A vueltas con la LOMCE

lomce2

A continuación transcribimos parte del editorial publicado por la revista Alambique en su nº 75, de julio-sept. de 2013. Su autor, Antonio de Pro, miembro del Consejo de Dirección de la revista Alambique :

[…] El Gobierno ha aprobado el Proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (la LOMCE). […] Quiero manifestar mi rechazo más profundo a semejante iniciativa [y] comentar algunas de las razones de mi desacuerdo.

  •   En las distintas versiones que hemos ido conociendo, se ha modificado la exposición de motivos pero se han “deslizado” afirmaciones preocupantes : “La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y el nivel de prosperidad de un país” ; “Mejorar el nivel educativo de los ciudadanos supone abrirles las puertas a puestos de trabajos de alta cualificación, lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global” ; “La educación es la clave[…] para la formación de personas […] capaces de asumir como propio el valor del equilibrio entre el esfuerzo y la recompensa”…Parece que la finalidad de atender las necesidades formativas de la ciudadanía ha dejado de ser la razón de ser de la educación…
  • En todas las versiones se insiste en que las propuestas se basan en evidencias. Sin embargo, los sistemas con mejores resultados en PISA  no plantean itinerarios tan tempranos. Tampoco se tiene en cuenta a la OCDE, que justamente advierte que la segregación temprana favorece el fracaso escolar y recomienda una educación comprensiva hasta los 16 años… Parece que los problemas de la comprensión lectora no sólo afecta a nuestros estudiantes…
  • El legislador se apropia de términos como calidad, igualdad de oportunidades, esfuerzo…como si sólo se pudieran llevar a la práctica de una manera : la suya. Parece que, si no se apoya su planteamiento, los discrepantes estuviéramos en contra de mejorar lo que tenemos…
  • No entendemos la necesidad de diferenciar las materias pero, menos aún, algunas de las agrupaciones: ¿qué tienen de específico y en común la educación física, la religión, la educación artística y la segunda lengua extranjera? En relación con las ciencias, se vuelve a las disciplinas “de siempre”, se suprime la obligatoriedad desde los trece años y se evitan la interdisciplinaridad y transversalidad de los problemas que nos afectan en la vida cotidiana. Parece que son materias que molestan en la educación obligatoria de los ciudadanos…
  • Hay omisiones llamativas : no hay alusiones relevantes a la etapa de Educación Infantil, los temas del profesorado se posponen a otro documento…Sin embargo, contrastan con la preocupación por la presencia de la religión y de la lengua castellana en determinadas Comunidades Autónomas o por la no obligatoriedad de la coeducación en los centros concertados. Parece que el legislador sabe lo que realmente le interesa.
  • En una de las versiones se decía que:”…los debates ideológicos han dificultado el avance en los últimos años”. Con ello se justificaba implícitamente la desaparición de la materia Educación para la ciudadanía y posiblemente la de Ciencias para el mundo contemporáneo. Parece que la inclusión de la religión, con el peso académico que todos conocemos, es menos ideológica…
  • A pesar de que, en otra de las versiones se dice que “esta ley orgánica es el resultado de un diálogo abierto y sincero con toda la comunidad educativa”, no sólo no se ha realizado un debate serio, profesional y democrático sobre el proyecto, sino que se nos ha impuesto uno que nos ha retrotraído a tiempos pasados sin ningún tipo de aclaración ni discusión pedagógica. Una nueva reforma que nace con fecha de caducidad. Parece que no se dan cuenta de que la comunidad educativa está harta de no ir a ninguna parte… (continúa)

Para leer completo :http://alambique.grao.com/revistas/alambique/075-fisica-contemporanea/lomce–y-fisica-contemporanea

Anuncios

La risa en el aula

risa

 

     Cuando un niño o niña corre, salta, baila, manipula sus juguetes, lucha o se lanza por el tobogán, está aprendiendo a relacionarse con su propio cuerpo y con el universo que le rodea. Y la risa, esa reacción somática que acompaña el juego, es como una recompensa emocional que estimula al niño a buscar el juego.  En nuestra especie, a diferencia de otras,  el proceso de aprendizaje es más largo y complejo : en ese proceso, la risa y el juego son fundamentales. El humor y el aprendizaje están unidos por naturaleza. El juego es el sistema que heredamos para aprender y la risa que provoca implica que las emociones positivas nos estimulan a ampliar y construir recursos. El humor y el juego, lejos de ser perniciosos para el aprendizaje, deberían formar parte integral de cualquier metodología educativa : su inclusión probablemente proporcionaría importantes ventajas.

   La principal ventaja de introducir el humor en el aula tiene que ver con el aspecto placentero de la risa. Está bastante demostrado que el humor, al menos cuando consigue estimular la hilaridad espontánea de una persona, proporciona un bienestar emocional a corto plazo. El uso adecuado del humor en el aula, para crear un clima positivo y divertido en el que la equivocación no implica rechazo, en el que las tensiones interpersonales se resuelven con ingenio, y en el que predominan las emociones positivas, sin duda contribuirá a fomentar la salud mental de todos los participantes en el proceso docente. El humor puede también servir para motivar el esfuerzo educativo tanto para profesores como para alumnos. Una clase en la que prolifera la risa y las emociones positivas es un lugar en el que apetece estar, aprender y prestar atención, o, en el caso del profesor, de trabajar y enseñar.

   La cercanía que produce el humor positivo contribuye a otro de los efectos conocidos del humor : su capacidad para potenciar la eficacia comunicativa.  El docente que cuenta un chiste o emplea un recurso divertido a menudo consigue atraer poderosamente la atención de sus estudiantes. Incluso se produce un efecto mnemónico : los elementos divertidos resultan más memorables.

  Pera terminar, decir que  el humor, como la labor docente en general, es un arte que requiere criterio, trabajo y muchas horas de experiencia. No es ninguna panacea y ni siquiera podemos afirmar que se trate de algo prioritario. Pero sí se trata de un elemento que el proceso evolutivo ha incorporado, mediante el juego, al proceso natural de aprendizaje y sus beneficios están bien constatados. Un toque de humor empleado juiciosamente puede reducir tensiones y barreras, motivar el aprendizaje y estimular los procesos cognitivos tan fundamentales en el proceso educativo.

Extracto de : Jáuregui Narváez, Eduardo y Fernandez Solís, Jesús Damián. “Risa y aprendizaje : el papel del humor en la labor docente”. En : Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 66, (23,3) pp. 203-215

 

 

Sociología para maestros

durkheim

 

La sociología tiene un significado práctico e implicaciones concretas para nuestras vidas y, como ciudadanos, nos puede ayudar a comprender las instituciones y situaciones sociales, a considerar las diferencias culturales, a evaluar los efectos de las políticas sociales en nuestras prácticas y a aumentar el autoconocimiento acerca de nuestra identidad y las relaciones con nuestro entorno.  Podemos decir lo mismo acerca de la Sociología de la Educación, por lo que a la formación del profesorado se refiere, a la que debe su nacimiento, como manera de hacer comprender a los profesores las instituciones educativas y su lugar en la sociedad. Más específicamente, le aclara al profesorado las relaciones entre las ciencias de la educación y le permite un acercamiento crítico a las prácticas pedagógicas.

La Sociología de la Educación es imprescindible en la formación inicial del profesorado, al objeto de dotarle de los instrumentos teóricos y de análisis que le permitan comprender y actuar sobre el contexto social donde se están formando y donde  van a desarrollar su trabajo. Por todo ello, la enseñanza de la Sociología de la Educación en la profesión docente se debe orientar a poner de manifiesto ese conocimiento de sentido común que conforma la mayor parte de los estereotipos que lastran el acercamiento crítico a la materia, al estudio de los condicionantes mutuos entre educación y sociedad,  destruyendo los lugares comunes.  Es importante conocer la situación de otros sistemas educativos en el espacio y el tiempo, relativizando el propio y el actual.

Otro aporte indudable de la presencia de la Sociología de la Educación en el diseño curricular de la formación del profesorado es aclararle el papel de cada ciencia en el campo educativo.  Durkheim señalaba la dependencia que la pedagogía tiene respecto de la sociología, en el terreno de la educación, al decir que la educación es un ente eminentemente social, tanto por sus orígenes como por sus funciones y, por ende, la pedagogía depende de la sociología más estrechamente que cualquier otra ciencia. Puede decirse que la Pedagogía aporta a la formación del profesorado los principios y métodos específicos que regulan los procesos de transmisión y aprendizaje.

La sociología parte del carácter social de los procesos de aprendizaje, sustrayéndolos del terreno meramente individual y estableciendo las dimensiones sociales del conocimiento y sus métodos de transmisión, pueda ayudar a cuestionar críticamente los conceptos aportados por otras disciplinas, puede analizar las estructuras sociales y de poder y el modo como éste se legitima en los procesos de transmisión y puede examinar las diferencias que existen entre la retórica de planes y programas y la realidad cotidiana de las prácticas en las aulas. Puede formar sociológicamente a los futuros profesores para que adquieran aquellos instrumentos teóricos y analíticos que necesitan para comprender y actuar sobre el contexto social donde se han formado y van a desarrollar su trabajo en el futuro.

Finalmente, en el plano institucional, la sociología puede aportar materiales muy útiles para la política educativa. Esto es posible por el mayor grado de implicación de la administración en la financiación de la investigación en el campo.

Extracto de : Guerrero Serón, Antonio. “La doble contribución de la Sociología a la formación del profesorado”. En : Revista Internacional de Sociología (RIS), vol. LXV, nº 48, sept.-dic. 2007, pp. 203-220