• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    Atención y memoria.… en La tercera edad, la capacidad…
    paideiablog en Maestros creativos
    Ana Belcy en Maestros creativos
    jlsamper en LA EDUCACIÓN LIBRE: UNA ALTERN…
    Pedro Osornio Gutiér… en Pedagogía de la complejid…
  • Nube de etiquetas

    abandono escolar Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto Bibliotecas escolares BUS Noticias CALIDAD Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España estrés docente Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Infancia innovación educativa Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo niños e internet Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación Rendimiento académico risa y aprendizaje Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

Estrategias para promover el desarrollo del lenguaje oral en la clase de ciencias


En las clases, tan diversas en los últimos tiempos en cuanto a alumnos, es importante que los profesores recuerden que cada lección de ciencias ofrece una oportunidad para el desarrollo del lenguaje tanto para los que hablan español como para los alumnos de otras procedencias.

Existen diversas estrategias que dan al alumnado la oportunidad de desarrollar sus capacidades de expresión oral.  Todas estas estrategias apoyan el desarrollo conceptual al tiempo que ofrecen oportunidades para practicar un lenguaje oral académico relevante. Los objetivos serán : autoexpresión, habilidades de interacción, un uso apropiado de las estructuras lingüísticas y desarrollo del vocabulario.  Las estrategias que vamos a proponer podrían utilizarse en cualquier grupo de aprendizaje elemental de la lengua. Estas estrategias disponen a los estudiantes en dúos o tríos, de esa manera es fácil para los profesores controlar la comprensión, evaluar el progreso y adaptar apropiadamente su nivel de lenguaje.  Veamos ejemplos de estas estrategias :

– Informar a un compañero sobre la lección recién impartida:  Cada estudiante informa con su propio lenguaje al compañero a derecha e izquierda. Los demás estudiantes escuchan esta información  de su compañero. – Esto permite  a los estudiantes hablar a diferentes compañeros en la clase y da a cada estudiante la oportunidad de compartir y escuchar varias respuestas y estructuras lingüísticas.  Hablar de uno en uno con una variedad de compañeros otorga una capacidad de lenguaje fluido y libre de riesgos.

– Entrevista en tres direcciones : Los estudiantes forman pares. Un primer estudiante entrevista a un segundo sobre un tema. Luego ambos invierten los roles. El primer estudiante comparte con la clase la información del segundo ; luego el segundo estudiante comparte la información del primer estudiante. – Las entrevistas apoyan el desarrollo del lenguaje en cuanto a formación de preguntas. Los estudiantes participan hablando y con una escucha activa. Esto asegura que todos los estudiantes participen.

– Cabezas numeradas : Se forman grupos y los estudiantes se numeran dentro de cada uno. El profesor da una directriz. Los estudiantes piensan individualmente sobre el tema. Luego los grupos discuten el tema de manera que cualquier miembro del grupo pueda informar en nombre del mismo. A continuación el profesor nombra un número y el estudiante con ese número de cada grupo informa en nombre del grupo. – La discusión en grupo de distintas materias provee  a cada estudiante de comprensión del lenguaje y de los conceptos. El recitar en orden aleatorio ofrece una oportunidad de evaluar el progreso tanto del individuo como del grupo.

– Mesa redonda : El profesor sienta a los estudiantes en pequeños grupos en torno a mesas. Luego hace una pregunta con muchas posibles respuestas. Cada estudiante sentado en torno a la mesa responde a la pregunta de manera diferente. – Apoyar la elaboración que supone la respuesta crea un aprecio de la diversidad de opiniones y de pensamiento.  Provocar repuestas múltiples mejora la fluidez lingüística.

– Pensar, Emparejarse,Compartir : Los estudiantes piensan sobre una materia que sugiera el profesor. Luego la discuten por parejas. El profesor elige estratégicamente a ciertos estudiantes para que compartan de manera indivual la información de su discusión con la clase. – La oportunidad de reflexionar durante el tiempo de pensar individualmente permite a los estudiantes formular los pensamientos antes de hablar. El tiempo dedicado a pensar permite a los estudiantes pensar sobre los conceptos y el lenguaje antes de exponerlo. La discusión con un compañero reduce la ansiedad de la intervención y mejora la comprensión.

Fuente : Shea, Lauren M. y Shanahan, Therese B. “Talk Strategies : How to promote oral language development through science”. En : Science & Children, nov. 2011, vol. 49, n. 3, pp. 62-66

Formas de enseñar el lenguaje oral a los más pequeños

   Existen diferentes métodos para apoyar al niño de Educación Infantil en su desarrollo del lenguaje oral. Pero ¿qué niveles y registros lingüísticos tenemos que desarrollar? :

– Los rituales y fórmulas de cortesía. Pueden desarrollarse en las situaciones normales de la vida cotidiana, pero también podemos hacerlo mediante la dramatización o representación. Podemos elaborar un juego que mimetice escenas como : compra-venta, visitas, conversaciones en familia, o en distintas situacione sociales.

– La lengua espontánea (diálogos, coloquios). Aquí no es tan importante la corrección lingüística, ya que se habla coloquialmente ; en cambio cobra gran importancia la entonación, la expresión de la cara, los gestos de la cara, etc.  Es la forma en que nos expresamos más habitualmente. Es bueno fomentar este lenguaje por medio de juegos. Entre ellos citamos los rincones de clase, mediante los cuales se representan situaciones del mundo adulto.  El rincón de los disfraces permite adoptar diferentes identidades, y, por tanto, diferentes lenguajes. La tienda o representación de la dinámica de la compra-venta, ayudados por materiales que representen la situación. Otros rincones : la casa, la cocina, la peluquería, el castillo, la enfermería…

Las manualidades, en forma de talleres de pintura, carpintería, mecánica, informática permiten construir conceptos y mejorar el lenguaje espontáneo

– La lengua semiespontánea. Aquí nos movemos ya en el terreno de un lenguaje más culto. Se procura el aprendizaje de nuevo vobabulario, conceptos y estructuras.

Actividades :Lectura de láminas con imágenes representativas, que nos permitan sacar provecho de su interpretación.  Hay que hacer de ella una correcta lectura mecánica, comprensiva e interpretativa.  En primer lugar, tenemos la presentación del grabado. Deberá estar relacionado con las actividades de clase y se presentará, habiendo dejado antess un tiempo para que los niños hagan preguntas. Después de hará la lectura global por medio de preguntas que induzcan a reconocer el tema principal de la lámina.  Esta actividad nos permite evaluar el nivel de competencia y actuación lingüística de los alumnos. Tras esto, pasaremos al análisis descriptivo. En él se verbalizarán nombres y adjetivos. Se tendrán en cuenta los lugares, personas, animales y objetos. Tras la lectura global, pasaremos al análisis narrativo : aquí pasamos de nombres y adjetivos al uso de los verbos y sus complentos, que nos permitirán “contar” la lámina. Nos interesa aquí quién, qué, dónde, cuándo, cómo, por qué, para qué : inventar una historia. A continuación se traspone el grabado a la experiencia personal. Se relaciona lo narrado en la lámina con las propias experiencias personales de los niños.

Otra actividad para el desarrollo de la lengua semiespontánea será la lectura de tiras dibujadas con un mínimo de dos viñetas. En este caso hay que establecer una relación de las imágenes entre sí

Narración de cuentos. Se preferirán los cuentos de hadas, siguiendo a Bettelheim. El cuento ha de complacer a los niños y habrá que crear la atmósfera adecuada según el relato. El narrador debe mirar a los niños y gesticular. El tono de la voz será moderado. Conviene establecer comparaciones positivas entre los personajes y los oyentes. Los cuentos empezarán y finalizarán según las fórmulas rituales. Antes de contarlo debe aprenderse de memoria para no dudar del texto durante el relato. Se deben recitar las fórmulas rimadas o las canciones siempre igual. También puede utilizarse un títere para llevar a cabo la narración o bien utilizar un teatrito de marionetas para el mismo fin. Otro apoyo para la narración del cuento pueden ser las diapositivas o los vídeos.

No hay que olvidar que la lengua es un vehículo para la transmisión de los saberes curriculares : se está aprendiendo la lengua mientras se aprenden otras materias significativas.

La lengua de aprendizaje o con fines específicos.  Implica educar para la comprensión, interiorización y expresión de las ideas.

Juegos de memoria y movimiento.  Entre ellos destacan : los juegos fonéticos, que permiten mejorar la pronunciación. Los trabalenguas y los pequeños poemas  resaltan un grupo de fonemas. Los juegos morfosintácticos permiten perfeccionar los aspectos morfológicos y sintácticos de la lengua. Para ello se usan poemas, retahílas, canciones, historias… En los juegos semánticos destaca fundamentalmente el significado. Destacan las adivinanzas, los refranes y los chistes.

Terminamos recordando que es ésta(0-6 años) la edad más importante para conseguir el rendimiento en los aprendizajes.

Fuente : Romea Castro, Celia. “Recursos y medios para la enseñanza de la lengua oral en la E. I.”. En : Lenguaje y textos, 9. pp. 31-44

La comunicación oral en el niño y el papel de la escuela

    Entre las necesidades y capacidades fundamentales del ser humano está la de comunicarse oralmente. Esta necesidad es inherente tanto a adultos como a niños. Por eso es importante incluir la enseñanza del lenguaje en los curricula escolares, desde las primeras etapas, como es el Preescolar, ya que con ello estamos estimulando su capacidad comunicativa. Los planes de estudio en España prevén seis grandes bloques de comunicación en la Educación Infantil (o preescolar)  y entre ellos destaca “el desarrollo de la capacidad comunicativa en diferentes códigos, así como el desarrollo de formas personales y creativas de expresión”. También se prevé la capacidad de representación  mediante el juego, el lenguaje, la música, la expresión plástica, la corporal y la matemática. De todos estos medios de representación y comunicación, el más importante es el lenguaje, que es el que permite más eficientemente la comunicación : es el medio que menos ambigüedades produce a la hora de transmitir ideas o sentimientos, evitando malentendidos : el lenguaje permite sistemas de codificación compleja, que permiten crear modelos sobre la realidad (realidad cultural) y establecer el entendimiento entre individuos que comparten una misma Weltanschauung, una misma visión del mundo.

Puesto que la lengua es el fenómeno comunicacional más complejo y exclusivamente humano, el desarrollo del lenguaje ha de tener un tratamiento especial en la escuela. El lenguaje oral es no sólo instrumento de comunicación, sino también, claro está, de socialización, (especialmente en los 6 primeros años de vida) al posibilitar una comunicación fluida y casi inequívoca. Ya veíamos en el artículo anterior cómo el bebé se inicia en el lenguaje ya en los primeros contactos con la madre y su entorno. El Diseño Curricular Base explica como objetivos generales del lenguaje oral “que en este ciclo – E. Infantil – se pretende que el niño pueda utilizarlo como instrumento de comunicación en diversas situaciones y contextos, con interlocutores variados, y para expresar diferentes intenciones”. Asimismo se debe favorecer el lenguaje oral, que habrá de  ser trabajado en todos sus componentes. Habrá que estimular al niño a narrar y a “participar en conversaciones colectivas o diálogos”. También deberán familiarizarse con la tradición oral, su primera incursión en la cultura verbal.

Podemos concluir que :

La escuela, para favorecer la comunicación oral en el niño, debe ofrecerle seguridad y confianza, ya que está demostrado que el entorno social y afectivo puede estimular o abortar, según los casos, el desarrollo apropiado y rico del lenguaje.

Para desarrollar el lenguaje el niño ha de satisfacer su necesidad innata de comunicación oral, también con los adultos. Es necesario que los educadores presten atención a lo que el niño dice y estimular su participación oral en las clases

Se debe comenzar a desarrollar en el niño la comunicación contextual, que supone que el sujeto ha de saber describir situaciones de manera completa, de manera que el interlocutor pueda entenderla.

Se debe ofrecer a los niños la posibilidad de jugar con el lenguaje, ya que la edad de la primera etapa escolar es una edad fundamentalmente lúdica

Por fin, “hay que contextualizar las actividades en situaciones, tanto reales como imaginarias, que actuarán como marcos para la observación y la discusión como acompañamiento de la experiencia”.

Fuente : Zaragoza Canales, Francisca. “Las necesidades de comunicación oral en la escuela infantil” En : Lenguaje y Textos, nº 9.pp.23

Competencia en comunicación lingüística y audiovisual

Adquirir y desarrollar una competencia consiste en saber hacer o ejercitar la capacidad para operar y realizar algo de forma idónea. En este caso, la competencia en comunicación lingüística y audiovisual consiste en poder usar las lenguas y los lenguajes de forma coherente, correcta y adecuada según contextos e intenciones.

Además de otras condiciones, la alfabetización y el desarrollo progresivo de la competencia e comunicación lingüística y audiovisual, tanto en la lengua verbal nativa y en otras, así como en los restantes lenguajes (gestuales, icónicos, formales, estéticos…) es el medio principal con que contamos todos para posibilitar nuestra participación plena en las diversas situaciones y circunstancias que nos exige y proporciona el despliegue responsable de todas nuestras dimensiones y capacidades, así como para ofrecerlas para contribuir al bien común.

El desarrollo de esta competencia implica, entre otras capacidades, la de saber poner en relación los contenidos, los usos linguísticos y los enunciados que los expresan con las características del marco y las circunstacias en que se producen, como el tiempo y el lugar (físico y, sobre todo, cultural, social, profesional e institucional), los participantes y sus intenciones, funciones y objetivos, así como su receptividad ; es decir, saber producir, comprender y analizar discursos en situaciones sociales determinadas y con las debidas coherencia, adecuación y corrección.

En la perspectiva didáctica y en contextos educativos, ello requiere trabajar la comprensión y producción de los distintos tipos de enunciados en uso en diferentes circunstancias, ámbitos (íntimos, familiares, académicos, profesionales o sociales), sus contenidos, sus moldes y registros, etc. ; así como conocer paradigmas y criterios para evaluar y, en su caso, mejorar dichos usos respecto a lo exigible e, igualmente, conocer y aplicar estrategias y los recursos que todo ello necesita.

Por la importancia del trabajo educativo y didáctico en las aulas, así como por las consecuencias que, para el éxito académico, se derivan de la mejora de los contextos educativos de aula y de centro, especialmente cuando,  como en este caso, se trata de aprendizaje y enseñanza que busca desarrollar la compentencia en comunicación lingüística y audiovisual, es interesante tener en cuenta que los contextos no son entidades ontológicas inamovibles, sino que se construyen de acuerdo con las concepciones y decisiones de los participantes en las situaciones específicas. En efecto, es especialmente pertinente no dar por supuesto, sino establecer y proclamar explícitamente las condiciones del ejercicio del principio de cooperación, supeditando al logro de la comunicación, por ejemplo, la disposición proxémica del mobiliario y los participantes, los turnos de intervención, los papeles o las funciones, las responsabilidades y los derechos del alumnado, la detección de sus potencialidades y de sus necesidades, acoger sus sugerencias y decisiones sobre el diseño y la aplicación de los proyectos y las tareas de aprendizaje : qué tratar, qué hacer, cómo hacerlo, con qué recursos, en qué tiempo, etc.

En esta concepción, son claves el talante y la formación cultural y profesional del docente como líder, amalgamador y gestor de la construcción común y apropiación del conocimiento y de los usos de lenguas y lenguajes con coherencia, idoneidad y corrección por parte del alumnado que ello precisa.

Se hace evidente, por tanto, la gran trascendencia y las repercusiones que adquiere para el alumnado desarrollar la competencia en comunicación lingüística y audiovisual para, con ello, poder tomar la palabra, la escritura, los lenguajes estéticos, formales y tecnológicos, en el aprendizaje y uso de éstos para la representación de lo real, para la formulación y resolución de problemas, para regular la conducta propia y ajena, para el intercambio y la comunicación, así como para su proyección personal, académica, profesional y ciudadana.

Extracto de : González Landa, Mª Carmen. Competencia en comunicación lingüística y audiovisual. En :  Aula de Innovación Educativa, nº 188, enero 2010

Los alumnos andaluces han reducido su competencia en comunicación lingüística

niños Cada año la Consejería de Educación realiza unas Pruebas de Evaluación de Diagnóstico a los alumnos andaluces. Estas prueban evalúan el nivel de competencia, no de conocimientos. Se realizan a comienzo de quinto de Primaria y tercero de ESO

Este año, dichas pruebas  vuelven a mostrar las carencias educativas del alumnado andaluz, cuyo  fracaso escolar se sitúa en el 34%. Los datos reflejan una preocupante bajada en todos los campos y niveles, exceptuando las matemáticas de Primaria, que han mejorado un tanto y queda patente una evidente bajada en la comunicación lingüística, incluyendo comprensión escrita y lectora y expresión oral y escrita.

El 27% de los alumnos está en los niveles de 1 o 2, mientras que el 23% se encuentra en el 3, lo que significa que una mitad suspende.

La única mejora en el nivel de competencia de los alumnos andaluces ha sido en matemáticas de Primaria, que ha ido mejorando progresivamente.

Las niñas tienen un mayor nivel en lengua y los niños en matemáticas.