• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    paideiablog en Por qué padres y madres de Sil…
    Lilian Castillo en Por qué padres y madres de Sil…
    paideiablog en ¿Son un mito los estilos de ap…
    photodromm en ¿Son un mito los estilos de ap…
    La oca del reciclaje… en Educación y TIC : pros y …
  • Nube de etiquetas

    Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto BUS Noticias CALIDAD calidad de la enseñanza Calidad Educativa Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación emocional Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación Secundaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Igualdad de Género Infancia Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación reformas educativas Rendimiento académico Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

¿Qué está fallando? ¿La ciudadanía o la democracia?

Gert Biesta, profesor de Educación y Director de  Investigación en la Escuela de Educación de la University of Stirling responde a  esta pregunta en el último número de  Adults Learning :  Necesitamos una democracia mejor, no mejores ciudadanos, título del interesante artículo que publica en la mencionada revista.

En él se cuestiona si el buen ciudadano es el que encaja, el que va con la marea y es parte indiferenciable del todo, o bien si el buen ciudadano no es más bien el que se diferencia de la multitud, el que va contracorriente y se resiste a la tendencia, aquel que está, en cierto modo,  “fuera de lugar”.

Por otra parte, las discusiones sobre ciudadanía se centran intensamente en la cohesión social y la integración y en la calidad y la fuerza del tejido social.

El aumento en la atención política que se da a la ciudadanía puede verse como una respuesta a una crisis social y a una crisis de la democracia. Pero los conceptos sociales o políticos de ciudadanía no son iguales y no deberían confundirse.

Para Biesta, la atención no debería concentrarse en decir a los ciudadanos que lo que necesitan es aprender a ser mejores ciudadanos, sino que debería centrarse  en mantener lugares y espacios donde puede tener lugar la experiencia de la democracia.

Como colofón, Biesta afirma recordando que la universidad es una de las grandes instituciones públicas de la época actual, uno de los lugares importantes de nuestra sociedad en los que la experiencia de la democracia puede llevarse a cabo y, por tanto, uno de los más importantes bastiones de la democracia.  Si la democracia comienza en casa, deberíamos, en consecuencia, preocuparnos por nuestra casa académica y defender el carácter público de la universidad contra incursiones del mercado – contra los continuos y actuales intentos de conducir la universidad de acuerdo a la lógica del mercado- y contra las incursiones de la esfera privada- contra los intentos de redefinir la universidad en términos de ganancias y beneficios privados.

Para seguir leyendo : Biesta, Gert. “We need better democracy, not better citizens”. En : Adults Learning, winter 2011, vol. 23, nº 2, pp.26-33

Modelos de e-learning en la Universidad

 Existen varios modelos de e-learning en las universidades : el modelo convencional, el modelo mixto y el modelo a distancia. El modelo convencional se desarrolla en lugares físicos, como el laboratorio o el aula, donde el profesor se apoya en los recursos electrónicos para optimizar su docencia. En este caso, se utiliza Internet, el vídeo, la televisión, etc. 

      El modelo mixto o blended learning incluye tanto la enseñanza virtual como la presencial y suelen utilizarse plataformas ad hoc. En este caso, la enseñanza propiamente se imparte de manera tradicional, mientras que los recursos electrónicos se utilizan después de la clase, para organizar debates, plantear trabajos o aportar objetos de aprendizaje.

   Por fin, el modelo de educación a distancia supone que todo el proceso de aprendizaje tiene lugar en el medio virtual, en cualquier momento y desde cualquier lugar.

  En las universidades públicas andaluzas los modelos más utilizados son el tradicional y el blended e-learning.

Fuente : Tirado-Morueta, Ramón ; M. Amor Pérez-Rodríguez y J. Ignacio Aguaded-Gómez. En : Aula Abierta, 2011, vol. 39, núm. 2, pp.47-58

Las universidades españolas y la planificación estratégica

Francesc Solé Parellada y Xavier Linás-Audet publican en el último número(355, mayo-agosto 2011, pp. 17-29) de la Revista de Educación, una interesante presentación del mismo en la que se intenta desentrañar el por qué de la presencia de la planificación estratégica de nuestras universidades y por qué es necesaria.

Para los autores la explicación radica en la evolución que han experimentado nuestras universidades, que ha llevado progresivamente a una gran complejidad, derivada de un aumento de la demanda que la sociedad les plantea.

Hasta los años sesenta, siguiendo su discurso, la universidad española respondía a un modelo denominado universidad vertical . En ella la figura central era el catedrático, la unidad fundamental las facultades y la figura rectoral tenía fundamentalmente una función represetantiva y defensiva, no gerencial.

