El área Educación de Izquierda Unida cuestiona el actual modelo de bilingüismo escolar

bilinguismo

El Informe sobre el bilingüismo escolar del Observatorio por la Educación Pública concluye que con el actual modelo “ni se aprende inglés ni se aprende science”, supone una colonización cultural cuestionable y, sobre todo, está siendo utilizado para segregar socialmente en las aulas no bilingües a determinados sectores sociales.

El bilingüismo está de moda. Y nadie se atreve a cuestionarlo. Una cosa es saber hablar, leer y escribir en otro idioma y otra muy diferente es el modelo de bilingüismo que se está implantando en colegios e institutos en todo el Estado.

Por supuesto, estamos a favor de potenciar una mayor capacidad de comunicación con personas de otros países (no solo con el inglés), pero nos tenemos que replantear si no se ha de abordar esa comunicación desde otro enfoque, más global, más integrador, que no tenga tantos efectos negativos, segregadores y colonizadores en el desarrollo educativo que tiene el actual modelo de bilingüismo escolar que se está implantando en colegios e institutos en todo el Estado, como muestra el informe elaborado por el Área de Educación de Izquierda Unida y que se puede consultar en el Observatorio por la Educación Pública (http://oxep.org).

Ni se aprende inglés, ni se aprende science

Como analiza el informe, las investigaciones y estudios realizados sobre el bilingüismo escolar concluyen de forma contundente que “hay un efecto negativo claro, cuantitativamente sustancial, sobre el aprendizaje de la asignatura enseñada en inglés”. Es decir, aprenden menos cuando la asignatura es en inglés.

El actual modelo de bilingüismo escolar no parece haber demostrado ser especialmente efectivo en el desarrollo de las capacidades comunicativas en inglés, la lengua que monopoliza los programas, y, lo que es más grave, se ha convertido posiblemente en un lastre para los objetivos de otras materias.

El bilingüismo segrega

Pero lo más escandaloso y antipedagógico del modelo de bilingüismo escolar que se está implantando, concluye este informe, es que se está configurando como un elemento de segregación social en las aulas para excluir a los que más dificultades de aprendizaje tienen. Esto se contradice abiertamente con el diseño general de lo que debe ser una educación basada en la equidad y la inclusividad en la educación

Desde el Área Federal de Izquierda Unida nos preguntamos: ¿acaso va a mejorar el nivel académico porque todos los profesores y profesoras hablen mejor inglés? ¿Va a mejorar por ello la calidad del sistema educativo y se va a reducir el fracaso escolar?

En definitiva, nos tenemos que preguntar si “esta educación bilingüe” es o debe ser la finalidad de la educación obligatoria. Porque parece que se está orientando en dos sentidos, que no son los que debería perseguir una escuela comprensiva, integral e inclusiva: por una parte, hacia la preparación de un futuro laboral vinculado a determinado modelo de negocio internacional destinado a determinadas élites y por otra, de cara a orientar al resto hacia un modelo de desarrollo de un país basado en el turismo y la emigración, donde el inglés sea una herramienta para empleos precarios en el sector servicios o para la búsqueda de empleo fuera del país.

Por eso es más necesario que nunca repensar el modelo de bilingüismo escolar que las políticas educativas neoliberales están tratando de implantar en nuestro sistema educativo.

Fuente: Rebelion.org    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=222411

Anuncios

La enseñanza bilingüe

aprendizaje-del-lenguaje--ingles-concepto-de-la-educacion-blackboard-diciendo-hablas-ingles-por-e

 

El término educación bilingüe se refiere a un programa organizado y planificado que utiliza dos (o más) lenguas en la formación.  El rasgo definitorio más importante de los programas bilingües es  que las lenguas se utilizan para enseñar contenidos de las distintas asignaturas más que la lengua en sí misma. Dentro del contexto europeo el término Aprendizaje Integrado de los Contenidos y de la Lengua (Content and Language Integrated Learning, CLIL) se usa frecuentemente para referirse a los programas bilingües que enseñan una o más materias a través de una segunda lengua, normalmente durante menos del 50 por ciento del tiempo de formación. La enseñanza bilingüe  se puede implementar en cualquier grado o nivel de edad, desde preescolar hasta la universidad. Actualmente casi todos los países  del mundo ofrecen alguna forma de educación bilingüe en el ámbito público o privado.

Los objetivos de los programas bilingües varían ampliamente según los contextos. Algunos programas apuntan a promover el bilingualismo y la “bialfabetización” entre los estudiantes del grupo social mayoritario (ej. hablantes españoles en España) utilizando una segunda lengua (ej., el inglés) como un medio parcial de formación.  Este tipo de enseñanza bilingüe se utiliza, por ej.,  en Canadá.

Otro programas se dirigen a los estudiantes de los grupos lingüísticos minoritarios con la finalidad de capacitarlos para mantener sus lenguas de origen y desarrollar habilidades lingüísticas en la lengua mayoritaria. En España los tenemos en el País Vasco y Cataluña.

Algunos programas incluyen tanto a los estudiantes de grupos mayoritarios como minoritarios en el mismo programa. Tenemos un ejemplo de este tipo en los EEUU de América.

Los hallazgos de miles de estudios de investigación hechos bajo condiciones sociolingüísticas muy variadas demuestran que los programas bilingües bien implementados promueven las habilidades lingüísticas orales y escritas en la lengua de que se trate sin coste para la competencia del alumno.  Como medio de enseñanza de segundas lenguas (ej. inglés y español), los programas bilingües producen un nivel de competencia muy superiores a los obtenidos en programas de enseñanza de segundas lenguas más tradicionales, que enseñan sólo la lengua como asignatura escolar.

Extracto de : Cummins, Jim. “Bilingual Education and Content and Language Integrated Learning (CLIL) : Research and its classroom implications”. En : Padres y maestros : revista de orientación educativa, nº 349. feb. 2013, pp. 6-9