• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    paideiablog en Por qué padres y madres de Sil…
    Lilian Castillo en Por qué padres y madres de Sil…
    paideiablog en ¿Son un mito los estilos de ap…
    photodromm en ¿Son un mito los estilos de ap…
    La oca del reciclaje… en Educación y TIC : pros y …
  • Nube de etiquetas

    Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto BUS Noticias CALIDAD calidad de la enseñanza Calidad Educativa Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación emocional Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación Secundaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Igualdad de Género Infancia Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación reformas educativas Rendimiento académico Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

  • Anuncios

Hay que cambiar la escuela

escuelafragmentada

El origen de la escuela se ha asociado a unas determinadas funciones vinculadas al su tiempo  y las características de la sociedad que la genera, nace inmersa en tensiones propias de una sociedad atrapada entre demandas y necesidades contradictorias. Ahí cobraban sentido estas instituciones. Sin embargo, el mundo ha cambiado, como así también la forma de verlo e interpretarlo. En el contexto de estos cambios la escuela parece estar perdiendo el lugar clave que ha tenido en su origen y no se ha adaptado a las nuevas, pero igualmente contradictorias, demandas sociales.  El modelo se ha degradado y la identidad perdida ya no puede ser reconstruida por el simple hecho de que tampoco puede serlo la sociedad  que le dio origen.

En la actualidad, la escuela ni siquiera logra que todos puedan finalizar con éxito la educación básica. Mucho menos garantizar el acceso a competencias más complejas, necesarias y relevantes, que el mundo actual demanda. La escuela “fragmentada” es una realidad. Nuestro sistema educativo no termina de resolver con éxito la continuidad curricular  de la educación básica. Tradicionalmente arrinconada en la enseñanza primaria, no ha logrado aún, a pesar de los esfuerzos legislativos de continuidad, de ampliación de derechos, hacer de la educación básica una trayectoria curricular unificada, aspecto que hoy tiene mayor relevancia en un contexto internacional en el que se demanda, a su vez, el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Es posible que la tradicional separación entre enseñanza primaria, secundaria obligatoria y enseñanza posobligatoria ya no se ajuste a la realidad actual. Existe una poco justificada separación entre estas etapas educativas y, además,  una gran variedad de fragmentaciones y  circuitos diferenciados, que se gestan a lo largo de la configuración de las trayectorias escolares. La educación obligatoria constituye un derecho que no se concreta para un porcentaje alto de la población ; por tanto, aunque pueda parecer paradójico, a pesar del largo camino recorrido en esta dirección, en el comienzo del siglo XXI aún es un desafío pendiente.

Aunque la escuela actual queda descrita como un espacio de contradicciones, tensiones y paradojas, no es menos cierto que, muy posiblemente, sea el único espacio real con el que contamos actualmente.  La escuela no es prescindible, es necesaria para ampliar las oportunidades de los sujetos, sobre todo, de los que menos oportunidades tienen. Es necesario cambiar la escuela, pero también lo es que siga existiendo.

Conclusiones de : Monarca, Héctor A. “La escuela fragmentada”. En : Revista Iberoamericana de Educación, nº 57 (2011), pp. 203-215

Anuncios

Cuando todos piensan que la culpa es del profesor

Vivimos tiempos malos para la profesión de docente. Especialmente los profesores de Primaria y Secundaria se encuentran a menudo culpabilizados de todos los males que sus alumnos sufren en el campo educativo, no sólo por parte de los mismos alumnos y de sus padres, sino incluso de la propia Administración educativa. Nos referimos a nuestro entorno : Andalucía, España.

  Curiosamente, la revista “Art Education”, editada en los EEUU, dedica un artículo este mes (nov. 2011, vol. 64, n. 6) a esta cuestión acotada al plano de los profesores de educación artística. Su título : “The Teacher as Public Enemy…: new approaches to Art Education in These Most Uncivil Times” : podría haberse editado en nuestro idioma y no nos habría extrañado.

    El artículo describe con detalle los distintos ataques que el profesor sufre desde distintos estamentos. Alude, entre otros argumentos, al pensamiento “econométrico” que triunfa en nuestros días sobre cualesquiera otras consideraciones. Y cita las palabras de Arlene Ackerman, publicadas en el Washington Post en octubre de 2010  : “Lo cierto es que a  nuestras escuelas públicas se les ha pedido no sólo educar a los niños sino también resolver muchas de las desviaciones que la sociedad  no puede o no quiere solucionar. Hablo de problemas directamente relacionados con la pobreza – como hambre, violencia, falta de vivienda y enfermedades no detectadas de los niños. A pesar de estos problemas, hay miles de educadores dedicados y comprometidos que trabajan duro para que  todos los niños tengan acceso a una educación de calidad en la enseñanza pública”.

   Desde nuestro punto de vista, toca  sólo parte del problema al aludir a la pobreza, ya que sabemos que otros estamentos con más posibilidades eonómicas también están sufriendo problemas  educativos.

    También se alude a los problemas que presenta en EEUU la educación superior : esfuerzos concertados y exitosos de privatizar la educación superior ; denegación a los educadores de la libertad de cátedra o los beneficios de la jubilación ; la conversión de la educación superior en una empresa dirigida dirigida por el mercado.

   Elizabeth M. Delacruz, autora del artículo, aporta sus posibles soluciones o, al menos, paliativos en manos del profesorado :

1. Replantearse la visión que de sí mismos tienen los profesores. Los profesores son intelectuales, afirma. El rigor intelectual, la imaginación y el compromiso ciudadano se transfieren a todo lo que los profesores hacen.

2. Los profesores necesitan tomar prestado “el lenguaje de las empresas”, en un mundo donde estos esquemas son bien considerados en el mundo del capitalismo corporativo. Sin comentarios.

3. Colaboración. Menos individualismo. La enseñanza y el aprendizaje entre pares, la producción creativa y cultural, el pensamiento diseñador y la resolución de problemas son mucho más poderosos mediante la colaboración en redes sociales online.

4. Aboga por los bienes públicos y la defensa de la sociedad civil global. Ocuparnos en favor  de los espacios verdes en la municipalidad, el aire que respiramos, habitats salvajes protegidos, el espacio exterior, Internet, monumentos arquitectónicos y artísticos, el conocimiento global y la educación pública. Se puede empezar con los niños en clase y seguir trabajando con los padres, los compañeros docentes y los líderes empresariales y de la comunidad hasta llegar a los funcionarios públicos que hacen, administran y juzgan las leyes mediante las cuales nos organizamos como sociedad.