Encauzar la agresividad infantil y adolescente

agresividad1 El tema de la agresividad infantil  y juvenil preocupa hoy en gran medida a los profesionales de la educación y, en general, a toda la sociedad. Continuamente escuchamos críticas que denuncian los comportamientos agresivos mantenidos por determinada personas en las aulas, en las familias, en los patios de juego. Ana María Macazaga, Itziar Rekalde y María Teresa Vizcarra aportan, desde la Revista Española de Pedagogía (año LXXI, nº 255) una propuesta de intervención desde una pedagogía del deporte. Para empezar, se trata de implicar a los padres, los primeros educadores, que no siempre saben encauzar la agresividad de sus hijos, en el programa propuesto. La intervención pedagógica se concreta en siete premisas. 1) Crear contextos colaborativos para corresponsabilizar a las comunidades educativas del proceso de cambio.Es necesario construir contextos de aprendizaje que den la posibilidad de abrir en red la experiencia formativa a la comunidad escolar, a través de soportes como : el seminario, el grupo de centro y las audiencias. 2) Construir un lenguaje común, a través del cual tomar conciencia de la concepción educativa sobre la que se asientan las diferentes maneras de entender el deporte escolar con las que los implicados llegan a la investigación-formación. 3) Elaborar un diagnóstico formativo para conocer cuáles son las necesidades priorizadas por cada audiencia o colectivo implicado. No hay cambio significativo si no es la persona implicada quien identifica qué quiere cambiar, por qué quiere cambiar y hacia dónde quiere orientar el cambio. 4) Utilizar la observación como método de autoconocimiento y como estrategia que proporcione contenidos para la interacción comunicativa. En la medida en que ligamos formación a procesos de auto-conocimiento, la observación se convierte en una práctica esencial para escapar de la mecanicidad de nuestros actos y acceder a la toma de conciencia de aquello que hacemos a espaldas de nosotros mismos. 5) Realizar talleres formativos que potencien la reflexión y el darse cuenta. En la medida en que ligamos formación a procesos de autoconocimiento y responsabilidad personal y social, es necesario desplegar acciones que permitan poner en práctica uno de los principios fundamentales de la Gestalt, el hacer consciente lo inconsciente en el aquí y el ahora. 6) Construir colaborativamente el decálogo y la normativa : el decálogo en cuanto expresión explícita de actitudes a mantener por las familias en las gradas, y la normativa en cuanto expresión explícita de los límites establecidos y los procedimientos de reparación en el caso de que aquéllos sean transgredidos. 7) Abrir el proyecto deportivo educativo a la comunidad a través de los equipos visitantes, en la intención de difundir el decálogo y, de su mano, situar el espíritu de encuentro y amistad, por encima del desencuentro y la pelea. Se trata de situar el espíritu lúdico-recreativo por encima del agónico y competitivo. La propuesta apunta a saber más  y mejor de la agresividad de los adultos y el modo en que la proyectan sobre los menores. Es necesario que familiares, profesores y técnicos deportivos colaboren en el propósito de construir contextos de práctica deportiva en los que el respeto, la diversión y el buen humor primen claramente sobre la competición y el enfrentamiento.

2 comentarios

  1. Respetuoso saludo, quiero brindarles las gracias por su aporte fuè para mi muy valioso.

    • Nos alegramos de haberle sido de utilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: