• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    paideiablog en Por qué padres y madres de Sil…
    Lilian Castillo en Por qué padres y madres de Sil…
    paideiablog en ¿Son un mito los estilos de ap…
    photodromm en ¿Son un mito los estilos de ap…
    La oca del reciclaje… en Educación y TIC : pros y …
  • Nube de etiquetas

    Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto BUS Noticias CALIDAD calidad de la enseñanza Calidad Educativa Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación emocional Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación Secundaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Igualdad de Género Infancia Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación reformas educativas Rendimiento académico Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

  • Anuncios

Comunicación oral en enseñanza primaria

    En esta etapa el objetivo principal es dotar a los alumnos de las competencias precisas para emplear la lengua como instrumento de comunicación, representación y aprendizaje. Al final de la primaria el alumno debe dominar las cuatro destrezas básicas : hablar,  escuchar, leer y escribir, las dos primeras relacionadas con la lengua oral.

Los elementos que integran la realidad docente de la comunicación oral, si nos centramos en los más esenciales son : a) el niño ; b) el maestro y c) la escuela.

a) El niño tiene seis años al comienzo de la primaria y se expresa ya con facilidad, comprende lo que le dicen tanto en la escuela como en la familia y en el entorno de los pares. Pero le queda mucho por descubrir : en el nivel fonético necesita perfeccionar la pronunciación de ciertos sonidos ; en el nivel semántico tiene que aprender nuevas palabras y en el nivel gramatical tendrá que saber utilizar adverbios y preposiciones de espacio y tiempo, algunos tiempos verbales (condicional, pluscuamperfecto), la concordancia entre oración subordinada y principal, el uso de algunas oraciones subordinadas y las pasivas.

b) El maestro debe desarrollar el lenguaje del niño a partir de ese estadio que describimos. En el lenguaje oral se requiere una enseñanza individualizada por oposición a otras materias.

c) La escuela aporta un entorno, un espacio, unos pares interlocutores, objetivos y programación en el área del lenguaje oral. Podemos decir que la enseñanza del lenguaje oral en esta etapa es de las áreas más difíciles, ya que el nivel que el niño aporta a ella al llegar depende mucho de su entorno familiar y de su estatus social y es, por tanto, muy variable.

También la escuela puede influir negativamente en este desarrollo. Por ejemplo el silencio que se impone en la mayoría de ambientes de aula no facilita el desarrollo de que hemos hablado, tampoco la disposición del mobiliario en el aula. A ello se añaden factores intrínsecos del lenguaje oral como los gestos corporales que hay que saber adecuar al discurso del niño. Todo esto implica la necesidad de estrategias didácticas.

Es imprescindible ser conscientes de la importancia del lenguaje oral, mayor si cabe que la del escrito, pues es anterior en el aprendizaje y repercute en la vida diaria de todos. Es conveniente fomentar esta actividad en los alumnos y no ponerles impdimentos a la hora de pedir algo, saludar, expresar sus sentimientos, exponer sus ideas, decir sus pensamientos, intercambiar opiniones, exponer temas variados.

En cuanto a la importancia otorgada por las distintas instancias al lenguaje oral frente al escrito, no deja de ser significativo que de diez objetivos generales propuestos por el Ministerio, en el ámbito de la lengua, el menos ocho están relacionados con el lenguaje oral.

El profesor deberá ser muy cuidadoso en la enseñanza de la lengua oral : actitud de respeto hacia las opiniones ajenas, justificar las propias opiniones, ser capaces de razonar nuestras respuestas para que el alumno asimile estas actitudes poco a poco. También deberá cuidar sus actitudes ante el mismo lenguaje. A él le corresponde activar todas sus variables para poder actuar coherentemente.

Fuente : Ruiz de Francisco, Isabel ; Correa Santana, José Luis.  En: Lenguaje y Textos, 9. pp.63-69

Anuncios

Formas de enseñar el lenguaje oral a los más pequeños

   Existen diferentes métodos para apoyar al niño de Educación Infantil en su desarrollo del lenguaje oral. Pero ¿qué niveles y registros lingüísticos tenemos que desarrollar? :

– Los rituales y fórmulas de cortesía. Pueden desarrollarse en las situaciones normales de la vida cotidiana, pero también podemos hacerlo mediante la dramatización o representación. Podemos elaborar un juego que mimetice escenas como : compra-venta, visitas, conversaciones en familia, o en distintas situacione sociales.

