El trabajo de campo en la clase de ciencias

Las ciencias naturales tienen como objeto de estudio el mundo natural que nos rodea. Por eso,  éste  suele encontrarse más allá de las puertas del aula y ,por tanto, las actividades de estudio de la naturaleza deberán tener lugar a menudo en el medio natural, ya que, aunque podamos examinar en clase algunas de las entidades pertenecientes  a este mundo, este examen no sustituye la salida a la naturaleza con objeto de examinarla y analizarla.

Como ejemplo de visitas que no suponen aún trabajo de campo pero que se realizan fuera de la clase  tenemos la realizada a un museo de ciencias, a una depuradora de aguas, a un jardín  botánico, a un planetario o a una planta solar fotovoltaica.

Un paso más allá de estas actividades se encuentra el trabajo de campo que, como apuntábamos, se realiza en plena naturaleza. Desgraciadamente, y, aunque los profesores de ciencias encuentran muy interesante esta experiencia didáctica, esta actividad se lleva a cabo con poca frecuencia. Sin embargo, es una actividad imprescindible para el conocimiento de la naturaleza.

Hay diversas maneras de enfocar esta clase de ciencias al aire libre :

– La más frecuente es la de “dar conferencias en el campo” o del “profesor cicerone”. En ella el profesor elige un itinerario y va indicando a los estudiantes qué tienen ante sus ojos  y cómo interpretarlo. El papel del alumno consiste en estar atento, tomar nota y plantear alguna cuestión. Defecto : no se invita a reflexionar y se refuerza la idea de que cada pregunta tiene una sola respuesta.

– Salidas de descubrimiento autónomo, o no dirigidas. Se basan en la idea del aprendizaje como proceso inductivo y autónomo. En estos momentos no tiene muchos defensores en nuestro ámbito.

– Hay otro tipo de salida que surge como crítica a la primera (profesor cicerone). En ella, el estudiante debe seguir una guía de observación muy detallada (propuesta por el profesor), se le dice qué debe observar, medir, coger o dibujar. En realidad es tan cerrada como la primera..

– La salida que mejor encaja con los conocimientos que hoy tenemos de los procesos de aprendizaje es la salida “basada en la resolución de problemas”. En ella el profesor plantea problemas iniciales y elige el contexto en que lo hará. A partir de ese punto los estudiantes quienes establezcan su propio plan de búsqueda, decidirán qué  datos van a recoger, dónde hacerlo, qué puede inferirse de ello  y qué certezas o dudas surgen.

Además de conocer la metodología de las salidas al medio natural hay otros aspectos a tener en cuenta : inserción de las salidas en la programación del curso y la relación del contenido de estas salidas con los temas que se trabajan en el aula ; la elección del lugar a visitar en función del tiempo de que se disponga ; el coste económico de la salida ; el conocimiento del lugar, etc., etc.

Extracto de : Pedrinaci, Emilio. “Trabajo de campo y aprendizaje de las ciencias”. En : Alambique : Didáctica de las Ciencias Experimentales, n. 71, pp. 81-89 (abril 2012)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: