Revistas de educación españolas y su importancia en el ámbito mundial

La importancia que una revista tiene en el ámbito académico se suele medir mediante unos índices que, teniendo en cuenta el factor de impacto de la revista (citas que les han dedicado otras publicaciones posteriores fundamentalmente) y otros semejantes, ofrecen unos rankings que permiten ubicar una revista dada en el contexto de las otras revistas y establece numéricamente su importancia y calidad. Esta evaluación es de una enorme trascendencia a la hora de elegir  fuentes para documentarse y, desde luego, para saber en dónde es mejor publicar los trabajos científicos.

Hasta el momento, el índice más importante, por la amplitud de su fondo indizado y por la entidad que lo edita (ISI Web of Knowledge) es el Journal Citation Reports, también conocido como JCR. Hasta fechas muy recientes, si nos ceñimos al ámbito educativo, no había prácticamente representación de la literatura educativa española en este índice. Ha sido en los últimos años cuando han empezado a aparecer revistas españolas de Educación en el JCR, lo que las ubica al mismo nivel de importancia y calidad que otras ya de reconocido prestigio, normalmente del ámbito anglosajón. Las “afortunadas” con esta valoración del JCR para el año 2010 han sido cinco , a saber : Revista Española de Pedagogía, Infancia y Aprendizaje, Teoría de la Educación. Revista Internuniversitaria, Revista de Psicodidáctica y Comunicar : Revista Científica de Comunicación y Educación.

Evidentemente, la existencia de estos índices da un poder enorme a las entidades productoras, ya que son ellas las que determinan no sólo qué revista es la mejor en el ámbito de su especialidad, sino también, de rebote, cuáles son los mejores investigadores (más citados).

En realidad, hay factores, sociales (redes de investigadores que se citan entre sí, idioma en que está escrito lo evaluado), por ejemplo, que no se tienen en cuenta a la hora de determinar hasta qué punto estos índices son capaces de revelar la calidad verdadera de los trabajos que evalúan con su método de citas.

Los fallos más comunes atribuidos al factor de impacto incluyen(Wikipedia):

  • El número de las citas no mide realmente la calidad de la publicación, pero sí la cantidad de publicaciones.
  • El periodo de cálculo base para citas es muy corto. Los artículos clásicos son citados frecuentemente aún después de décadas.
  • La naturaleza de los resultados en distintas áreas de investigación produce distinta cantidad de publicaciones y a diferente ritmo, lo que tiene un efecto en el factor de impacto. Generalmente, por ejemplo, las publicaciones médicas tienen un factor de impacto más alto que las publicaciones matemáticas.

A propósito de esta cuestión, Juan Luis Fuentes, David Luque y Ernesto López Gómez publican en Teoría de la Educación, vol. 24, jun. 2012, pp. 183-215, un concienzudo estudio bibliométrico de las cinco revistas mencionadas y, como colofón, ofrecen unas conclusiones que merece la pena destacar :

Para empezar afirman que, como hemos dicho desde aquí en alguna ocasión, quizá sean todas las que están pero no están todas las que son : o sea, que hay revistas de alta calidad que no aparecen citadas en el JCR, pero que, medidas con otros criterios distintos a los de JCR, son muy relevantes.

A partir del estudio realizado concluyen que :

“1. La inclusión de las revistas en el JCR no implica una financiación extra por parte de ninguna institución, ni privada ni pública”, aunque consideran que serían estas revistas las que deberían recibir apoyo financiero, al haber demostrado su solvencia internacionalmente.

“2. Se tiende en exceso a financiar investigaciones del ámbito de psicología de la educación marginando en este sentido la reflexión procedente de la rama de la filosofía o de la teoría de la educación.”

“3.La adopción del español como idioma de publicación permite un gran intercambio científico con instituciones extranjeras de habla hispana, pero las aleja de ser un destino atractivo para investigadores de habla inglesa.

4.Se demanda una mayor apertura a investigadores ajenos a los organigramas científicos, universidades donde se editan las revistas y a otras instituciones de educación no superior”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: