos en los procesos de integración de las TIC al mundo de la educación, unos cambios que implican una ineludible modernización de las aula, para pasar del aula clásica de tiza y pizarra al aula digital, y una modernización del sistema educativo en su conjunto.

Estos cambios del sistema se pueden concretar en los siguientes aspectos :

– La exigencia de modificar el papel y la práctica del profesor. El profesor debe dejar de ser un orador o instructor que domina los conocimientos, para convertirse en un asesor, orientador, facilitador del proceso de enseñanza-aprendizaje y mediador de entre los alumnos y la realidad utilizando las tecnologías que la sociedad pone a su alcance.

– El alumno, para enfrentarse a esta sociedad, ya no tiene que ser fundamentalmente un acumulador o reproductor de conocimientos, sino que, sobre todo, debe llegar a ser un usuario inteligente y crítico de la información, para lo que precisa aprender a buscar, obtener, procesar y comunicar información y convertirla en conocimiento.

– La organización escolar también ha de experimentar cambios profundos, incorporando la opción de generar entornos virtuales de aprendizaje basados en la tecnologías de la información y la comunicación, superando las barreras espaciotemporales y facilitando, además de los métodos de aprendizaje individual, el aprendizaje colaborativo, es decir, incorporando al proceso de enseñanza-aprendizaje las herramientas de los que se ha dado en llamar web 2.0.

Por otra parte, la competencia digital implica algo más que ser un simple usuario de las TIC : implica ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes y soportes : esta competencia supone también el dominio de los lenguajes específicos  básicos (textual, icónico, visual, sonoro) y de sus pautas de decodifiación y transferencia.

La adquisición de esta competencia incluye el respeto de las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en distintos soportes, así como la capacidad para valorar su impacto en el mundo personal y social.

El dominio auténtico de las TIC se adquiere al aplicarlas como herramienta de búsqueda de información, de análisis, de procesamiento, de diseño, de organización, de comunicación, de simulación de procesos…en definitiva, como herramienta de trabajo en la construcción de conocimiento a lo largo de todas las etapas educativas y en todas las áreas del currículo.

Extracto de : Pérez Sanz, Antonio. “Escuela 2.0. Educación para el mundo digital”. En : Revista de Estudios de Juventud, 92, marzo 2011, pp. 63-86

 

Dropbox : nuevas herramientas para los docentes

Dropbox es un servicio que permite a sus usuarios acceder a sus propias fotos, documentos y vídeos desde cualquier lugar. Esto significa que cualquier archivo que sea guardado en nuestra cuenta de Dropbox se guardará automáticamente en todos los equipos, teléfonos y hasta en el sitio web de Dropbox que gestionemos (la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio, portátiles, etc.) y, además, tendríamos la opción de poder compartir con otras personas dichos archivos, siempre pudiendo seleccionar qué compartir con quién. En resumen, el servicio Dropbox permite a los usuarios almacenar y sincronizar archivos en línea y entre computadoras, y compartir archivos y carpetas con otros usuarios.

Dropbox puede tener múltiples aplicaciones en el aula. Por ejemplo, puede utilizarse para enseñar a los alumnos el concepto y procedimiento de subir y compartir archivos en la nube (vía Internet).

Al estar enlazados los archivos del docente y de los alumnos permite compartir materiales de consulta, poner a disposición de los alumnos archivos que sirvan de base para sus trabajos, o disponer de un buen sistema que permita que cada alumno posea una cuenta personal para entregar al profesor sus trabajos personales y compartirlos.

Puede crearse un espacio común de intercambio para realizar trabajos colaborativos o de comunicación con las familias. De esta manera nos movemos como si se tratase de una red interna.

Veamos algunos ejemplos concretos de los usos de Dropbox en la enseñanza. Podemos :

*Compartir una determinada carpeta para trabajar colaborativamente

*Compartir una determinada carpeta con los alumnos aunque no dispongan de Dropbox

*Guardar documentos de referencia

*Compartir ficheros de gran tamaño mediante la carpeta Public

*Crear una página web

*Contar con una copia de seguridad de cada trabajo

*Enviar archivos por email a una carpeta

*Sincronizar ficheros entre casa y centro

*Colaborar entre centros

*Compartir documentos mediante el teléfono móvil

También existen diversos servicios y aplicaciones que se han creado específicamente para poder sacarle el máximo provecho a las funcionalidades básicas de Dropbox.

Extracto de : Cañellas Mayor, Alicia.”Dropbox : alojamiento en la nube al servicio del docente”. En : C&P : Comunicación y Pedagogía. 2012/nº 257-258, pp. 37-41

La utilización de contenidos digitales educativos en la enseñanza de la música

Se ha elaborado un estudio que investiga la influencia de los Contenidos Educativos Digitales en una evolución positiva del proceso de aprendizaje de la música. El estudio, concretamente, se propone conocer las aptitudes del alumnado ante el uso de contenidos digitales educativos y valorar si su uso contribuye a una mejora del adiestramiento conceptual.

Las conclusiones del estudio mencionado ratificaban la hipótesis de trabajo acerca de la influencia positiva de los Contenidos Educativos Digitales en la enseñanza de la música :

– El grado de usabilidad que tienen los alumnos con los ordenadores es muy alto.

– El conocimiento de las TIC por parte de los alumnos/as y los profesores/as es determinante en la actitud positiva en el uso de ODEs (Contenidos Digitales Educativos) como recurso didáctico.

– El aprendizaje de contenidos conceptuales es mayor al usar ODEs que con otros métodos didácticos.

– Los alumnos/as aceptan de buen grado el uso de ODE para el aprendizaje de la música.

– Aunque la utilización del ordenador ayuda a que el alumno/a siga un ritmo más acorde a sus características personales, no por ello deja de necesitar la asistencia del profesor por lo que sigue siendo un referente imprescindible en este tipo de alumnado.

– El uso del ordenador no incita a un mayor interés a la investigación por parte de los alumnos/as.

– Los alumnos/as consideran importantes los recursos que utiliza el profesor, y valoran positivamente el uso de Contenidos Educativos Digitales en el aula de música.

– En general, los centros educativos no tienen suficientes recursos informáticos y espacios de trabajo adecuados para que se garantice una integración de las TIC y el uso de ODEs en el proceso de enseñanza/aprendizaje  de la música.

Extracto de : Gértrudix Barrio, Felipe. “Diseño, aplicación y análisis de un modelo para la enseñanza de la Música en la ESO con la utilización de contenidos digitales educativos (ODE)”. En : Revista de Musicología, XXXIII, 1-2 (2010), pp. 625-639

Las TIC en la educación

Las nuevas tecnologías de la información han levantado numerosas expectativas, que, al no verse cumplidas, han derivado en una cierta decepción. Procede, en estos momentos, una reflexión para poner cada cosa en su sitio y evaluar de manera realista lo que la tecnología de la información puede aportar a la educación. Entre los teóricos del tema abundan las opiniones contrarias. Lowendahl pretende abordar el tema con una actitud más realista. Westera considera ese realismo el verdadero obstáculo para un uso óptimo de las tecnologías. Para Resnick, no habrá una verdadera integración de las tecnologías en la educación, mientras no se asuma el ordenador como un elemento tan elemental y útil como el pincel para la pintura ; es decir, cuando se pueda considerar al ordenador como un elemento, por seguir con el mismo ejemplo, de expresión creativa.

Para Jean Underwood la solución pasa por tener presente todo el sistema educativo. Este sistema deberá integrar el método de enseñanza y la evaluación con las actividades de los objetivos, de tal manera que todos los elementos del sistema funcionen conjuntamente para favorecer el aprendizaje. Para poder llevar a cabo esta integración la misma Underwood propone :

a) Minimizar el uso de la tecnología. Esta estrategia se relaciona con los problemas de igualdad y con las diferencias en el acceso a las TIC fuera del aula.

b) Hacer uso de la  tecnología para complementar la práctica. Aquí hay que tener en cuenta las pizarras digitales, una de las innovaciones mejor integradas en el aula.

c) Unificar y evolucionar.  Los educadores deben saber adaptarse y responder a las posibilidades de la tecnología mediante la innovación. Los centros necesitan convertirse en instituciones educativas abiertas que “cambian radicalmente su perspectiva acerca del conocimiento, la evaluación y la relación entre estudiante, maestro e información” (Hernández y Goodison). El mejor ejemplo es la página web, que pueden crear maestros y/o alumnos, según sus necesidades y sus intereses.

Cualquier intento de integrar las tecnologías supone un cambio en el sistema educativo.  Todavía es incierto si el sistema educativo logrará transformarse. Por de pronto, las TIC ya han transformado la mente del alumno. Queda por saber si sucederá lo mismo con los profesores.

Extracto de : Jean Underwood. “¿La tecnología es capaz de transformar el leviatán educativo?”. En : Cuadernos de Pedagogía, nº 418, pp. 16-20

Códigos QR en la Biblioteca de Ciencias de la Educación

La Biblioteca de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla ofrece una forma rápida de acceso a algunos de sus servicios en línea y recursos electrónicos a través de dispositivos móviles, como los smartphones o tablets, mediante la utilización de los códigos QR.  Los QR (Quick Response) son códigos de barras en 2 dimensiones que permiten incluir enlaces web, texto y otros datos en su imagen. La aplicación de lectura de estos códigos, una vez instalada en un móvil, ofrece directamente el acceso a la información sin necesidad de utilizar el teclado.

La Biblioteca ofrece los siguientes códigos QR:

1. Acceso al sistema de reservas de espacios de trabajo en grupo para facilitar su utilización desde el móvil.

2. Consulta del directorio por materias de la Biblioteca con los planos y la distribución de las estanterías en la sala para ayudar al usuario a orientarse en la sala de libre acceso con su móvil.

3. Se han añadido en las estanterías de la sala de libre acceso 46 Códigos QR con enlace a recursos electrónicos disponibles en el catálogo Fama+ relacionados con las principales materias de la Biblioteca. Existen códigos QR en cada una de las estanterías con libros de diferentes materias con el fin de ayudar a descubrir más información de interés y ofrecer una valor añadido a la colección impresa. Por ejemplo, uno de los códigos QR incluye un enlace a recursos sobre la Didáctica de las Ciencias experimentales.

¿Cómo podemos utilizar estos códigos QR?. Es muy fácil, sólo tenemos que seguir estos tres pasos:

1. Instalar y abrir la aplicación que puede leer este tipo de códigos:

2. Escanear el código con la cámara del dispositivo móvil.

3. Acceder directamente al servicio o al recurso.