La risa en el aula

risa

 

     Cuando un niño o niña corre, salta, baila, manipula sus juguetes, lucha o se lanza por el tobogán, está aprendiendo a relacionarse con su propio cuerpo y con el universo que le rodea. Y la risa, esa reacción somática que acompaña el juego, es como una recompensa emocional que estimula al niño a buscar el juego.  En nuestra especie, a diferencia de otras,  el proceso de aprendizaje es más largo y complejo : en ese proceso, la risa y el juego son fundamentales. El humor y el aprendizaje están unidos por naturaleza. El juego es el sistema que heredamos para aprender y la risa que provoca implica que las emociones positivas nos estimulan a ampliar y construir recursos. El humor y el juego, lejos de ser perniciosos para el aprendizaje, deberían formar parte integral de cualquier metodología educativa : su inclusión probablemente proporcionaría importantes ventajas.

   La principal ventaja de introducir el humor en el aula tiene que ver con el aspecto placentero de la risa. Está bastante demostrado que el humor, al menos cuando consigue estimular la hilaridad espontánea de una persona, proporciona un bienestar emocional a corto plazo. El uso adecuado del humor en el aula, para crear un clima positivo y divertido en el que la equivocación no implica rechazo, en el que las tensiones interpersonales se resuelven con ingenio, y en el que predominan las emociones positivas, sin duda contribuirá a fomentar la salud mental de todos los participantes en el proceso docente. El humor puede también servir para motivar el esfuerzo educativo tanto para profesores como para alumnos. Una clase en la que prolifera la risa y las emociones positivas es un lugar en el que apetece estar, aprender y prestar atención, o, en el caso del profesor, de trabajar y enseñar.

   La cercanía que produce el humor positivo contribuye a otro de los efectos conocidos del humor : su capacidad para potenciar la eficacia comunicativa.  El docente que cuenta un chiste o emplea un recurso divertido a menudo consigue atraer poderosamente la atención de sus estudiantes. Incluso se produce un efecto mnemónico : los elementos divertidos resultan más memorables.

  Pera terminar, decir que  el humor, como la labor docente en general, es un arte que requiere criterio, trabajo y muchas horas de experiencia. No es ninguna panacea y ni siquiera podemos afirmar que se trate de algo prioritario. Pero sí se trata de un elemento que el proceso evolutivo ha incorporado, mediante el juego, al proceso natural de aprendizaje y sus beneficios están bien constatados. Un toque de humor empleado juiciosamente puede reducir tensiones y barreras, motivar el aprendizaje y estimular los procesos cognitivos tan fundamentales en el proceso educativo.

Extracto de : Jáuregui Narváez, Eduardo y Fernandez Solís, Jesús Damián. “Risa y aprendizaje : el papel del humor en la labor docente”. En : Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 66, (23,3) pp. 203-215

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: