Beneficios de la educación física en los docentes

cerebro

 

Actualmente, cuando se habla tanto del bienestar docente, nos encontramos en un momento social crítico en el que este bienestar se ve afectado o al menos presenta un aspecto frágil.

El alto grado de implicación personal que exige la docencia hace que los docentes sean proclives a acumular tensiones, estrés, lo que conduce en muchos casos a padecer una depresión nerviosa. Numerosos estudios muestran pruebas sobre el cansancio emocional entre el profesorado o el síndrome de desgaste personal o burnout.

Por tanto, dado que el entorno en que trabajan los docentes puede ser un agente estresante, éstos deberán adaptarse sin ser presa del estrés ni la ansiedad.

En este contexto la educación física ofrece respuestas concretas. Hay pruebas suficientes sobre los efectos positivos de la práctica motriz consciente y regular en el bienestar personal. Son interesantes, en este aspecto, las prácticas motrices introyectivas, como el yoga, el tai chi, el qi gong, la eutonía, la antigimnasia, la microgimnasia o el stretching global activo, que implican una motricidad consciente, es decir, buscan el autoconocimiento, el dominio corporal o el equilibrio psicosomático.

¿Qué forma toman los beneficios aportados por este tipo de prácticas?

1. Amplían la conciencia de sí. Nos ayudan a estar implicados totalmente en las acciones motrices que realizamos.

2. Focalizan la atención perceptiva, es decir, nos permiten alcanzar claridad en la percepción.

3. Hacen conscientes los automatismos comportamentales : nos damos cuenta de ciertos automatismos que causan malestar : la respiración bloqueada, una postura que provoca dolor constante o los pensamientos obsesivos.

4. Desarrollan la empatía sensitiva. Facilita el que haya una mayor receptividad respecto a lo que ocurre tanto en el interior personal como en el exterior.

Para que estos efectos tengan lugar hay que practicar con con conciencia y regularmente. Practicar el bienestar, aprender técnicas de relajación, es algo tan básico e importante en la vida personal y profesional que merece la pena dedicarle tiempo, ya que incidirá favorablemente en el ejercicio de la profesión del docente.

Extracto de : Rovira, Glòria.”Educación física y bienestar docente”. En : Tándem : Didáctica de la Educación Física. Nº 41, enero 2013, pp. 87-92

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: