El maestro como creador y refundidor de cuentos

A pesar de la variedad y diversidad de cuentos hay que reconocer que no siempre encuentra el maestro el material que necesita para satisfacer las necesidades de las diversas situaciones que surgen en la vida escolar y que demandan una narración. El maestro, por tanto, se ve obligado a refundir y a crear cuentos que se adapten a las circunstancias.

Para que la narración se ajuste a su índole literaria, tanto en la creación como en la adaptación, debe tener las siguientes características :

1ª Poder para despertar emociones. Esto se logra cuando el tema escogido presenta una causa justa arropada por cualidades como la dignidad, arrojo, valentía, verdad, etc.- ; cuando los hechos se presentan con viveza ; cuando hay una emoción central que da unidad al cuento.

Toda obra literaria de verdadero valor artístico lleva intrínseco un hondo sentido de belleza moral. Esto, comprobado en las grandes obras literarias, puede verse también en los  buenos cuentos infantiles.

2ª. Poder de avivar la imaginación Todo buen cuento está de tal manera expresado que, sin faltar a la claridad, sugiere más de lo que dice. El lector o el oyente colaboran con el autor recreando con las experiencias propias las escenas del cuento.

3ª Estar basado en la verdad. Todo cuento, aún el más fantástico, debe basar sus emociones en la expresión de la naturaleza humana, en sus virtudes y en sus debilidades, más o menos exaltadas, pero no deformadas..

4ª. Una forma más o menos perfecta. La forma de los cuentos no puede considerarse ajena al fondo. Como en toda obra artística, forma y fondo constituyen una unidad. Así como el fondo debe seguir un desarrollo gradual en que los hechos se sucedan en una escala ascendente de interés hasta llegar al punto culminante y de él pasar rápidamente al desenlace, la forma debe ser precisa y clara.  La onomatopeya y la repetición ayudan a la claridad y prestan fuerza a la expresión.

La emociones intensas deben expresarse con energía y las delicadas con gracia y finura.  El diminutivo presta a la expresión cierto carácter de ternura que el niño comprende y siente de manera muy sutil.

Todas estas cualidades de la forma pueden lograrse cuando el que escribe o refunde cuentos procede con entera sinceridad y tiene del asunto que va a tratar una visión integral.

Tomado de : Las artes del lenguaje en la escuela elemental /Antonia Sáez

Una respuesta

  1. Hola,

    Soy Enrique y trabajo desde hace varios años como pedagogo, justo desde que acabé la carrera en Sevilla. Soy de la promoción del 2002 y aún conservo muchos compis de la época.

    Me gustaría informaros que actualmente trabajo en Fundación ICSE (www.fundacionicse.com) que está en la C/ Salado nº 22. (954 002 007)
    Dentro de poco vamos a comenzar (para Enero) dos cursos de Especialista muy interesantes, uno sobre Cine y Educación y el otro sobre Arteterapia.
    Os dejo la dire con la información por si quereis apuntaros. Igualmente podeis traer vuestro currículum para que os tengamos en cuenta al acabar la carrera o para posibles trabajos si ya la habeis acabado.

    La dirección es : http://www.fundacionicse.com/2006/index.php?modulo=curso&curso=257

    Podéis preguntar directamente por mi y estaré encantado de atenderos.

    Saludos a todos los pedagogos y futuros pedagogos de Sevilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: