Literatura y viajes: 11 novelas cortas para leer en el avión

ESTAS 11 NOVELAS SON SUFICIENTEMENTE CORTAS Y SUFICIENTEMENTE ENTRETENIDAS COMO PARA QUE LAS LEAS EN UN VUELO DE ENTRE 5 Y 6 HORAS Y LA PASES GENIAL

POR: PIJAMASURF – 07/08/2014 A LAS 23:08:32

Este verano, si estás planeando tomar un vuelo, no te esperes a ver qué hay en las librerías del aeropuerto. Agarra cualquiera de los que enlistamos abajo, que tienen la medida perfecta para que puedas empezarlo y terminarlo en un aproximado de cinco horas, y son lecturas entretenidas y brillantes.

1. La metamorfosis, Franz Kafka

KafkaSilentMovie

Un hombre despierta una mañana y descubre que se ha transformado en un insecto gigante. No querrás perderte lo que esta situación genera en los personajes del libro.

 

2. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad

59-CORAZON-TINIEBLAS

Marlow es un viejo marinero que relata la historia de su viaje al Congo (“el corazón de las tinieblas”) y encuentra las tinieblas también dentro de sí. Sin duda, una de las mejores novellas de todos los tiempos.

 

3. Autobiografía de Rojo, Anne Carson

The-Autobiography-of-Red-The-Dragon-Book-Cover

Anne Carson es un orfebre de las palabras. De leer sus libros surge una voluptuosidad literaria como en pocos casos. Esta novela está escrita en verso y es una actualización del mito clásico de Heracles y Gerión desde la perspectiva del monstruo.

 

4. Inglaterra, Inglaterra, Julian Barnes

21427884

Pocas novelas tan inteligentes y divertidas como esta de Barnes, que describe una imitación de Inglaterra en un parque de diversiones.

 

5. Memorias del subsuelo, Dostoievski

Portada-de-Memorias-del-subsuelo-de-Fiódor-Dosto

Si no tienes tiempo de agarrar un gigante libro ruso, esta novela es una gran alternativa. Es considerada por muchos como la primera novela existencialista, situada en San Petersburgo.

 

6. Cándido, Voltaire

candido

Este es otro gran clásico que no lleva mucho tiempo leer. La sátira de Voltaire es divertida y toca temas relevantes acerca del imperfecto mundo en que vivimos.

 

7. Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle

Estudio+en+escarlata

Esta es la primera novela de la serie de Sherlock Holmes, donde Doyle nos presenta al personaje resolviendo un caso estimulante.

 

8. Las ciudades invisibles, Italo Calvino

ciudadesinvisibles1

El libro describe una serie de ciudades que el personaje icónico de Marco Polo va relatando a Kublai Khan, emperador de los tártaros. Cada ciudad es un alucinante viaje a una capital fantástica e improbable.

 

9. Estas ruinas que ves, Jorge Ibargüengoitia

9789682710032

La inteligente satanización de la provincia mexicana al puro estilo Ibargüengoitia. Difícil dejar de leer.

 

10. El extranjero, Albert Camus

Camus23

El personaje de la obra es un ser indiferente a la realidad, por resultarle absurda e inabordable. El progreso tecnológico lo ha privado de la participación en las decisiones colectivas y lo ha convertido en “extranjero” dentro de lo que debería ser su propio entorno.

 

11. La vida de Sebastian Knight, Vladimir Nabokov

a+verdadeira+vida+de+sebastian+knight

Con el particular humor literario de Nabokov, el libro trata de la biografía ficticia de un escritor, relatada por su hermanastro.

¿Tendremos que cerrar las bibliotecas y comprarle a todo el mundo una suscripción ilimitada a Amazon Kindle?

kindle

Eso se pregunta el columnista de la revista Forbes ,Tim Worstal,l ante la noticia de que Amazon ha lanzado el discutible servicio “lea todo lo que pueda” y lo ha llamado Kindle Unlimited. Cuesta, desgraciadamente para los EEUU solamente en este momento, $9.99 al mes y da acceso ilimitado a unos 600.000 títulos. Michael Humphrey (otro periodista) opina sobre el tema en David Byrne’s worries. El Huffington Post argumentaba de manera bastante despectiva que Amazon pretende que pagues $120 por un ticket de biblioteca. Lo cual es verdad. ¿ A dónde nos lleva esa afirmaciónen cuestions de  política pública?

Cerremos las bibliotecas de préstamo y paguemos  a cada ciudadano una suscripción al Amazon Kindle Unlimited. Worstall nos da las cifras de su país, el Reino Unido : Gastan 1 libra al año (actualmente $1.7 billones) en financiar el sistema bibliotecario. Hay unos 60 millones de ciudadanos asumiendo que se puede, con esa suma, pagar quizás 20 libras por cada suscripción. Eso es mucho menos de lo que Amazon actualmente pide pero apostaría, continúa Worstall, una buena suma de dinero a que se podría arreglar un buen descuento para tales usuarios.

Hay varias cosas que llevan a este pensamiento :

La primera es que el coste real de Amazon en ofrecer tal servicio es uno fijo  y luego un pequeño pago marginal a cada autor por cada préstamo de su libro. Y en el Reino Unido, por ejemplo, las bibliotecas ya operan de esa manera.  Los autores reciben un pago por cada vez que se presta uno de sus libros. Esto no es diferente en principio de lo que está haciendo Amazon.

También estamos seguros de que Amazon aceptaría un precio muy bajo por un trato que abarcara a la población. Porque es bien sabido que sólo una pequeña fracción de la población lee realmente libros. La estadística (Reino Unido) que el articulista recuerda es que sólo un 8% de la gente compra más de un libro al año, mientras que los que compran más de uno tienden a comprar bastantes más de uno. Los hábitos de compra y lectura no son exactamente los mismos pero tienden a superponerse. Así que sea lo que sea que Amazon pague a los autores, deberían saber que fuera cual fuera el precio que le hicieran a un gobierno, por muchos suscriptores, tendría un coste nulo para la compañía.

Y hay dos puntos más. Siendo el primero que el método de pagar suscripciones es exactamente como empezaron las bibliotecas de préstamo. Por una determinada tarifa se tenía acceso ilimitado al stock de esa empresa.  Fueron los atributos específicos de los libros como objetos físicos en oferta limitada en cualquier lugar lo que llevó a los consejos (es decir, el Estado) a asumir la provisión de bibliotecas. Ahora que la tecnología ha cambiado, esa razón  para que sea el Estado el proveedor ya no se da. Así que ¿ quizás la costumbre de tener esas bibliotecas físicas con libros físicos ya no tiene por qué existir?

Y finalmente, la cantidad de libros disponibles es muchísimo mayor que la que ninguna biblioteca física (exceptuando las depositarias del depósito legal) tiene disponible para los lectores. 600.000 titulos es 550.000 más grande que muchos sistemas bibliotecarios.

Más títulos, acceso libre y posiblemente un ahorro de fondos públicos.¿Por qué no simplemente prescindir de las bibliotecas físicas y pagar una suscripción al Amazon Kindle Unlimited para todo el país?

Fuente : Worstall, Tim. “Close the libraries and Buy Everyone an Amazon Kindle Unlimited Suscription”. En : http://www.forbes.com