Primeros pasos en la adquisición del lenguaje

     Desde que nace, el niño entra en contacto con la lengua. Al principio no es consciente de ésta, pero luego se percata de su existencia y empieza a implicarse en ella. Escucha, y después, intenta imitar los sonidos que oyó, con lo que asistimos a los comienzos de la adquisición del lenguaje.  Desde ese momento comienzo el proceso de adquisición y aprendizaje de la lengua materna y del lenguaje, en general. 

  El niño aprende el lenguaje de dos maneras: por imitación y creativamente. Por imitación entra en contacto con distintas formas de habla. La creatividad le permite hacer abstracción de los elementos comunes en estas hablas y, así, avanza en su aprendizaje de la lengua, básicamente por analogía. Por la imitación, el niño aprende palabras y frases; gracias a su creatividad, puede llegar a inventarlas. 

    Con la complicidad del adulto, el niño sigue aprendiendo. El adulto aporta una serie de comportamientos que le ayudan como: el lenguaje bebé, la retroalimentación y la aportación del ambiente.¿En qué consiste el lenguaje bebé? Es la manera de hablar que adopta el adulto ante un bebé. Sus características son: emisión lenta de la frase ; empleo de frases acabadas ;  simplificación léxica, haciendo predominar los términos concretos : presencia del sujeto en las oraciones, aunque sea innecesario ; empleo de construcciones en tercera persona. En cuanto a la entonación, las frases terminan en anticadencia y las sílabas se pronuncian separadas y cantadas. Así, el adulto, sobre todo la madre, pero también los familiares, introduce al niño en el lenguaje. 

   La retroalimentación consiste en que el adulto repite las frases correctas, como confirmando al niño, o bien repite correctamente una frase que el niño ha construido mal. También la retroalimentación se produce cuando hay expansiones y extensiones. En las expansiones, el adulto, al repetir la frase del niño, le añade elementos lingüísticos de escasa información, como  artículos, etc. En las extensiones se amplía la frase, añadiendo nuevos elementos semánticos. 

La aportación ambiental tiene lugar cuando el niño acude al preescolar o ve la TV. Por fín, cuando acude al colegio, los maestros se añaden a esta influencia, así como las personas adultas con las que interactúa.

Fuente : Cervera, Juan. La lengua oral en la educación infantil. En: Lenguaje y textos, nº 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: