• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    Atención y memoria.… en La tercera edad, la capacidad…
    paideiablog en Maestros creativos
    Ana Belcy en Maestros creativos
    jlsamper en LA EDUCACIÓN LIBRE: UNA ALTERN…
    Pedro Osornio Gutiér… en Pedagogía de la complejid…
  • Nube de etiquetas

    abandono escolar Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto Bibliotecas escolares BUS Noticias CALIDAD Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España estrés docente Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Infancia innovación educativa Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo niños e internet Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación Rendimiento académico risa y aprendizaje Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

Sociología para maestros

durkheim

 

La sociología tiene un significado práctico e implicaciones concretas para nuestras vidas y, como ciudadanos, nos puede ayudar a comprender las instituciones y situaciones sociales, a considerar las diferencias culturales, a evaluar los efectos de las políticas sociales en nuestras prácticas y a aumentar el autoconocimiento acerca de nuestra identidad y las relaciones con nuestro entorno.  Podemos decir lo mismo acerca de la Sociología de la Educación, por lo que a la formación del profesorado se refiere, a la que debe su nacimiento, como manera de hacer comprender a los profesores las instituciones educativas y su lugar en la sociedad. Más específicamente, le aclara al profesorado las relaciones entre las ciencias de la educación y le permite un acercamiento crítico a las prácticas pedagógicas.

La Sociología de la Educación es imprescindible en la formación inicial del profesorado, al objeto de dotarle de los instrumentos teóricos y de análisis que le permitan comprender y actuar sobre el contexto social donde se están formando y donde  van a desarrollar su trabajo. Por todo ello, la enseñanza de la Sociología de la Educación en la profesión docente se debe orientar a poner de manifiesto ese conocimiento de sentido común que conforma la mayor parte de los estereotipos que lastran el acercamiento crítico a la materia, al estudio de los condicionantes mutuos entre educación y sociedad,  destruyendo los lugares comunes.  Es importante conocer la situación de otros sistemas educativos en el espacio y el tiempo, relativizando el propio y el actual.

Otro aporte indudable de la presencia de la Sociología de la Educación en el diseño curricular de la formación del profesorado es aclararle el papel de cada ciencia en el campo educativo.  Durkheim señalaba la dependencia que la pedagogía tiene respecto de la sociología, en el terreno de la educación, al decir que la educación es un ente eminentemente social, tanto por sus orígenes como por sus funciones y, por ende, la pedagogía depende de la sociología más estrechamente que cualquier otra ciencia. Puede decirse que la Pedagogía aporta a la formación del profesorado los principios y métodos específicos que regulan los procesos de transmisión y aprendizaje.

La sociología parte del carácter social de los procesos de aprendizaje, sustrayéndolos del terreno meramente individual y estableciendo las dimensiones sociales del conocimiento y sus métodos de transmisión, pueda ayudar a cuestionar críticamente los conceptos aportados por otras disciplinas, puede analizar las estructuras sociales y de poder y el modo como éste se legitima en los procesos de transmisión y puede examinar las diferencias que existen entre la retórica de planes y programas y la realidad cotidiana de las prácticas en las aulas. Puede formar sociológicamente a los futuros profesores para que adquieran aquellos instrumentos teóricos y analíticos que necesitan para comprender y actuar sobre el contexto social donde se han formado y van a desarrollar su trabajo en el futuro.

Finalmente, en el plano institucional, la sociología puede aportar materiales muy útiles para la política educativa. Esto es posible por el mayor grado de implicación de la administración en la financiación de la investigación en el campo.

Extracto de : Guerrero Serón, Antonio. “La doble contribución de la Sociología a la formación del profesorado”. En : Revista Internacional de Sociología (RIS), vol. LXV, nº 48, sept.-dic. 2007, pp. 203-220

   

Cómo aumentar la efectividad de los docentes

profesor-300x253

 

Las investigaciones más recientes indican que el éxito del estudiante está directamente relacionado con la efectividad del profesor. Lógicamente, el aumento del éxito del alumno tiene lugar porque ha habido un aumento de la  efectividad del profesor.

Para lograr este objetivo, algunos centros docentes en los EEUU (como los del  distrito escolar de Weld County)  apoyan mediante mentores y “entrenadores”  o asistentes a los profesores, ayudándoles a incrementar su efectividad. Con cada interacción con el asistente, profesores y asistentes perfeccionan sus habilidades e incrementan su apreciación del poder y de la necesidad del aprendizaje profesional de alta calidad, que supone una mejoría para los estudiantes. Los profesores que incrementan el éxito de sus estudiantes  reciben un estímulo pecuniario, pero , y esto es más importante, sienten la satisfacción de aumentar el éxito del estudiante con nueva energía, riesgos que compensan, estrategias para las habilidades del pensamiento y una eficacia incrementada.

¿Cuáles son los pasos a seguir para crear un equipo de asistentes profesionales para los docentes?

1. Expandir el conocimiento de base del aprendizaje profesional

2. Formar el equipo de asistentes a partir de indicadores y descripciones.

3. Usar el nombre del equipo para promover el aprendizaje profesional de los asistentes

4. Utilizar el equipo de asistentes para planificar, implementar y evaluar el aprendizaje profesional.

5.  Recomendar medidas sostenibles para un aprendizaje profesional y un equipo de calidad superior.

Roberta Chacon-Caciari, cabeza de la unión de profesores de Weld County (Colorado), inicialmente veía la iniciativa con cierto escepticismo pero dijo “Ha habido algunas cosas fenomenales que ha aportado esta iniciativa…La más grande, positiva y maravillosa que ha tenido lugar del programa en su conjunto ha sido la cantidad de formación. Ha habido mentores y asistentes a los que se ha pagado por supervisar el desarrollo profesional, pero también para ir codo con codo para ayudar a los que tienen que luchar con dificultades.  Ayudan a los profesores a conseguir los recursos que necesitan para tener éxito y a implementar mejores prácticas”.

Cross, Jean. “Lasting legacy for achievement : Colorado coaches boost teacher effectiveness with a rubric for professional learning”. En: JSD : the learning forward journal, v.33 (2012), 5, pp.36-45

 

Formación de profesores y Bolonia

Para comprender las reformas de los planes de estudio llevadas a cabo por los países de la UE, con el objetivo de cumplir con las exigencias del Espacio Europeo de Educación Superior, proceso conocido como la realización de los acuerdos de Bolonia, es necesario deslindar las medidas adoptadas y distinguir la autoría que corresponde a los diferentes niveles de decisión que han intervenido en el proceso de concretar las políticas hasta plasmarlas en los planes de estudio.

En el caso de la formación inicial del profesorado, a Bolonia únicamente le corresponde la responsabilidad de llamar título de grado al que se obtenía tras cursar el primer ciclo de la educación superior, lo que conocíamos como diplomatura. El ciclo de licenciatura ha pasado a denominarse master. Bolonia no ha dicho qué duración exactamente debían tener los estudios que conducen a esos dos niveles de titulaciones.

La formación para obtener el título de profesor o profesora de Infantil y de Primaria ha quedado ampliada de tres a cuatro cursos porque es un título de grado y el Gobierno de España decidió en su día que ese nivel de las titulaciones, en general, fuese de esa duración. La responsabilidad de que haya aumentado en un año la formación de profesores de estos dos niveles del sistema educativo ha sido de España y no de Bolonia. Así como también  ha sido responsabilidad del Gobierno español tomar la decisión de que el profesorado de Secundaria tuviese una formación de nivel de master, de un año de duración, que deberá cursarse una vez que se disponga de alguna de las titulaciones de grado.

No es Bolonia quien ha tomado la decisión de que el título de Maestro de Educación Infantil y el de Educación Primaria se hayan independizado (algo discutible por la señal que se emite al plantear esa frontera). La unidad de ambas titulaciones se recupera después parcialmente en la propuesta de elementos formativos comunes. Tampoco Bolonia dice que el nivel de créditos (o de cursos, hablando en un lenguaje más conocido) necesarios para obtener cualquiera de esos dos títulos tenga que ser inferior a los que habrá que cursar para el título (master) de Secundaria, manteniendo una desigual formación para ejercer en los distintos niveles educativos. Las recomendaciones de Bolonia, en este sentido, van en la dirección de que todo el profesorado no universitario tenga una formación equivalente a master.

Extracto de : Lo que se ha hecho en nombre de Bolonia en la formación del profesorado / Josè Gimeno Sacristán.  Cuadernos de Pedagogía, nº 398, febrero 2010, 82-86