– La lengua espontánea (diálogos, coloquios). Aquí no es tan importante la corrección lingüística, ya que se habla coloquialmente ; en cambio cobra gran importancia la entonación, la expresión de la cara, los gestos de la cara, etc.  Es la forma en que nos expresamos más habitualmente. Es bueno fomentar este lenguaje por medio de juegos. Entre ellos citamos los rincones de clase, mediante los cuales se representan situaciones del mundo adulto.  El rincón de los disfraces permite adoptar diferentes identidades, y, por tanto, diferentes lenguajes. La tienda o representación de la dinámica de la compra-venta, ayudados por materiales que representen la situación. Otros rincones : la casa, la cocina, la peluquería, el castillo, la enfermería…

Las manualidades, en forma de talleres de pintura, carpintería, mecánica, informática permiten construir conceptos y mejorar el lenguaje espontáneo

– La lengua semiespontánea. Aquí nos movemos ya en el terreno de un lenguaje más culto. Se procura el aprendizaje de nuevo vobabulario, conceptos y estructuras.

Actividades :Lectura de láminas con imágenes representativas, que nos permitan sacar provecho de su interpretación.  Hay que hacer de ella una correcta lectura mecánica, comprensiva e interpretativa.  En primer lugar, tenemos la presentación del grabado. Deberá estar relacionado con las actividades de clase y se presentará, habiendo dejado antess un tiempo para que los niños hagan preguntas. Después de hará la lectura global por medio de preguntas que induzcan a reconocer el tema principal de la lámina.  Esta actividad nos permite evaluar el nivel de competencia y actuación lingüística de los alumnos. Tras esto, pasaremos al análisis descriptivo. En él se verbalizarán nombres y adjetivos. Se tendrán en cuenta los lugares, personas, animales y objetos. Tras la lectura global, pasaremos al análisis narrativo : aquí pasamos de nombres y adjetivos al uso de los verbos y sus complentos, que nos permitirán “contar” la lámina. Nos interesa aquí quién, qué, dónde, cuándo, cómo, por qué, para qué : inventar una historia. A continuación se traspone el grabado a la experiencia personal. Se relaciona lo narrado en la lámina con las propias experiencias personales de los niños.

Otra actividad para el desarrollo de la lengua semiespontánea será la lectura de tiras dibujadas con un mínimo de dos viñetas. En este caso hay que establecer una relación de las imágenes entre sí

Narración de cuentos. Se preferirán los cuentos de hadas, siguiendo a Bettelheim. El cuento ha de complacer a los niños y habrá que crear la atmósfera adecuada según el relato. El narrador debe mirar a los niños y gesticular. El tono de la voz será moderado. Conviene establecer comparaciones positivas entre los personajes y los oyentes. Los cuentos empezarán y finalizarán según las fórmulas rituales. Antes de contarlo debe aprenderse de memoria para no dudar del texto durante el relato. Se deben recitar las fórmulas rimadas o las canciones siempre igual. También puede utilizarse un títere para llevar a cabo la narración o bien utilizar un teatrito de marionetas para el mismo fin. Otro apoyo para la narración del cuento pueden ser las diapositivas o los vídeos.

No hay que olvidar que la lengua es un vehículo para la transmisión de los saberes curriculares : se está aprendiendo la lengua mientras se aprenden otras materias significativas.

La lengua de aprendizaje o con fines específicos.  Implica educar para la comprensión, interiorización y expresión de las ideas.

Juegos de memoria y movimiento.  Entre ellos destacan : los juegos fonéticos, que permiten mejorar la pronunciación. Los trabalenguas y los pequeños poemas  resaltan un grupo de fonemas. Los juegos morfosintácticos permiten perfeccionar los aspectos morfológicos y sintácticos de la lengua. Para ello se usan poemas, retahílas, canciones, historias… En los juegos semánticos destaca fundamentalmente el significado. Destacan las adivinanzas, los refranes y los chistes.

Terminamos recordando que es ésta(0-6 años) la edad más importante para conseguir el rendimiento en los aprendizajes.

Fuente : Romea Castro, Celia. “Recursos y medios para la enseñanza de la lengua oral en la E. I.”. En : Lenguaje y textos, 9. pp. 31-44