El proceso lector

Debemos tener en cuenta que en el proceso de comunicación literaria es el lector, como receptor final del mensaje, el que otorga el verdadero significado a la lectura. Corresponde al lector la responsabilidad de actualizar el significado del texto literario, atendiendo al contenido de su propia cultura subjetiva, en función de sus propias creencias y valores. En el proceso de transmisión y recepción de valores a través de la lectura, partimos en primer lugar de las creencias y valores plasmadas por el autor del texto, de acuerdo a sus condiciones y convicciones, deudoras del momento y de las circunstancias en las que transcurre su propia vida, y continúa con el lector, quien como receptor final del mensaje, procesa la información, añadiendo y eliminando aquellos elementos que no encajan en su propio proceso cognitivo.

En este sentido, sin cuestionarnos el papel educativo de la lectura,  debemos entender que la clave del proceso de transmisión de valores a través de textos literarios reside en la diferenciación perceptiva de los distintos lectores. De modo que cada lector es el encargado de realizar su propia interpretación del contenido del texto basada,  fundamentalmente,  en sus experiencias,  sus vivencias, sus aprendizajes y todos aquellos valores o creencias asimiladas a través del proceso socializador. Las historias dirigidas a los niños pueden ayudarles a construir su identidad, pero el significado de un texto depende de su recepción y de la manera particular de movilizar el significado por parte de grupos concretos de lectores, y, en definitiva, de la relación entre los significados establecidos por la comunidad interpretativa y los significados de cada uno.

En el proceso de transmisión y asimilación de valores a través de la lectura puede ocurrir que los valores iniciales planteados por el autor del texto y seleccionados como adecuados por el propio educador, no sean percibidos del mismo modo por los lectores a los que van dirigidos y , sobre todo, por aquellos cuyas características vitales y contextuales disten de las planteadas en la lectura.

Extracto de : Sandra Sánchez y Santiago Yubero. Valores de siempre, conductas de ahora : la lectura y sus contextos. En : Sociedad Educadora, Sociedad Lectora, XXII Seminario Interuniversitario de Pedagogía Social.  Cuenca : Ediciones de la Unversidad de Castilla-La Mancha. pp.135-142

Recomendaciones oficiales de actividad física en niños

* NASPE (National Association for Sport and Physical Education ; Physical Activity for Children : A Statement of  Guidelines for Children Ages 5-12, 2004) . Todos los niños/as deberían acumular al menos 60 minutos y hasta varias horas  al día de actividad física apropiada para su edad, la mayoría o casi todos los días de la semana.

* OMS (World Health Organization, 2008) : Cada día los escolares entre 5-18 años deberían acumular como mínimo 60 minutos de actividad física de moderada-vigorosa intensidad para garantizar un desarrollo saludable.

* Health Canada and the Canadian Society for Exercise Physiology : Canada’s guidelines for physical activity in children (Janssen, 2002) : Los niños y jóvenes inactivos deberían incrementar la cantidad de tiempo en actividades físicas al menos 30 minutos o más al día y disminuir el tiempo empleado en ver la TV,  jugar a la videoconsola y navegar por Internet a 30 minutos o menos al día. El incremento de la actividad física debería incluir la combinación de actividades moderadas (caminar a paso ligero, patinar o montar en bicicleta) y vigorosas (como correr o jugar al fútbol). Después de varios meses, los niños deberían haber acumulado al  menos 90 minutos o más de actividad física por día, y haber disminuido en 90 minutos por día el tiempo empleado en actividades sedentarias como ver vídeos o estar sentado frente al ordenador.

* CDC Centers for Disease Control (U.S. Department of Health and Human Services, 2005) : Los niños/as y adolescentes deberían participar en al menos 60 minutos de actividad física de  moderada alta intensidad la mayoría de días de la semana, preferiblemente todos los días. Pueden elegir actividades físicas de alta o moderada intensidad como caminar rápido, saltar a la cuerda o nadar, es importante que elijan las actividades que les interesen y deseen hacer.

De forma general, todas las recomendaciones proponen acumular diariamente entre 30 y 90 minutos de actividad física de moderada-alta intensidad.

Extracto de : Mairena Sánchez López, Vicenta Martínez Vizcaíno. Actividad física y Prevención de la Obesiddad Infantil. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2010



El libro electrónico y la lectura

El 45,7% de la población española se declara no lectora, según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros correspodiente al tercer trimestre del año 2009, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).

A pesar de estar inmersos en un mundo cada vez más tecnificado, el libro se mantiene  fiel al soporte papel, convirtiéndose así en un objeto que difícilmente, y pese a las campañas de fomento de la lectura, puede animar a una población que habla en lenguaje de ceros y unos.

La digitalización masiva que se asume en cualquier parcela de nuestra vida diaria no debe ni puede ser ajena a la industria del libro. Cerca del 30% de la población opina que le parece mucho más interesante leer en formato digital, al ser más cómodo, novedoso y divertido y afirma que leería más si tuviera lector de libros electrónicos, por lo que el eReader puede ser un buen motivo para leer más y un apoyo al fomento de la lectura. Según palabras de Juan González de la Cámara, fundador y director de Grammata, empresa granadina orientada al diseño y comercialización de libros electrónicos, “ahora el reto para por una transformación general de las editoriales, de su estrategia de producción y distribución y de sus políticas de marketing y comercialización, para poder ofrecer en formato digital novelas que alcanzan un gran éxito entre los jóvenes.”

Fuente : C&P : Comunicación y Pedagogía, nº 241

Educación y TIC : pros y contras

Luces :

* Despierta la curiosidad y la motivación.

* Conecta con los intereses y necesidades de la infancia

* Desarrolla nuevas autonomías.

* Potencia nuevos lenguajes y formas de conocimiento.

* Vincula mensajes complejos y sugerentes.

* Facilita un cambio en la didáctica y dinámica grupal.

* Inmediatez en  el acceso a la información y la creación.

* Facilita la colaboración y comunicación entre todos los implicados  – pequeños, familias, profesionales…

* Abona la creatividad

Sombras

* Se cree que con su solo uso se dan cambios en conceptos y valores de fondo.

* Incide en la individualidad y competitividad.

* Crea necesidades ficticias con satisfacción inmediata. Fácil resultado con poco esfuerzo. Aparición de la dependencia.

* En la realidad virtual no se asumen responsabilidades.

* Se prima en exceso la apariencia sobre el contenido.

*  Fragmentación y dispersión de la atención. Se dan  pocos procesos. Aprendizajes que no se generalizan.

* Incertidumbre y desconcierto del profesorado. Formación continua.

Fuente :  Juan Pedro Martínez. Un ratón en la clase. En : In-fan-cia, 120, pp. 29-37

La risa en el aula

¿Tiene la risa lugar en el aula? ¿Qué papel juega el juego en el aprendizaje? ¿Cuál es el valor pedagógico del humor? Aunque sin duda la educación es un tema bien serio, incluso de una importancia prioritaria en cualquier sociedad humana, existen numerosas corrientes pedagógicas que en las últimas decadas han fomentado el humor, la diversión y la risa en la labor docente como aliadas, argumentando que no hace falta ser solemne para ser serio en este ámbito profesional. Quienes recomiendan un estilo más desdenfadado en la labor docente citan numerosos beneficios tanto para el profesor como para el alumno : establecer una mejor relación con los estudiantes, reducir el estrés y la ansiedad, gestionar el conflicto, proporcionar una recompensa emocional que motive la participación y el estudio y comunicar la materia más eficazmente, estimulando la atención, la creatividad y la memoria.

