Formación de profesores y Bolonia

Para comprender las reformas de los planes de estudio llevadas a cabo por los países de la UE, con el objetivo de cumplir con las exigencias del Espacio Europeo de Educación Superior, proceso conocido como la realización de los acuerdos de Bolonia, es necesario deslindar las medidas adoptadas y distinguir la autoría que corresponde a los diferentes niveles de decisión que han intervenido en el proceso de concretar las políticas hasta plasmarlas en los planes de estudio.

En el caso de la formación inicial del profesorado, a Bolonia únicamente le corresponde la responsabilidad de llamar título de grado al que se obtenía tras cursar el primer ciclo de la educación superior, lo que conocíamos como diplomatura. El ciclo de licenciatura ha pasado a denominarse master. Bolonia no ha dicho qué duración exactamente debían tener los estudios que conducen a esos dos niveles de titulaciones.

La formación para obtener el título de profesor o profesora de Infantil y de Primaria ha quedado ampliada de tres a cuatro cursos porque es un título de grado y el Gobierno de España decidió en su día que ese nivel de las titulaciones, en general, fuese de esa duración. La responsabilidad de que haya aumentado en un año la formación de profesores de estos dos niveles del sistema educativo ha sido de España y no de Bolonia. Así como también  ha sido responsabilidad del Gobierno español tomar la decisión de que el profesorado de Secundaria tuviese una formación de nivel de master, de un año de duración, que deberá cursarse una vez que se disponga de alguna de las titulaciones de grado.

No es Bolonia quien ha tomado la decisión de que el título de Maestro de Educación Infantil y el de Educación Primaria se hayan independizado (algo discutible por la señal que se emite al plantear esa frontera). La unidad de ambas titulaciones se recupera después parcialmente en la propuesta de elementos formativos comunes. Tampoco Bolonia dice que el nivel de créditos (o de cursos, hablando en un lenguaje más conocido) necesarios para obtener cualquiera de esos dos títulos tenga que ser inferior a los que habrá que cursar para el título (master) de Secundaria, manteniendo una desigual formación para ejercer en los distintos niveles educativos. Las recomendaciones de Bolonia, en este sentido, van en la dirección de que todo el profesorado no universitario tenga una formación equivalente a master.

Extracto de : Lo que se ha hecho en nombre de Bolonia en la formación del profesorado / Josè Gimeno Sacristán.  Cuadernos de Pedagogía, nº 398, febrero 2010, 82-86

Anuncios

Los nuevos títulos de Grado de Maestro

En los actuales títulos desaparece la distinción entre diplomaturas y licenciaturas. Todos los títulos de grado tienen la misma categoría, en el sentido de que todos tienen la misma carga en créditos, 240 créditos europeos, distribuidos en 4 cursos académicos a razón de 60 créditos por curso.

Para orientar el diseño de los nuevos títulos se crearon redes de universidades por titulaciones, cuyos resultados más destacados son los libros  blancos de los distintos títulos. La red de Magisterio propuso en el Libro Blanco de Magisterio dos títulos de grado : Maestro en Educación Infantil y Maestro de Educación Primaria, en sustitución de los siete títulos actuales.

El modelo de titulaciones que se propuso en el Libro Blanco de Magisterio, Maestro de Educación Infantil y Maestro de Educación Primaria se diseñó en base a los siguientes criterios :

1. Debe ser un modelo de titulaciones más compatible con la situación existente en la mayoría de los países del EEES

2. Debe ser más compatible con la situación educativa de nuestro Estado y de nuestras comunidades autónomas.

3. El maestro de Educación Primaria debe conjugar a la vez un perfil generalista y especializado.

4. El número de titulaciones de maestro debe ser más reducido dado el carácter generalista de los títulos de grado.

El Ministerio finalmente ha optado por los dos títulos de grado propuestos en el libro blanco : Maestro en Educación Infantil y Maestro en Educación Primaria. Cada título está estructurado en tres grandes módulos de competencias :

a) Formación básica, de carácter predominantemente psicosociopedagógico.

b) Didáctico y disciplinar, destinado a los contenidos científicos de las áreas del currículo

c) Practicum, es decir, las prácticas en centros esc0lares reconocidos.

Los tres bloques de competencias suman en cada título 210 créditos europeos, por lo que se dejan 30 créditos para que las universidades asignen las competencias que consideren. Para ambos títulos se establece que los estudiantes al terminar deben saber expresarse en  alguna lengua extranjera según el nivel B1 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

En los dos títulos se asigna el mismo peso mínimo para el practicum, 50 créditos (casi el 21% de los creditos del título), mientrs que la formación básica y didáctico-disciplinar varía en uno y otro título. En Infantil, la formación  básica (la de carácter predominantemente psicosociopedagógico) debe tener como mínimo 100 créditos (lo que supone el 41,6% de los créditos del título), y la didáctico-disciplinar 60 (25%) ; mientras que en Primaria es al revés : 60 crétuidos para la formación básica (25%) y 100 para la didáctico-disciplinar (41,6%). Dentro de cada título las universidades pueden proponer “menciones cualificadoras”, es decir, especializaciones, ya que disponen de los 30 créditos restantes (12,5%) del título) no regulados por el Ministerio.

En resumen, los nuevos títulos de grado apuestan por un perfil de maestro claramente generalista, con posibilidad de cierta especialización en Primaria, con titulación distinta en función de la etapa educativa (Infantil o Primaria) con un fuerte peso del practicum (el 21% del título frente al 15% de los planes anteriores), que pretende aseguar la competencia en una lengua extranjera independientemente de la especialidad elegida, que trata de conjugar la formación psicosociopedagógica y didáctico-disciplinar.

Y todo ello partiendo de un nuevo paradigma de enseñanza superior, con metodologías centradas en el aprendizaje del estudiante y no en la enseñanza del profesor y  basadas en la adquisición de competencias.

Fuente : La formación inicial del profesorado en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior : los nuevos títulos de Grado de Maestro /Mercedes Ávila Francés. OGE : Organización y Gestión Educativa, XVII, núm. 6 (nov. y dic. 2009)

 

La meditación y los estudiantes de Magisterio

meditacionSegún un estudio realizado por Clemente Franco Justo (Reducción de la percepción del estrés en estudiantes de Magisterio mediante la práctica de la meditación fluir.Apuntes de Psicología, 2009, vol. 27, n.1, págs. 99-109), del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Almería, y tras la organización de un equipo experimental, se concluyó que  las técnicas de meditación deben ser tenidas en cuenta en la formación de los futuros docentes de educación primaria, para dotarles, de este modo, de una serie de recursos que les permitan hacer frente de una forma eficaz a las diferentes situaciones de estrés a las que tendrán que enfrentarse en su futura labor como docentes.

Para elaborar este estudio se contó con la participación de un grupo experimental que recibió una intervención en meditación, y un grupo de control que no fue sometido a dicha intervención. Los niveles de percepción del estrés de los sujetos participantes en la investigación fueron evaluados mediante la Escala de Estrés Percibido (PSS) y el Cuestionario Strain. Los análisis estadísticos mostraron la reducción significativa de los niveles de percepción del estrés en el grupo experimental en comparación con el grupo control.