• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    paideiablog en Por qué padres y madres de Sil…
    Lilian Castillo en Por qué padres y madres de Sil…
    paideiablog en ¿Son un mito los estilos de ap…
    photodromm en ¿Son un mito los estilos de ap…
    La oca del reciclaje… en Educación y TIC : pros y …
  • Nube de etiquetas

    Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto BUS Noticias CALIDAD calidad de la enseñanza Calidad Educativa Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación emocional Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación Secundaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Igualdad de Género Infancia Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación reformas educativas Rendimiento académico Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

  • Anuncios

Sonido y relajación en infantes

Actualmente, según la opinión de muchos profesores, el mayor problema de las niños en la escuela es la dispersión y la falta de atención. Aumentan los casos de niños que, sin ser hiperactivos, tienen problemas de atención y de concentración.

Es importante empezar a dar prioridad a la atención y a la relajación como base para cualquier actividad que queramos introducir de dominio académico o artístico.

Si bien es cierto que los niños en estas edades suelen tener una capacidad de atención de duración breve, al potenciar la relajación, mejoramos considerablemente los resultados auditivos, memorísticos y una mejor concentración.

Parar es importante para la mente. Podemos obtener un mayor equilibrio psicológico y emocional, y a la vez, conseguimos que el tiempo de escucha vaya aumentando.

Crear el hábito de “aprender a escuchar” a edades tempranas puede ser útil a muchos niveles.

Desde el día de su nacimiendo el bebé se encuentra rodeado de ruidos y de sonidos mezclados. Aterrizar en un mundo de ruidos no es agradable, y el bebé se ve envuelto en toda clase de sonidos agresivos. Las canciones de cuna de la madre o del padre le producirán placer, y pueden ser como un bálsamo afectivo, pero no siempre llegarán a calmar todos sus miedos e inseguridades para relajarle y ayudarle a conciliar el sueño.

Es el momento para empezar a aprender a escuchar.

Será entonces cuando podremos ayudarle a discriminar a nivel auditivo y así podrá disfrutar de los sonidos agradables, procurando que escuche el canto de los pájaros o los sonidos de la naturaleza como el mar o la lluvia. Estos sonidos le prepararán para tener una mayor sensibilidad a nivel musical, para centrarse, para iniciarse en la relajación. Si no lo hacemos estos primeros años, en poco tiempo aprenderá a cerrar sus oídos.

La desatención del oído lleva a un mayor empobrecimiento de nuesto sentido auditivo. En realidad nos induce a oír sin escuchar.

La escucha de diferentes sonidos musicales tiene como respuesta reacciones con movimientos físicos y alteraciones del ritmo cardiaco. Se ha constatado que las frecuencias graves tienen un efecto más relajante que las agudas, y que un ritmo regular, suave, repetitivo y lento, calma y tranquiliza.

Si queremos aportar un grano de arena para mejorar nuesrtra futura sociedad, los niños que aprendan a escuchar conseguirán mejores resultados a nivel escolar, pero también a nivel humano ya que se trata de difundir el intercambio, la comunicación social, y abrir las puertas al diálogo.

Si queremos vivir en un mundo en el que podamos comunicar unos valores, de poco servirá transmitirlos si tenemos futuros adultos incapaces de disfrutar del silencio y de la escucha.

Extracto de : Eulàlia Abad. Observación de la relajación y el sonido en niños de dos años. En : Música y educación, nº 81

Anuncios

Educación sonora

sonora

 

 

 

 

 

 

 

Un hecho fundamental en la vida de todo ser humano es el descubrimiento del mundo a través de sus sentidos. El progresivo  encuentro con los olores, sabores, colores, texturas y sonidos da lugar al asombro, la emoción y el conocimiento. Así, nuestros sentidos se abren de forma intuitiva al mundo, sin que medie guía alguna ; poco a poco, el tiempo, la experiencia y el entorno social nos van permitiendo relacionarnos y formar parte de él. De todos los sentidos, la escucha constituye en la sociedad contemporánea uno de los menos explorados, incluso se considera que pertenecemos a una cultura visual, y formamos parte de la raza del homo videns. ¿Pero por qué sucede esto si el oído es el primer y el último sentido a través del cual nos relacionamos con el mundo?

De acuerdo con diversas investigaciones, podemos escuchar en el vientre de la madre a partir de los cuatro meses y medio. El bebé escucha las palpitaciones del corazón  de su madre y del suyo propio. Esas palpitaciones son el primer acercamiento rítmico con el mundo.

Durante este periodo, las experiencias sensoriales de escucha son subacuáticas, determinadas por el líquido amniótico que baña el oído del bebé. Esa primera forma de escucha se modificará en el momento del nacimiento, cuando el oído se adapte al medio aéreo.

A partir de entonces el niño comenzará a escuchar el mundo. La imitación de los sonidos que escucha un recién nacido es la base del lenguaje, el bebé emite de forma inconsciente los sonidos que son propios de su entorno. Por lo cual, el oír es una función natural que poseemos los seres humanos. Sin embargo, la capacidad de oír se modifica por factores culturales. Se puede decir que más que oír, escuchamos culturalmente. Reproducimos conceptos y hábitos en nuestra forma de relacionarnos con los sonidos. La forma en que aprendemos a escuchar nos permite relacionarnos con nuestro entorno y con los otros. La escucha es la posibilidad de abrirse a la manifestación de “lo otro”. La escucha nos pone en contacto con la alteridad, enriqueciendo y ensanchando nuestra forma de ser. La capacidad de escucha puede moldearse y ser trabajada para que una persona explore nuevas posibilidades y amplíe los umbrales de su percepción. Es decir, se puede educar a escuchar.

La capacidad de escucha se puede educar en dos dimensiones simultáneas : 1) escucha perceptual  y 2) escucha intelectual.

La escucha perceptual significa desarrollar habilidades que ofrezcan una percepción más aguda, más completa, más sutil de los sonidos. La escucha perceptual es la oportunidad de limpiar nuestros oídos para volver a escuchar con mayor nitidezy atención nuestra vida cotidiana.

Paralelamente, la escucha intelectual trabaja identidificando conceptos y categorizando los sonidos, agotando todas las posibilidades de percepción. Es decir, a partir de las cualidades del sonido, que podamos diferenciar y establecer similitudes sonoras.

Un sonido es síntoma de movimiento. Ahí donde algo suena es porque algo se mueve, algo cambia, algo fluctúa. Aquel que está atento al sonido puede apreciar la forma y naturaleza del movimiento.

En la educación de la escucha los individuos se hacen más conscientes de su entorno y de la manera en que éste se comporta a través de actividades que pongan en movimiento su natural capacidad de oír con el propósitos de reinventar su forma de escuchar.

En la creación de una educación de la escucha es importante considerar a una de los elementos del lenguaje sonoro menos explorados : el silencio. El silencio no significa ausencia de sonido, sino invitación y conciencia plena de él. Sólo en el silencio es posible apreciar las más sutiles y características fluctuaciones del sonido.

Una educación de la escucha implica la formación de individuos conscientes de su entorno sonoro, que saben aquilatar y apreciar el valor de los sonidos por el solo hecho de manifestarse.

Además, la escucha consciente es un recurso poderoso en el camino hacia los placeres de la contemplación estética y artística del sonido. Es decir, puede ser un buen inicio para aproximar a los escuchas al deleite de las artes sonoras.

Extracto de : Proyectos de educación sonora : hacia una nueva generación de escuchas /Perla Olivia Rodríguez. In-fan-cia : educar de 0 a 6 años, 118, pp.32-35