Extracto de : Eduardo Jáuregui Narváez, Jesús Damián Fernández Solís. Risa  y aprendizaje : el papel del humor en la labor docente. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 66 (23,3)(2009), 203-215

Internet por delante de televisión y móvil entre niños y adolescentes

Según el estudio “La Generación interactiva en España. Niños y adolescentes ante las pantallas” del Foro Generaciones Interactivas, Internet ya supera a la televisión y al móvil en las preferencias de los niños (de 6 a 9 años) y los adolescentes (de 10 a 18 años) y casi el 71% de los niños y el 88% de los adolescentes son usuarios de la Red.

Las conclusiones de este trabajo, resultantes de 13.000 entrevistas a menores de entre 6 y 18 años de colegios públicos y privados de España, informan que el 61% de los niños navegan solos por Internet, un porcentaje que aumenta hasta el 85,5% entre los adolescentes.

Además el 70% de los menores dice usar las redes sociales y casi el 40% de los menores internautas tiene página web propia o ha creado alguna vez contenidos en la Red.

A partir de los 16 años, el 50% de los jóvenes construyen o administran sus propios blogs o páginas de Internet. según Manuel Echanove, vicepresidente del Foro Generaciones Interactivas.

Los contenidos en línea más visitados son música, deportes y juegos, siendo también las temáticas más comunes de sus propias webs y blogs.

Los resultados del estudio presentan a una generación autónoma y autodidacta, multitarea, creativa y precoz, indicó Xavier Bringué, uno de los autores del trabajo junto a Charo Sádaba, ambos de la Universidad de Navarra.

Extracto de : C&P : Comunicación y Pedagogía, nº 241

Educación artística y educación para la vida

Debemos educar – por supuesto – para la convivencia eficiente, útil y práctica del mundo del trabajo, del comercio o del consumo. Pero también debemos educar para la vida plena y trascendente que surge de la convivencia solidaria, del afecto desinteresado, de la responsabilidad on el medio y de la expresión de nuestros sentimientos. Debemos educar para la vida.

Pero vivimos en un mundo incierto en el que parece que todo vale ; y en el que se vuelve casi indistinguible lo que vale más de lo que vale menos; en un mundo en el que prevalece el miedo. En ese contexto, ¿qué significa educar para la vida? Frente a la incertidumbre, nos dice Savater, la humanidad  debe aferrarse a esas grandes fuerzas que la han guiado a lo largo de su historia ; la ética y la estética.

Nuestros jóvenes no pueden crecer sin criterios propios en un mundo en el que se diluyen el imperativo moral de luchar por aquello que es humanamente correcto o noble o el imperativo estético de expresarnos mediante creaciones artísticas que nos conmuevan. Pero cuidado : no podemos educar ni en los valores inmutables de los conservadores ni en la cómoda ambigüedad de los relativistas, sino en la búsqueda de qué es lo que nos permite vivir juntos, con respeto, con simpatía, con solidaridad, con afecto, con  gusto ; reconociéndonos y aceptándonos en nuestra diversidad.

Educamos para cultivar esa parte de nuestra naturaleza humana que no viene inscrita en el código genético, sino en nuestra historia. Educamos para la cultura, para los derechos humanos y para eso que hemos llamando un desarrollo sostenible. Educamos para el ejercio crítico pero sensato – o sensato pero crítico- de la ciudadanía democrática. Educamos para identificar y enfrentar la injusticia y para cerrar esas brechas que nos separan. Educamos para asimilar las nociones más abstractas del pensamiento, para entender y disfrutar las formas más sublimes del arte, así como para manejarnos en los aspectos más triviales pero indispensables de la vida cotidiana : cambiar un fusible, abrir una cuenta bancaria, reparar una silla rota,  instalar la computadora, pegar un botón.

Finalmente, educamos contra la superstición y la tiranía, que suelen alimentarse mutuamente ; educamos para que prevalezcan la memoria, el afecto, y la razón, de manera que no se repitan los errores del pasado.

Fueron palabras de : Garnier, Leonardo. Educación artística : educación para la vida. En : Boletín de la Institución Libre de Enseñanza. IIª época, octubre 2009, nº 74-75, pp.21-26