El Museo Pedagógico Nacional

museopedagogico

El Museo Pedagógico Nacional nace como respuesta al precario estado en que se encontraba la educación primaria en general y las Escuelas Normales en particular en la España del siglo XIX.  Programas, métodos, edificios, material, mobiliario…se encontraban obsoletos y faltos de las mínimas condiciones científicas, técnicas e higiénicas. Y las Escuelas Normales se encontraban sumidas en una estéril batalla ideológica. Museo de Instrucción Primaria fue su primer nombre, que cambió por Museo Pedagógico Nacional en 1894.

La burguesía liberal considera la enseñanza primaria como la pieza clave en el proceso de transformación del sistema educativo que ha de conducir al cambio social y al maestro como el factor fundamental del cual depende el resto  de elementos que la configuran.  Así se proclamó reiteradas veces en el Congreso de los Diputados y así lo manifestó Manuel B. Cossío en la Conferencia Internacional de Educación celebrada en Londres en 1884 o en el Congreso Nacional Pedagógico de 1882.

¡Escuelas y maestros! Éste era el grito a favor de la enseñanza

Por otra parte, el Museo Pedagógico fue hijo de la Institución Libre de Enseñanza : el personal técnico que tuvo a su cargo y un buen número del profesorado que pasó por sus cursos y conferencias pertenecieron a aquella casa. Podemos ver en el Museo el campo de aplicación de varios de los proyectos nacidos en aquel laboratorio.

También hemos de tener en cuenta que la existencia del Museo Pedagógico surge a la luz en un ambiente internacional  decimonónico a favor de este tipo de instituciones. Buisson escribe : “todos los países celosos del progreso de la instrucción primaria tienen hoy sus museos nacionales de instrucción primaria”.

El planteamiento de Manuel B. Cossío al frente del Museo Pedagógico significó la ruptura del enfoque tradicional de la enseñanza y la introducción de nuevas perspectivas en la educación y la Pedagogía.  Como escribiera el mismo Américo Castro, Manuel B. Cossío “trazaba, por primera vez en España, la línea metódica de una nueva pedagogía” y lo hacía sobre bases bien diferentes a las que estábamos acostumbrados.

En este época ya se considera al niño como un ser extraordinariamente receptivo, sin duda, pero es algo más que eso ; la condición indispensable del niño es su actividad espontánea y ésta será la característica básica de la escuela contemporánea frente a la escuela de ayer. Es el Museo Pedagógico, entre otros, el que inicia en nuestro país el estudio del niño y las corrientes pedagógicas modernas basadas en él. Y el maestro será la pieza clave en el edificio didáctico-educativo del Museo.

En definitiva, el Museo Pedagógico contribuyó –  pues se ocupó de todos los aspectos de la educación además de los enunciados –  a la modernización de los fundamentos y estructura educativa de un país que se encontraba sumido en el más absoluto aislamiento pedagógico.

El 9 de abril de 1941 quedaba extinguido el Museo en su organización científica, pedagógica y administrativa, pasando su biblioteca,  sus trabajos y material al Instituto San José de Calasanz.

Extracto de : García del Dujo, Ángel. “El Museo Pedagógico Nacional : otra manera de ver la Educación y la Pedagogía”. En : Revista de Ciencias de la Educación, n. 231-232, jul.-dic. 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: