• Ideas para la educación

    "No es posible una sociedad en libertad e igualdad sin personas conscientes, preparadas y capacitadas para pensar de manera autónoma, crítica y analítica. Se han de romper, por tanto, con los dogmas y los prejuicios. Hay que romper con la ignorancia para enfrentarse a un orden social injusto y abrir nuevos caminos. Hablamos de una educación entendida como pleno desarrollo del individuo y no como transmisión de un conjunto de valores admitidos." Colectivo Escuela Libre
  • Categorías

  • Archivos

  • Comentarios recientes

    paideiablog en Por qué padres y madres de Sil…
    Lilian Castillo en Por qué padres y madres de Sil…
    paideiablog en ¿Son un mito los estilos de ap…
    photodromm en ¿Son un mito los estilos de ap…
    La oca del reciclaje… en Educación y TIC : pros y …
  • Nube de etiquetas

    Add new tag Adolescentes Alumnos con necesidades educativas especiales aprendizaje autoconcepto BUS Noticias CALIDAD calidad de la enseñanza Calidad Educativa Cognición competencias Complejidad COMUNICACIÓN LINGÜÍSTICA Conocimiento Creatividad De 0 a 6 años Deporte didáctica de las ciencias Didáctica de las matemáticas Educación Educación artística Educación emocional Educación especial educación inclusiva educación musical Educación Primaria Educación Secundaria Educación sonora Ejercicio físico empleo Enseñanza enseñanza de las ciencias escuela Espacio Europeo de Educación Superior España Estudiantes Facultad de Ciencias de la Educación Familia formación del profesorado Formación de maestros Formación de profesores Género Huelgas Igualdad de Género Infancia Instituciones de Educación Superior Lectura Libros LOMCE Maestros Magisterio neoliberalismo Noticias Padres y escuela PEDAGOGÍA Personas creativas Personas discapacitadas Plan de Bolonia Política educativa Proceso de Bolonia recortes en educación reformas educativas Rendimiento académico Sexualidad sistema educativo socialización TIC y Educación UNIVERSIDAD Universidad de Sevilla Universidades US Noticias Valores videojuegos violencia escolar web 2.0
  • Posts Más Vistos

  • Top Clicks

Estrategias para promover el desarrollo del lenguaje oral en la clase de ciencias


En las clases, tan diversas en los últimos tiempos en cuanto a alumnos, es importante que los profesores recuerden que cada lección de ciencias ofrece una oportunidad para el desarrollo del lenguaje tanto para los que hablan español como para los alumnos de otras procedencias.

Existen diversas estrategias que dan al alumnado la oportunidad de desarrollar sus capacidades de expresión oral.  Todas estas estrategias apoyan el desarrollo conceptual al tiempo que ofrecen oportunidades para practicar un lenguaje oral académico relevante. Los objetivos serán : autoexpresión, habilidades de interacción, un uso apropiado de las estructuras lingüísticas y desarrollo del vocabulario.  Las estrategias que vamos a proponer podrían utilizarse en cualquier grupo de aprendizaje elemental de la lengua. Estas estrategias disponen a los estudiantes en dúos o tríos, de esa manera es fácil para los profesores controlar la comprensión, evaluar el progreso y adaptar apropiadamente su nivel de lenguaje.  Veamos ejemplos de estas estrategias :

– Informar a un compañero sobre la lección recién impartida:  Cada estudiante informa con su propio lenguaje al compañero a derecha e izquierda. Los demás estudiantes escuchan esta información  de su compañero. – Esto permite  a los estudiantes hablar a diferentes compañeros en la clase y da a cada estudiante la oportunidad de compartir y escuchar varias respuestas y estructuras lingüísticas.  Hablar de uno en uno con una variedad de compañeros otorga una capacidad de lenguaje fluido y libre de riesgos.

– Entrevista en tres direcciones : Los estudiantes forman pares. Un primer estudiante entrevista a un segundo sobre un tema. Luego ambos invierten los roles. El primer estudiante comparte con la clase la información del segundo ; luego el segundo estudiante comparte la información del primer estudiante. – Las entrevistas apoyan el desarrollo del lenguaje en cuanto a formación de preguntas. Los estudiantes participan hablando y con una escucha activa. Esto asegura que todos los estudiantes participen.

– Cabezas numeradas : Se forman grupos y los estudiantes se numeran dentro de cada uno. El profesor da una directriz. Los estudiantes piensan individualmente sobre el tema. Luego los grupos discuten el tema de manera que cualquier miembro del grupo pueda informar en nombre del mismo. A continuación el profesor nombra un número y el estudiante con ese número de cada grupo informa en nombre del grupo. – La discusión en grupo de distintas materias provee  a cada estudiante de comprensión del lenguaje y de los conceptos. El recitar en orden aleatorio ofrece una oportunidad de evaluar el progreso tanto del individuo como del grupo.

– Mesa redonda : El profesor sienta a los estudiantes en pequeños grupos en torno a mesas. Luego hace una pregunta con muchas posibles respuestas. Cada estudiante sentado en torno a la mesa responde a la pregunta de manera diferente. – Apoyar la elaboración que supone la respuesta crea un aprecio de la diversidad de opiniones y de pensamiento.  Provocar repuestas múltiples mejora la fluidez lingüística.

– Pensar, Emparejarse,Compartir : Los estudiantes piensan sobre una materia que sugiera el profesor. Luego la discuten por parejas. El profesor elige estratégicamente a ciertos estudiantes para que compartan de manera indivual la información de su discusión con la clase. – La oportunidad de reflexionar durante el tiempo de pensar individualmente permite a los estudiantes formular los pensamientos antes de hablar. El tiempo dedicado a pensar permite a los estudiantes pensar sobre los conceptos y el lenguaje antes de exponerlo. La discusión con un compañero reduce la ansiedad de la intervención y mejora la comprensión.

Fuente : Shea, Lauren M. y Shanahan, Therese B. “Talk Strategies : How to promote oral language development through science”. En : Science & Children, nov. 2011, vol. 49, n. 3, pp. 62-66

Ciencia creativa

La revista Primary Science publica este mes (sept.-oct.) un editorial dedicado a la ciencia creativa (“Planning for Creative Science”). En él se plantea que, no obstante el hecho de que en todas las escuelas se afirme o se pretenda hacer ciencia creativa, no es el caso en realidad. Se duda de que todo el mundo tenga la capacidad para enseñar las ciencias de manera creativa y original.

Cita el informe All our futures : creativity, culture and education, realizado por el británico  National Advisory Committee on Creative and Cultural Education. Según el mismo, todos podemos ser, con una diferencia de grado, má o menos creativos o imaginativos. Y ofrece como características de la creatividad las siguientes :

  • Pensamiento o comportamiento imaginativo
  • Este pensamiento o comportamiento tienen un propósito, un objetivo
  • Estos deben generar algo original
  • El resultado debe tener un valor con relación al objetivo
 ¿De dónde podrían venir estas ideas originales? Quizá viendo la TV, o paseando o también observando a lo mismos niños. Esta última posibilidad parece la más rica en resultados, ya que los niños no son tan autocríticos como los adultos y esto hace que lancen sus ideas sin preocuparse de si valen o no. Además, habrá más ideas creativas en el aula si las ideas creativas del profesor son bien recibidas por sus superiores docentes.
  Es importante que se disponga de tiempo, para que los niños se sientan libres de preguntar, discutir, aportar, y que ese tiempo no sea demasiado rígido en su planteamiento. Esto exige un profesor también flexible y que sea apto en su elección de las preguntas que harán que los niños respondan con ideas creativas.
   Como decíamos en el post anterior, se debe planificar un medio, un contexto que sea de los niños y los ejemplos de actividades a  realizar van desde cultivar plantas a utilizar juguetes elásticos.
    En definitiva, el Reino Unido, con Gales a la cabeza, se prepara para dar un giro de creatividad a la hora de enseñar las ciencias. Será bueno aprender de ellos.

La alfabetización científica

   Los círculos de alfabetización científica incorporan muchos de los conceptos de los círculos literarios : pequeños grupos que leen textos en común  y que asumen determinados roles en los debates al tiempo de que son conscientes de que leer ciencia requiere la decodificación del vocabulario, los signos, los símbolos y los gráficos científicos.