Cuando la producción de conocimiento aumenta pasamos a una universidad vertical. En ella los departamentos son la unidad principal para la investigación y las titulaciones impartidas se diversifican dentro de las facultades.

La universidad matricial , que aparece después, por consiguiente, evoluciona hacia la creación de nuevas facultades con nuevas titulaciones (mediados de los ochenta). Sube el número de estudiantes y, por tanto, del profesorado. Surgen servicios especializados orientados a los distintos fines de la universidad ; a ellos se unen los relacionados con la transferencia, la formación continuada y el parque científico. Es así como se pasa de la universidad matricial a la universidad moderna. Ésta supone el ocaso del catedrático como figura principal, que cede su protagonismo al numeroso personal de administración y servicios necesario ya para gestionar una institución que aumenta en usuarios, trabajadores y, por tanto, necesidades.

El modelo de universidad moderna responde a un modelo de “burocracia profesional mixta” que trabaja para una entidad que crea conocimiento y está dirigida por un “gerente”. Son frecuentes los conflictos entre los gobernantes profesores y los servicios dependientes de la gerencia. El modelo de universidad moderna  hace aparecer  un diseño organizativo complejo y documentos que reflejan el estado y situación de la institución, qué se hace y quién lo hace. Dispone de tres de los cuatro elementos propios de la alta gestión : distribución de tareas, o diseño organizativo ; gestión o management y un sistema de información sobre la propia institución. El cuarto elemento es la estrategia.

Siguiendo a los autores , la planificación estratégica se hace imprescindible por una serie de razones. Entre ellas :

“- Por la dificultad de gestionar una organización cada vez más compleja.

– Como instrumento para superar las barreras” que la universidad pone a las soluciones habituales en organizaciones parecidas.

– Para poner en marcha mecanismos de rendición de cuentas.

-” Para entender mejor la organización…”

La universidad moderna está en proceso de cambio por : una mayor presión sobre la calidad de los servicios públicos ; estancamiento de la fnanciación pública; disminución del número de estudiantes ; las TICs y el cambio en la docencia que producen ;  competencia ; sociedad del conocimiento ; nuevo mercado de trabajo ; mayor demanda social acerca de la contribución de la universidad al desarrollo y progreso de la región circundante. Hablamos de la universidad tecnópolis, con un gran desarrollo de los grupos de investigación y una mayor profesionalización de sus sectores y es aquí donde aparece la gestión estratégica : “la puesta en marcha de los planes estratégicos ha sido para las universidades el elemento que ha propiciado el descubrimiento de la naturaleza peculiar de su organización y de las diferentes fuerzas jerárquicas y de información que la mueven y de la bondad o improcedencia de los incentivos”.

A pesar de toda una serie de inconvenientes alegados contra la planificación estratégica, “las exigencias de la sociedad y el aumento de la complejidad de la organización económica juegan en favor del pensamiento estratégico en su acepción moderna”.

Para concluir, la renta media, la demanda, el modelo escogido, la complejidad a que ha llegado la universidad, los incentivos externos, la necesidad de rendir cuentas,  la cultura interna, entre otros factores van a determinar la adopción de la planificación estratégica de las universidades españolas

El tutor en la Universidad

  La Universidad intenta brindar una educación integral, en cuanto a conocimientos, actitudes, ética profesional y problemas inherentes a la sociedad en la que está inmersa.  Busca la excelencia de los futuros graduados, docentes altamente calificados y se preocupa por la investigación y por la calidad de los proyectos educativos. Pero, a la vez, se encuentra con un alto grado de deserción y frustración, fundamentalmente durante los primeros años de carrera, que inciden en la prolongación de los estudios superiores y en el fracaso del proyecto educativo. Estamos viviendo, a nivel mundial, un momento de numerosas transformaciones sociales, culturales, laborales y económicas y la problemática educativa no escapa a esta realidad. Al respecto, Müller dice : “La crisis educativa y ética que transcurre en este contexto urge replantear la formación universitaria y la actualización de sus docentes…requiere acompañar a los alumnos y las alumnas en sus procesos de aprendizaje, en su integración a la vida académica y a los objetivos de la universidad elegida”.

   Es imprescindible construir un puente entre el nivel medio y el universitario y crear un espacio institucional que dé respuesta a esta difícil situación, de modo que se optimice el tránsito del estudiante por la Universidad. Al considerar al individuo como centro de un proceso integral de educación, desde el nivel inicial hasta el universitario, la acción del tutor en la universidad es necesaria y se constituye como un dispositivo de innovación curricular y didáctica.

  Los tutores deben :

*facilitar a los alumnos la toma de decisiones respecto de su itinerario académico;

* favorecer el desarrollo de habilidades y estrategias de aprendizaje, potenciando las fortalezas y respentando las diferencias individuales ;

* atender la problemática de la actitud ante el estudio y las evaluaciones y

* aconsejar respecto de posibles crisis de vocación.

  Sintetizando, deben  brindar a los alumnos ayuda sistemática e integrada para hacer frente a las demandas académicas, personales y sociales que implica la inserción en el nuevo escenario.

Fuente : S. Granado Peralta. La tutoría como estrategia de innovación educativa.  Proyecciones, vol. 4, no.2, octubre de 2006, pp.29-37

La Universidad

Desde una perspectiva fenomenológica, Michel Henry refiere a la universidad en su sentido etimológico de universitas y por él designa un campo ideal constituido y definido por leyes que le rigen. Su estatuto autonómico le reserva un lugar de cierta marginalidad originaria, deliberada no simplemente de facto o contingente ; por ello el lugar del crítico en la universidad es siempre de avanzada, pues en ella se le permite ir incluso un paso adelante de lo que sería el carácter de sus enunciados críticos en proyección de la sociedad en su conjunto.  Por tal razón, el pensamiento conservador siempre atacará esta condición de pseudo-excepcionalidad de las leyes y los procesos que gobiernan a la universidad. Pero, ¿a qué nomos, entonces, responde o debiera responder la institución universitaria? En el argumento de Henry el ordenamiento que la rige es el de las leyes de la vida, las del auto-desarrollo y auto-realización de la vida, las de su conservación y crecimiento. Cuando la universidad no responde a este imperativo categórico, y sus respuestas derivan de imperativos técnicos o tecnocientíficos se está lastimando el ethos de dicha institución de la cultura, se está abonando el camino para la destrucción de la universidad.

Extracto de : José Guadalupe Gandarill Salgado. La Universidad entrando al siglo XXI : por el laberinto de la complejidad. Perfiles educativos, 3ª época, vol. XXXII. n. 127, p.130-143

Las Universidades pierden alumnos

Las carreras universitarias perderán 220.557 matriculados entre 2009 y 2016, aunque esta tendencia cambiaría suavemente a partir de  entonces, según cálculos de un informe editado por la Universidad de Cantabria y Banco Santander.

El informe, titulado Universidad, sociedad y territorio, apunta que los efectos de la inmigración en la demanda universitaria empiezan a percibirse, ya que representa un 1,7% actualmente y puede elevarse hasta el 5% en la próxima década.

La caída de la demanda universitaria será desigual por zonas geográficas, ya que se prevé más pronunciada en la zona noroccidental de la península (Oviedo, León, Santiago, Valladolid, Cantabria, Burgos y la Rioja) que en el levante y el sur.

El informa constata que la universidad española ha pasado de la explosión de la demanda de titulaciones superiores en los años sesenta, setenta y ochenta al estancamiento de los noventa y la caída sostenida del momento actual, debido a un descenso de la natalidad fundamentalmente. Como consencuencia, el número de alumnos de nuevo ingreso se reducen entre uno y tres puntos porcentuales cada año y asi se mantendrá hasta 2016, pudiendo cambiar la tendencia  a partir de ese año.

El conjunto de todas las universidades, públicas y privadas, pasaría de una estimación de 1.305.759 alumnos matriculados en carreras en 2009 a 1.085.202 en 2016.

El documento también advierte el desajuste entre plazas universitarias y solicitudes de matrículas, con demandas de un 90% sobre la oferta en Ciencias Sociales y Jurídicas ; un 81% en carreras técnicas, un 70% en experimentales y, la más baja, un 62% en humanidades.

Sólo en Ciencias de la Salud la demanda supera ampliamente la oferta.

Fuente : Diario de Sevilla, versión impresa, miércoles 20 de Enero de 2010, año XII, núm. 3.944

La Universidad de Sevilla pasa el primer corte del Programa Campus de Excelencia

logo

Tanto el Ministerio de Educación como el de Ciencia e Innovación anunciaron el jueves 1 de octubre que nuestra Universidad se encuentra dentro del grupo de los 15 centros que podrán optar a ser Campus de Excelencia Internacional. Esta distinción, además, le dará acceso a parte de los 150 millones de euros en créditos que el Estado donará a las 15 instituciones que conforman este ranking.  El objetivo de este programa es conseguir que nuestras Universidades estén a la altura de  las mejores de Europa.

Para conseguir esta financiación extraordinaria, la US tendrá que desarrollar un plan Director completo que deberá defender en una presentación oficial y pública ante una comisión internacional de expertos a finales de noviembre. De entrada, con objeto de hacerse cargo de este programa, nuestra Universidad ha recibido ya 200.000 €. El plan estratégico puede verse ya en la red en la siguiente página :

http://www.institucional.us.es/ope/

Fuente : Diario de Sevilla (versión impresa), 2/10/09