La alfabetización científica es la capacidad de utilizar el conocimiento científico para identificar cuestiones y llegar a conclusiones basadas en la evidencia para entender y ayudar a tomar decisiones acerca del mundo natural y los cambios que ha sufrido a través de la actividad humana.

La alfabetización científica requiere, entonces,  que los estudiantes sean capaces de acceder al conocimiento científico a partir de un texto y no se puede dar por supuesto automáticamente que los estudiantes que han aprendido a leer pueden leer para aprender. Donahue sugiere que la lectura científica debería ser tan interactiva como un experimento de laboratorio y animó a los profesores a hacer de la lectura una experiencia comprometedora, activa e interactiva. Los círculos de alfabetización interactiva tienen en cuenta  estos requerimientos : deconstruir la lectura para aprender de los textos científicos y hacer esto de una manera interactiva.

Más aún, debemos clarificar una comprensión de las habilidades de un lector efectivo :

Un lector efectivo:

– Tiene acceso al conocimiento previo o supuesto

– Tiene una motivación para leer

– Identifica la idea principal y puede extraer lo que es importante en un pasaje

– Clarifica el vocabulario y las partes confusas del texto

– Hace preguntas

– Refleja cómo la lectura se relaciona con el conocimiento anterior, otros conceptos o el propio lector

– Entiende la organización del texto

Como la mayor parte de las actividades de clase, el éxito o fracaso de los círculos de alfabetización literaria dependerá de las decisiones que tome el profesor en la organización de la clase. Hay que considerar  cuidadosamente en la fase de planificación qué textos deberían usarse para aportar un interés intenso y, al mismo tiempo, un nivel apropiado de dificultad, si agrupar a los estudiantes de manera homogénea u heterogénea,  qué tamaño deben tener los grupos y qué nivel de desarrollo de habilidades se necesitan para entrar en un círculo. Y de la misma manera que el éxito posterior se construirá sobre el desarrollo de habilidades previas, la habilidad del profesor para dejar el papel central y facilitar más  que dirigir a sus estudiantes, determinará su nivel y, en último término, su implicación en el proceso.

Extracto de:  McNamara, Meg. “Scientific Literacy Circles”. En : The Queensland Science Teacher, vol. 37. no. 2, mayo 2011, pp. 22-26

Museos de ciencia y educación

Ciencia Habitualmente se habla de los museos de ciencia interactivos, y de otros establecimientos museísticos, como “espacios para el aprendizaje”. También habitualmente la palabra “aprendizaje” suele usarse en su acepción más clásica, la que define una experiencia cognitiva de asunción de conocmientos, en este caso científicos.  Esta vocación docente normalmente manifestada por estos museos se traduce en la existencia de departamentos educativos propios, en los que se ponen a punto productos didácticos para uso en las salas, los cuales suelen estar marcados por una inspiración fuertemente racional. Como espacio de aprendizaje, el museo de ciencia es un lugar de características muy especiales – son generalmente llamados centros de aprendizaje “no formal” – . No obstante, la línea educativa que desarrollan estos departamentos educativos propios de los museos suele estar muy mediatizada por los contenidos curriculares y las formas típicas de la escuela (aulas de impartición de talleres, dossiers didácticos, proyecciones de audiovisuales, etc.). No es raro que sea así, pues estos museos deben gran parte de sus cifras de visitantes al público escolar y es lógico que dediquen a este segmento importantes esfuerzos.

Hoy en día, el catálogo de actividades en torno a una exposición de ciencia suele ser muy extenso,  y debe decirse que los esfuerzos de los especialistas de la educación en este sentido han dado lugar a productos complementarios a las exposiciones de mucha calidad. Es posible ver funciones de teatro referidas a una exposición de ciencia o representaciones de cuenta-cuentos en ámbitos museísticos. Aún aplaudiendo estas labores complementarias, cabe destacar la importancia de la visita a una exposición o museo como una experiencia plenamente personal. Aquellas actividades son magníficas como elementos enriquecedores de la visita, pero no deberían sustituir la plena experiencia museística que vive un escolar recorriendo una sala y tomando contacto “tú a tú” con la exposición, en una dimensión personal e íntima.

Fuente : Museos de ciencia interactivos : ¿ciencia o arte? / Guillermo Fernández Navarro. Revista de Museología, 44, 2009, 22-29